Cambios propuestos al Sistema de Retiro de la Judicatura

[DESCARGA] Proyecto de la Cámara 1595: radicado el 18 DE DICIEMBRE DE 2013

LEY

Para enmendar los Artículos 2, 4, 4-A, 6 y 10 y añadir los Artículos 4-C, 4-D, 10-A y 10-B de la Ley Núm. 12 de 19 de octubre de 1954, según enmendada, conocida como la «Ley de Retiro de la Judicatura»; enmendar el Artículo 1 de la Ley Núm. 98 de 4 de junio de 1980, según enmendada; enmendar el Artículo 1 de la Ley Núm. 37 de 13 de junio de 2001, según enmendada; enmendar el Artículo 3 de la Ley Núm. 155 de 27 de junio de 2003, según enmendada; y enmendar el Artículo 1 de la Ley Núm. 59 de 10 de junio de 1953, según enmendada, conocida como “Ley de Reciprocidad”; para efectuar cambios prospectivos en el esquema legal aplicable al Sistema de Retiro de la Judicatura y establecer un Programa Híbrido de beneficio definido y contribución definida que habrá de resultar aplicable a futuros jueces del Tribunal General de Justicia del Estado Libre Asociado de Puerto Rico, con el fin de brindarle mayor estabilidad fiscal al Sistema de Retiro de la Judicatura de Puerto Rico y disminuir las deficiencias actuariales que actualmente afronta; y para otros fines relacionados.

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

El sistema de retiro para los jueces que forman parte del Tribunal General de Justicia del Estado Libre Asociado de Puerto Rico es de estirpe constitucional, pues encuentra su base en la Sección 10 del Artículo V de la Constitución. Esta sección dispone que: “la Asamblea Legislativa establecerá un sistema de retiro para los jueces, retiro que será obligatorio cuando hubieren cumplido setenta años de edad”. Art. V, Sec. 10, Const. E.L.A., L.P.R.A., Tomo 1. La Asamblea Constituyente plasmó de esta manera una de las garantías a los principios de independencia judicial y separación de poderes. García Martínez v. Gobernador, 109 D.P.R. 294, 297-298 (1979). El Presidente de la Comisión de la Rama Judicial de la Asamblea Constituyente, el delegado Ernesto Ramos Antonini, expresó que “[l]a independencia del poder judicial, se garantiza … mediante [distintas] características que contiene el proyecto[;] [entre éstas, la que] establece que la Legislatura de Puerto Rico aprobará un sistema de retiro para los jueces. Esto tiende a dar un sentido de estabilidad a los jueces en el desempeño de sus funciones, tan delicadas en nuestra sociedad”. Diario de Sesiones de la Convención Constituyente de Puerto Rico 452-453 (1961).

El principio de independencia judicial encuentra continuidad de propósito en las cláusulas de no reducción de salarios de las Secciones 10 y 11 del Artículo VI de la Constitución. Véase Diario de Sesiones, supra, pág. 453; La Nueva Constitución de Puerto Rico, Escuela de Administración Pública, Universidad de Puerto Rico 499 (1954); Negrón Soto v. Gobernador, 110 D.P.R. 664, 666 (1981). La Sección 10 dispone que: “ninguna ley prorrogará el término de un funcionario público ni disminuirá su sueldo o emolumentos después de su elección o nombramiento”. Art. VI, Sec. 10, Const. E.L.A., L.P.R.A., Tomo 1. Por su parte, la Sección 11 establece que: “los sueldos del Gobernador, de los Secretarios de Gobierno, de los miembros de la Asamblea Legislativa, del Contralor y de los Jueces se fijarán por ley especial y, con excepción del sueldo de los miembros de la Asamblea Legislativa, no podrán ser disminuidos durante el término para el cual fueron electos o nombrados”. Art. VI, Sec. 11, Const. E.L.A., L.P.R.A., Tomo 1. Véase, además José Julián Álvarez González, La Asamblea Legislativa de Puerto Rico y las Pensiones de los Jueces del Tribunal Supremo: Reseña de un Conflicto con la Independencia Judicial, 56 Rev. Jur. U.P.R. 265, 298 (1987). El propósito común de proteger la independencia judicial que tienen las citadas cláusulas y la Sección 10 del Art. V de la Constitución sobre el retiro de la judicatura sugiere que la protección contra la reducción de salarios pudiese ser de aplicación a los beneficios de los sistemas de retiro. Id. a la pág. 298.

En otras jurisdicciones, cuyas constituciones contienen cláusulas similares a las reseñadas previamente, existe jurisprudencia que impide aumentar la aportación requerida de un juez, o extender el tiempo (y por ende, la cuantía total que terminaría contribuyendo) por el cual se harían las aportaciones, particularmente si ello no implica un aumento en beneficios. Véanse, por ejemplo, White vs. Employees’ Retirement System, 565 A.2d 839, 842 (Pa. Cmmwlth 1989); Sylvestre v. State, 214 N.W.2d 658, 666-667 (Minn. 1973); Marvel v. Dannemann, 490 F. Supp. 170, 174 (D. Del. 1980); Wagoner v. Gainer, 279 S.E. 2d 636, 643 (W. Va. 1981); Stiftel v. Carper, 378 A.2d 124, 130 (Del. Ch. 1977). Véase, además American Bar Association, Standards for State Judicial Retirement Plans, Standard 4.70 (1985).

Además, la falta de autosuficiencia del sistema de retiro de la judicatura, de por sí, no es criterio suficiente para validar una reducción en beneficios toda vez que, según nota el American Bar Association, ello tiende a ser una característica intrínseca de los sistemas de pensión judiciales. Así lo contempló el legislador con respecto al sistema de la judicatura de Puerto Rico, pues no se visualizó como un sistema autónomo cuya solidez actuarial sería indispensable para asegurar el pago de las pensiones. Véase 4 L.P.R.A. § 246; American Bar Association, Standards Relating to Court Organization (1990).

Por lo anterior, esta Asamblea Legislativa reconoce que cualquier reforma a las pensiones del sistema de retiro de los jueces y juezas debe ser de naturaleza prospectiva para aquellas personas que sean nombradas por primera vez a un cargo como juez o jueza en el Tribunal General de Justicia del Estado Libre Asociado de Puerto Rico a partir de la fecha de efectividad de esta ley. De esta forma, se evita que la Judicatura esté sujeta a represalias, presiones y a situaciones de indebida intervención, contrarias a los principios de independencia judicial y separación de poderes.

En virtud de lo antes dispuesto, esta Asamblea Legislativa aprobó la Ley de Retiro de la Judicatura, Ley Núm. 12 de 19 de octubre de 1954, según enmendada, 4 L.P.R.A. §§ 233-246, para establecer un medio eficiente y económicamente solvente para proveer pensiones y otros beneficios mediante el cual los jueces del Estado Libre Asociado de Puerto Rico acumulasen reservas para su vejez, incapacidad, separación del servicio o muerte.

Con el propósito de fortalecer la solvencia del antes mencionado Sistema de Retiro de la Judicatura de Puerto Rico, esta Asamblea Legislativa estima necesario efectuar cambios prospectivos en el esquema legal aplicable al Sistema de Retiro de la Judicatura y establecer un Programa Híbrido de beneficio definido y contribución definida aplicable a futuros jueces del Tribunal General de Justicia del Estado Libre Asociado de Puerto Rico, para brindarle así mayor estabilidad fiscal al Sistema y disminuir las deficiencias actuariales que actualmente afronta.

DECRÉTASE POR LA ASAMBLEA LEGISLATIVA DE PUERTO RICO:

Sección 1.– Se enmienda y se reenumeran los incisos del Artículo 2 de la Ley Núm. 12 de 19 de octubre de 1954, según enmendada, para que lea como sigue:

“Artículo 2.- Los términos o frases según se usan en esta Ley tendrán los significados que a continuación se expresan, salvo cuando el contexto indique claramente otro significado:

1. …
2. …
3. …
4. …
5. …
6. …
7. …
8. …
9. …
10. …
11. …
12. …
13. Programa Híbrido –
Significará el programa de retiro al cual pertenecerá todo participante que ingrese por primera vez al Sistema de Retiro de la Judicatura del Estado Libre Asociado de Puerto Rico después del 1 de julio de 2014. El Programa Híbrido es un plan combinado de beneficio definido y contribución definida. En cuanto al beneficio definido, al acogerse al retiro, estos participantes tendrán derecho a recibir una anualidad computada según lo dispuesto en los Artículos 4-C y 4-D de esta Ley. En cuanto a la contribución definida, al acogerse al retiro, estos participantes tendrán derecho a recibir una anualidad según lo dispuesto en los Artículos 10-A y 10-B de esta Ley.
14. Servicios —

Para todo nuevo participante que ingrese al Sistema de Retiro de la Judicatura del Estado Libre Asociado de Puerto Rico después del 1 de julio de 2014 y que pertenezca al Programa Híbrido, significará los servicios prestados a partir del primer día en que cualquier persona sea nombrada como juez al Tribunal General de Justicia por primera vez. Para estos nuevos participantes del Sistema, no se dará crédito por servicio alguno prestado al Gobierno en cualquier capacidad que no sea la de juez.
15. Sistema

16. Sueldo

…”

Sección 2.- Se enmienda el Artículo 4 de la Ley Núm. 12 de 19 de octubre de 1954, según enmendada, para que lea como sigue:

“Artículo 4.- Cualquier participante que haya ingresado al Sistema por primera vez en o antes del 30 de junio de 2014 y que por cualquier causa, excepto destitución que implique depravación moral, cese en sus funciones como juez, tendrá derecho a una pensión por retiro que comenzará en la fecha que él especifique en la solicitud escrita de retiro, sujeto a las siguientes disposiciones:
…”

Sección 3.- Se enmienda el Artículo 4-A de la Ley Núm. 12 de 19 de octubre de 1954, según enmendada, para que lea como sigue:

“Irrespectivamente de lo dispuesto en el Artículo 4 anterior, en el caso de aquellos participantes que hayan ingresado al Sistema por primera vez en o antes del 30 de junio de 2014 y que sin haber cumplido sesenta (60) años de edad hubieren completado ocho (8) años de servicio en un cargo de juez, tuvieran treinta (30) años o más de servicios acreditados y solicitaren y les fuere concedida una pensión, dicha pensión, será igual al setenta y cinco por ciento (75%) del sueldo más alto devengado como juez. También tendrán derecho a recibir una pensión igual al setenta y cinco por ciento (75%) del sueldo más alto devengado como juez aquellos participantes que hubieren completado los (8) años de servicios en un cargo de juez, y que tuvieren los años de servicio acreditados y hubieren cumplido la edad que se indica a continuación:
…”

Sección 4.- Se añade el Artículo 4-C de la Ley Núm. 12 de 19 de octubre de 1954, según enmendada, para que lea como sigue:

“Artículo 4-C. Cálculo de Retribución Promedio para Nuevos Participantes.- La retribución promedio de todo nuevo participante que ingrese por primera vez al Sistema después del 1 de julio de 2014, se calculará a base del promedio del sueldo del participante durante los últimos cinco (5) años de servicio. Este período de cinco (5) años será el período base.»

Sección 5.- Se añade el Artículo 4-D de la Ley Núm. 12 de 19 de octubre de 1954, según enmendada, para que lea como sigue:

«Artículo 4-D.- Anualidades para Nuevos Participantes.
A.- Anualidad por Años de Servicios.- Los participantes que ingresen por primera vez al Sistema después del 1 de julio de 2014 y que formen parte del Programa Híbrido podrán acogerse al retiro a partir de la fecha en que cumplan sesenta y cinco (65) años de edad, hubieren completado un mínimo de doce (12) años de servicios como juez y no hubieren solicitado ni recibido el reembolso de sus aportaciones acumuladas. El importe de la anualidad será el uno punto cinco por ciento (1.5%) de la retribución promedio, multiplicado por el número de años de servicios como juez del Tribunal General de Justicia.
B.- Anualidad por Retiro Temprano.- Los participantes que ingresen por primera vez al Sistema después del 1 de julio de 2014, cuya separación del servicio ocurriese a partir de la fecha en que cumplan cincuenta y cinco (55) años de edad pero antes de cumplir los sesenta y cinco (65), y hubieren completado un mínimo de doce (12) años de servicios como juez, tendrán derecho a recibir la anualidad por años de servicios que se dispone en el Inciso A de este Artículo, con una reducción actuarial que será calculada a base de las Guías Actuariales adoptadas por la Junta de Síndicos.
C.- Anualidad por Retiro Diferida.- Los participantes que ingresen por primera vez al Sistema después del 1 de julio de 2014, cuya separación del servicio ocurriese antes de cumplir los sesenta y cinco (65) años de edad y que hubieren completado por lo menos doce (12) años de servicios como juez y que no hubieren solicitado ni recibido el reembolso de sus aportaciones acumuladas, tendrán derecho a recibir una anualidad por retiro diferida al cumplir sesenta y cinco (65) años. Dicha anualidad se calculará de acuerdo a la fórmula establecida en el Inciso A de este Artículo.»

Sección 6.- Se enmienda el Artículo 6 de la Ley Núm. 12 de 19 de octubre de 1954, según enmendada, para que lea como sigue:

“Artículo 6.- Pensión por Incapacidad
(A) …
(B) …
(C) …
(D) Todo participante que ingrese al Sistema a partir del 1 de julio de 2014 y que pertenezca al Programa Híbrido podrá ser acreedor de la pensión por incapacidad, según dispuesto en los Incisos (A), (B) y (C) de este Artículo. Sin embargo, el participante cualificará para los beneficios establecidos por este Artículo si se incapacita antes de cumplir la edad de sesenta y cinco (65) años, siempre que cumpla con por lo menos doce (12) años de servicios acreditables.”
…”

Sección 7.- Se enmienda el Artículo 10 de la Ley Núm. 12 de 19 de octubre de 1954, según enmendada, para que lea como sigue:

“Artículo 10.-Finanzas

La contribución de todo participante que ingrese por primera vez al Sistema después del 1 de julio de 2014 será el doce (12%) por ciento de su retribución. Dicha contribución continuará haciéndose durante todo el tiempo que el participante sea juez. Al acogerse al retiro, estos participantes tendrán derecho a recibir una anualidad computada según lo dispuesto en el Artículo 4-C y 4-D de esta Ley, así como una anualidad a base de la contribución definida según lo dispuesto en el Artículo 10-A de esta Ley
…”.

Sección 8.- Se añade el Artículo 10-A de la Ley Núm. 12 de 19 de octubre de 1954, según enmendada, para que lea como sigue:

“Artículo 10-A.- Establecimiento de Cuentas de Aportaciones para el Programa Híbrido del nuevo Sistema de Retiro de la Judicatura del Estado Libre Asociado.
El Administrador establecerá y mantendrá en el Sistema una cuenta con las aportaciones individuales y patronales de cada participante que ingrese al sistema a partir del 1 de julio de 2014 y forme parte del Programa Híbrido, la cual será acreditada y debitada de conformidad con el Artículo 10 de esta Ley.

La Administración de Tribunales podrá aportar al Sistema, a modo de pareo, de manera discrecional y de recursos provenientes de las asignaciones presupuestarias y ingresos propios recibidos por la Administración de Tribunales para cualquier año fiscal, una suma equivalente a hasta la mitad de la contribución de cada participante del Programa Híbrido mientras el participante sea juez del Tribunal General de Justicia. Estas aportaciones se depositaría en el Sistema para aumentar el nivel de activos del Sistema, reducir el déficit actuarial y viabilizar la capacidad del Sistema para cumplir con sus obligaciones futuras. Estas aportaciones se harán en adición a la aportación patronal correspondiente.

El Administrador acreditará a la cuenta de cada participante del Programa Híbrido las siguientes partidas:

(1) Aportación del Participante del Programa Híbrido.- Las aportaciones hechas por el participante del Programa Híbrido.
(2) Aportación del patrono.- Cual aportación hecha por la Administración de Tribunales de manera discrecional a la cuenta del participante del Programa Híbrido a modo de pareo.
(3) Rentabilidad de Inversión.- Se acreditará una rentabilidad de inversión al cierre de cada semestre de cada año económico. La rentabilidad de inversión se computará el último día de negocios de cada semestre del año económico sobre el promedio mensual del balance en la cuenta de aportaciones del participante y del patrono del Programa Híbrido, durante el semestre en cuestión. La rentabilidad de la inversión será determinada por la Junta y nunca será menor al ochenta por ciento (80%) del rendimiento de la cartera de inversión del Sistema durante cada semestre de cada año económico neto de los gastos de manejo (management fees) tales como, pero sin limitarse a, honorarios pagaderos a los administradores de la cartera, custodia de valores y consultoría de inversiones.
(a) Derechos Sobre la Cuenta de Aportaciones.- Los participantes del Programa Híbrido siempre tendrán derecho al cien por ciento (100%) de sus aportaciones a la cuenta del Programa Híbrido.”

Sección 9.- Se añade el Artículo 10-B de la Ley Núm. 12 de 19 de octubre de 1954, según enmendada, para que lea como sigue:

Artículo 10-B.-Beneficios a la Separación del Servicio.-
(a) Beneficio de Retiro.- Al separarse permanentemente del servicio, cuando la separación no es por causa de muerte o incapacidad total y permanente, el balance en la cuenta del participante del Programa Híbrido le será distribuido al participante si el participante ha cotizado menos de doce (12) años en el servicio.
(b) Fecha de otorgación de Contrato de Anualidad y Comienzo de Distribución.- En aquellos casos en que el participante (i) se separe permanentemente del servicio después de haber cotizado doce (12) años o más en el servicio como juez y, (ii) haya cumplido los sesenta y cinco (65) años de edad, tendrá derecho a una anualidad vitalicia calculada en base al balance de sus aportaciones de acuerdo con el Inciso (c) de este Artículo.
(c) Cómputo de anualidad vitalicia.- La anualidad vitalicia de cada participante será calculada al retirarse de la siguiente manera: se dividirá (i) el balance acumulado de todas las aportaciones acreditadas en la cuenta del participante en el Programa Híbrido a la fecha de retiro por (ii) un factor, establecido por la Junta en consulta con sus actuarios y determinado a base de la expectativa de vida actuarial del participante y una tasa de interés particular.
(d) Las anualidades concedidas bajo este Artículo tendrán carácter vitalicio y serán pagaderas en plazos mensuales, y éstas no podrán aumentarse, disminuirse, revocarse o derogarse, salvo cuando hubiere sido concedida por error, o cuando en forma explícita se disponga de otro modo. El primer pago de una anualidad se hará por la fracción de mes que transcurra hasta la terminación del primer mes; y el último pago se hará hasta el final del mes en que sobreviniere la muerte del participante.
(e) Muerte de Participante en Servicio Activo: A la muerte de cualquier persona que esté prestando servicios, y que tuviere aportaciones acumuladas en el Programa Híbrido, éstas serán reembolsadas a la persona o personas que el participante hubiere designado por orden escrita debidamente reconocida y presentada ante el Administrador, o sus herederos, si tal designación no hubiere sido hecha. El reembolso será equivalente al importe de las aportaciones y réditos de la inversión hasta la fecha de la muerte del participante. El Administrador cobrará de las aportaciones cualquier deuda que tenga el participante con el Sistema.
…”

Sección 10.- Se enmienda el Artículo 1 de la Ley Núm. 98 de 4 de junio de 1980, según enmendada, para que lea como sigue:

“Artículo 1.- Toda persona que estuviese recibiendo una pensión o beneficio al amparo de la Ley Núm. 12 de 19 de octubre de 1954, según enmendada, tendrá derecho a recibir un Aguinaldo de Navidad equivalente a quinientos (500) dólares comenzando en diciembre de 2005 y de quinientos cincuenta (550) dólares a partir de diciembre de 2006; y de seiscientos (600) dólares comenzando en diciembre de 2007, cuyo pago se efectuará no más tarde del 20 de diciembre de cada año. Estarán excluidos de los beneficios que se conceden por esta Ley, los pensionados bajo las disposiciones de la Ley Núm. 305 de 24 de septiembre de 1999, conocida como ‘Programa de Cuentas de Ahorro para el Retiro’ y aquellas personas que se jubilen al amparo del Capítulo 5 de la Ley Núm. 447 de 15 de mayo de 1951, según enmendada. Asimismo, quedarán excluidas de los beneficios de Aguinaldo de Navidad que se conceden por esta Ley aquellas personas que a partir del 1 de julio de 2014 sean nombradas por primera vez a un cargo como juez del Tribunal General de Justicia del Estado Libre Asociado de Puerto Rico”.

Sección 11.- Se enmienda el Artículo 1 de la Ley Núm. 37 de 13 de junio de 2001, según enmendada, para que lea como sigue:

“Artículo 1.- Toda persona que estuviere recibiendo una pensión o beneficio al amparo de la Ley Núm. 12 del 19 de octubre de 1954, según enmendada, tendrá derecho a recibir un Bono de Verano, equivalente a cien (100) dólares, cuyo pago se efectuará no más tarde del 15 de julio de cada año. Estarán excluidas de los beneficios de Bono de Verano que se conceden por esta Ley aquellas personas que a partir del 1 de julio de 2014 sean nombradas por primera vez a un cargo como juez del Tribunal General de Justicia del Estado Libre Asociado de Puerto Rico.”

Sección 12.- Se enmienda el Artículo 3 de la Ley Núm. 155 de 27 de junio de 2003, según enmendada, para que lea como sigue:

“Artículo 3- Se excluyen expresamente de las disposiciones de la Ley, los pensionados bajo las disposiciones de la Ley Núm. 305 de 24 de septiembre de 1999, conocida como Programa de Cuentas de Ahorro para el Retiro. Asimismo, se dispone que los beneficios de Bono de Medicamentos provistos bajo esta Ley no serán aplicables a aquellas personas que actualmente participan del sistema y que se jubilen luego de la fecha de efectividad de esta ley y a aquellas personas que a partir del 1 de julio de 2014 sean nombradas por primera vez a un cargo como juez del Tribunal General de Justicia del Estado Libre Asociado de Puerto Rico».

Sección 13.- Se enmienda el Artículo 1 de la Ley Núm. 59 de 10 de junio de 1953, según enmendada, también conocida como la Ley de Reciprocidad, para que lea como sigue:
“Artículo 1- Por la presente es establece un plan para garantizar la continuidad de créditos por servicios, de acuerdo con las disposiciones de las secs. 797 a 806 de este título, entre el Sistema de Retiro de los Empleados del Gobierno de Puerto Rico y sus Instrumentalidades, el Sistema de Anualidades y Pensiones para Maestros de Puerto Rico, el Sistema de Retiro de la Universidad de Puerto Rico, el Sistema de Retiro de los Empleados de la Autoridad de Energía Eléctrica de Puerto Rico y cualquier otro sistema que se creare en el futuro mediante el cual los empleados participantes de esos sistemas mantengan la continuidad de todos sus derechos por todos los servicios prestados al Estado Libre Asociado de Puerto Rico, sus instrumentalidades y dependencias cubiertas por cualquier sistema de retiro. Quedarán excluidas de los beneficios que se conceden por esta Ley aquellas personas que a partir del 1 de julio de 2014 sean nombradas por primera vez a un cargo como juez del Tribunal General de Justicia del Estado Libre Asociado de Puerto Rico.”

Sección 14.- Toda ley o reglamento que se oponga a la presente queda por ésta derogada. En tanto en cuanto otras leyes no estén en pugna con las disposiciones de esta Ley, y hasta el punto en que sean aplicables en lo que respecta los derechos adquiridos y beneficios pagaderos de acuerdo con las mismas, continuarán en vigor después de la fecha de vigencia de esta Ley.

Sección 15.- Si cualquier párrafo, artículo o parte de esta Ley fuera declarada inconstitucional por un tribunal con competencia y jurisdicción, la sentencia dictada no afectará ni invalidará el resto de esta Ley, y su efecto se limitará al párrafo, artículo o parte declarada inconstitucional.

Sección 16.- Esta Ley comenzará a regir el 1 de julio de 2014 y aplicará solamente a aquellas personas que a partir de tal fecha sean nombradas por primera vez a un cargo como juez del Tribunal General de Justicia del Estado Libre Asociado de Puerto Rico.