Organización PETA y fotógrafo alcanzan acuerdo sobre selfie de mono Naruto

Luego de dos años de litigio, la organización People for the Ethical Treatment of Animals (PETA) y el fotógrafo David Slater alcanzaron una transacción sobre los derechos de autor de las famosas fotografías tipo selfie que se tomara un mono llamado Naruto con la cámara del fotógrafo, mientras éste visitaba la isla de Sulawesi en Indonesia.

El suceso que desató la controversia ocurrió en 2011, cuando David Slater viajó a la isla de Sulawesi en Indonesia para tomar fotografías de los macacos que habitan la isla. En cierto momento en que éste dejó su cámara desatendida, Naruto, un curioso mono de 6 años, se asomó al lente de la cámara de Slater, sonrió y apretó el botón del obturador de la cámara. Una vez publicada, la imagen fue ampliamente compartida. Al conocer la historia de la fotografía, PETA demandó a Slater, viéndose este envuelto en un novedoso y prolongado juicio sobre si el mono tenía los derechos sobre ésta. Naruto perdió el caso en una corte federal en California en 2016.

En la transacción, David J. Slater acordó donar 25% de las ganancias futuras de las fotos, a las organizaciones que protegen a Naruto, según publicó PETA. Los abogados de Slater y de PETA solicitaron al Tribunal de Apelaciones de los Estados Unidos para el Noveno Circuito, que estaba atendiendo una apelación en el caso, el desistimiento de la demanda y que anulara la decisión apelada, en la que se determinó que el mono no podía ser dueño de los derechos de autor de la imagen.

“PETA y David Slater coinciden en que este caso plantea cuestiones importantes y de vanguardia sobre la expansión de los derechos legales para los animales no humanos, un objetivo que ambos respaldan, por lo que continuarán su respectivo trabajo para lograr este objetivo”, dijeron los grupos en un comunicado enviado.

La Ley de Derechos de Autor de Estados Unidos otorga derechos de autor de las imágenes a la persona que las toma. Precisamente ese fue el argumento de PETA. Para la organización, Naruto era el dueño legítimo porque presionó físicamente el botón del obturador para crear la imagen. Pero el juez William H. Orrick del Tribunal de Distrito de los Estados Unidos en San Francisco no estuvo de acuerdo y dictaminó en enero de 2016 que los animales no estaban incluidos en la ley de derechos de autor.

A %d blogueros les gusta esto: