Taller por el bienestar de la pulcritud judicial

redes socialesLas redes sociales cibernéticas y las herramientas asociadas a ellos -como el correo electrónico y los mensajes de texto- pueden ser nocivos para los jueces, si no los usan con malicia y prudencia.

Ese fue el mensaje principal que transmitió ayer el juez presidente del Tribunal Supremo, Federico Hernández Denton, con el apoyo de un equipo de expertos en este tema. Como parte del programa denominado Apoyo a la Familia de la Rama Judicial, un grupo de jueces y sus respectivas familias fueron orientados -mediante el taller “La familia judicial en la red cibernética”- sobre el uso adecuado de las redes sociales y el peligro que representan si son usadas para echar sombras sobre la imparcialidad de la Judicatura.

El juez superior de Utuado, Santiago Cordero Osorio, abordó el “Cyberacoso y sexting”. “En el mundo cibernético el juez se va a convertir en un tipo de sacerdote cibernético antisocial, porque es la única forma de mantener y salvaguardar la pulcritud de la imagen judicial”, dijo Cordero Ocasio.

Dijo que su objetivo es orientar a jueces y sus familiares de que hay que ser cautelosos en la información que proveen en páginas sociales, mensajes de texto y de voz y correos electrónicos. La prudencia no aplica solo a jueces, sino a sus padres, hijos o hermanos.

“Nuestra mayor preocupación tiene que ver mayormente con los adolescentes -que son los que mayormente manejan esta tecnología- con información, foto o comentarios tan inofensivos como mi papá llegó preocupado porque maneja el caso de X cosa. Hay que tener cuidado porque se puede magnificar”, dijo el juez Hernández Denton, quien aseguró que han desarrollado sistemas de seguridad para proteger la información judicial que se discute por el ciberespacio.

En un tono jocoso, el juez presidente contó cómo pasó por esa experiencia con su único hijo y, ante las constantes advertencias, este un día le cuestionó: “Bueno, ¿quién es el juez, tú o yo?”.

“La conciencia que se está creando a los jueces y a sus familiares es que tienen que tener una malicia ante el mundo cibernético de hoy para salvaguardar la pulcritud de la Rama”, dijo el juez de Utuado. Agregó que la moderación “aquí se traduce a malicia”. A modo de ejemplo, dijo que los jueces deben pensarlo dos veces antes de acceder a permitir como “amigos” en redes sociales a políticos o abogados que puedan dar pie a inhibiciones.

Recalcó que siempre los jueces han tenido cuidado “de no dejarse contaminar”, pero ahora existen otros escenarios para eso. “Ahora el problema es que al estar en una red social alguien puede invadir (tu espacio) y tú no tienes control. Y puede crear la impresión de un conflicto ético e incluso hacer un daño al juez y estar siendo manufacturado el daño”, explicó el juez.

Respecto a los menores, dijo “hay que crearles a los niños la malicia desde pequeños -como su papá va a ser juez por 12 años- para no dejarse entrampar” y que sean usados para llegar a jueces o que le cuestionen.

Junto a Hernández Denton, recalcó que no se trata de la abstención de participar en redes sociales, aunque él personalmente no está inmerso en las redes sociales cibernéticas. Aclaró que se trata de ejercer la misma prudencia que siempre se le ha exigido a un juez, pero en los espacios cibernéticos.

Por Gloria Ruiz Kuilan  : El Nuevo Día

A %d blogueros les gusta esto: