Dish y Nagrastar vuelven a tomar ofensiva contra distribuidores y usuarios de programación de satélite ilegal

Descarga el documento: USA v. Vázquez et al

Luego de una pausa de un año, Dish Network y Nagrastar vuelven a tomar la ofensiva contra los distribuidores de programación de satélite ilegal y en contra de usuarios de programación ilegal en Puerto Rico. En la esfera criminal, el 24 de octubre de 2018 las autoridades federales acusaron a tres puertorriqueños por varios delitos federales, entre estos el conspirar para burlar sistemas de protección de señal electrónicos, violar derechos de autor y traficar con equipo electrónico que burla los códigos de seguridad de las señales de satélites. Estos tres individuos fueron arrestados por el Negiciado federal de Investigacioes (FBI, por sus siglas en inglés) y en este momento se encuentran bajo fianza y enfrentan cargos criminales en el Tribunal federal para el Distrito de Puerto Rico.

En el campo civil, para el día 3 de diciembre de 2018 Dish Network y Nagrastar radicaron dos (2) demandas en el Tribunal federal para el Distrito de Puerto Rico contra dos individuos, (3:18-cv-01922-CCC/DISH Network L.L.C. et al v. Cottes y DISH Network L.L.C. et al v. García). Estos dos individuos están siendo demandados por infringir derechos de autor y por distribuir códigos IKS y equipos que burlan la codificación de las señales de satélite de Dish Network. Ambos individuos están sido demandados por la cantidad de $110.000.00.

¿Aún no estás suscrito a Microjuris? Házlo aquí. ¿Necesitas cumplir con tus créditos de Educación Jurídica Continua? Házlo en nuestra sección de cursos en línea.

No obstante, a pesar de las acciones de Dish Network y Nagrastar podemos ver como individuos y comercios anuncian sin ningún pudor la venta de códigos IKS, la programación de recibidores de IPTV y otros sistemas para obtener programación ilimitada sin pagar las debidas tarifas. La distribución de estos códigos, equipo u otra forma para obtener la programación ilegalmente es una ofensa federal y estatal. El Código Penal de Puerto Rico establece en su Artículo 186 que toda persona que use, altere, modifique, interfiera, intervenga u obstruya cualquier equipo, aparato o sistema de comunicación, información, cable televisión, televisión por satélite (“direct broadcast satellite”), o televisión sobre protocolo de Internet, con el propósito de defraudar a otra, incurra en delito menos grave, y convicta que fuere, será sancionada con pena de multa que no excederán de cinco mil dólares ($5,000), o pena de reclusión por un termino fijo de seis (6) meses, a discreción del tribunal.

Cuando la persona venda, instale, o realice el acto con el propósito de obtener un beneficio, lucro, o ganancia pecuniaria o material, incurrirá en delito grave, y que fuere, será sancionada con pena de multa que no excederá de diez mil dólares ($10,000), o pena de reclusión por un termino fijo de tres (3) años, a discreción del tribunal. El tribunal también podrá imponer la pena de restitución.

Como han podido ver, los distribuidores y usuarios de programación ilegal se exponen a sanciones criminales y civiles, no obstante la venta y distribución de las programaciones y equipo siguen aumentando cada día. Esto es evidente cuando vemos personas promocionando sus servicios ilegales en las redes sociales y ofreciendo sus servicios en pequeños comercios locales. Esto seguirá así hasta que las autoridades estatales o las federales le presten más atención al asunto.

No olviden que el desconocimiento no le exime de cumplir las leyes. Si usted inocentemente compro un equipo o código para obtener una programación económica y no sabia que estaba incurriendo en un delito usted está quebrantando la ley y no le sorprenda que reciba una citación de comparecencia ante el Tribunal federal para el Distrito de Puerto Rico o hasta que un contingente del FBI lo recoja en su casa de madrugada y se lo lleven arrestado.

por el Lcdo. Juan Carlos Manzano Trujillo

A %d blogueros les gusta esto: