Tribunal determina que facturar a un cliente incrementos de 15 minutos no es abusivo

Descarga el documento: Manigault v. Daly & Sorenson

Un bufete de abogados que facturaba a una cliente -de forma rutinaria- en incrementos de 15 minutos, no tendrá que cambiar su fórmula, según resolvió el Tribunal Supremo de Wyoming.

El Tribunal confirmó una decisión del Wyoming State Bar Committee para la Resolución de Disputas de Cuotas respecto a las tarifas cobradas por el bufete Daly & Sorenson. Este bufete mantuvo como clienta por 16 años a la Sra. Gabrielle Manigault, a quien representó en 97 asuntos legales por separado.

Por lo general, Manigault pagaba sus cuentas cuando los ingresos de sus intereses de petróleo y gas y las ventas de ganado estaban disponibles.

La disputa de honorarios se centró en el cobro de honorarios legales por un litigio de fideicomiso que se originó en 2012. Los abogados de Daly & Sorenson estaban preocupados por posibles actos ilícitos por parte de fideicomisarios y contadores, y la firma necesitaba contratar expertos fiscales y contables para revisar miles de páginas de documentos en preparación para numerosas deposiciones. En ese momento, Manigault debía más de $71,000 en facturas legales, y la firma de abogados necesitaba dinero para contratar a los expertos. Manigault prometió el pago, pero el dinero no fue pagado. Con el tiempo, a Daly & Sorenson se le permitió retirarse del litigio y demandó por $84,500 en honorarios adeudados.

En una primera ronda, el comité de disputas que resolvió el caso determinó que Manigault debía a la firma $64,621.05. Después de una apelación y una devolución, el comité de disputas de tarifas evaluó si la factura de Manigault debería reducirse debido a la facturación en incrementos mínimos de 15 minutos. El Comité determinó que la práctica era normal para la empresa, y que había utilizado la facturación de 15 minutos en los 97 asuntos que manejó para Manigault. El comité encontró que la práctica no era irracional”.

Manigault recurrió en apelación, alegando que la empresa utilizó la factura mínima de 15 minutos para cobrarle rutinariamente por un trabajo que le tomó mucho menos tiempo realizar, e intimó que la empresa estaba cobrando por conversaciones casuales improductivas entre abogados y asistentes legales.

La apelante utilizó el caso Board of Professional Responsibility v. Casper, un caso del Tribunal Supremo de Wyoming, en el que se determinó que un abogado hizo uso indebido de su intervalo mínimo de facturación de 15 minutos. El abogado en Casper facturaba 15 minutos cada vez que firmaba un documento. También facturó 15 minutos por revisar un documento breve y luego facturó otros 15 minutos por firmarlo. El Tribunal Supremo de Wyoming dijo que el caso era diferente.

“Nada que se acerque a ese tipo de facturación irracional o abusiva es evidente en este registro”, dijo el Tribunal.

De hecho, los dos principales abogados de la firma de abogados habían testificado que redondeaban al menor intervalo de tiempo mínimo al facturar una tarea que puede haber salvado dos intervalos, dijo el Tribunal. También testificaron que una conversación telefónica en sí misma o escribiendo un correo electrónico puede haber tomado menos tiempo que el monto facturado. Pero la facturación tuvo en cuenta el tiempo dedicado a localizar el archivo del cliente, tomar notas y recordar una conversación después de una llamada telefónica.

El Tribunal también tomó en consideración el testimonio de socios de la firma, que apuntaba a que las conversaciones informales sobre el progreso de un caso no eran facturadas a los clientes, sino que se facturaron solo reuniones más formales y largas en las que se revisaran documentos, se hiciera descubrimiento de prueba o se reunieran con expertos.

El Tribunal determinó que el cobro de los honorarios era razonable de acuerdo a la normativa de ética aplicable en Wyoming, en la que debe considerarse: (1) el tiempo y la labor requerida, la novedad y dificultad de los asuntos y las destrezas para realizarlo; (2) la cantidad que se acostumbra cobrar por servicios legales similares; (3) las limitaciones de tiempo impuestas por el cliente o por las circunstancias; (4) si los honorarios son por contingencia y (5) la experiencia, reputación y habilidad del abogado o abogados trabajando los servicios, entre otros.

Fuente: ABA Journal

A %d blogueros les gusta esto: