Anuncios

Ex fiscal general de Pensilvania es sentenciada a cárcel por perjurio

Kathleen Kane, Fiscal General del estado de Pensilvania, fue encontrada culpable por nueve cargos entre los que figuran perjurio, conspiración criminal, filtrar información sobre un gran jurado y luego mentir sobre ello, en un esfuerzo por desacreditar a un rival político. La pasada semana Kane recibió la sentencia por los cargos, siendo condenada a cumplir de 10 a 23 meses en cárcel.

Kane, quien en principio fue vista como una promesa del partido demócrata, fue encontrada culpable de los nueve cargos de los que fue acusada en conexión con un complicado caso en el que se probó que reveló información de un gran jurado sobre una investigación de represalias contra un rival político. Luego esta mintió bajo juramento sobre los hechos.

Kane también fue sentenciada a ocho años en probatoria por el juez, quien manifestó que la sentencia es consecuencia de su ego, que la llevó a querer desacreditar a sus enemigos y a violentar la ley.

Según la evidencia presentada en el juicio, una vez Kane ocupó la posición en el 2012, esta prometió investigar el manejo del gobernador de Pensilvania de un caso en el que se acusó a un entrenador de la Universidad Estatal de Pensilvania (“Penn State”) por abuso sexual. Kane no encontró evidencia directa pero en el proceso su equipo descubrió miles de correos electrónicos en el que funcionarios intercambiaban pornografía, mensajes misóginos y racistas que se publicaron en varios medios de comunicación. Por causa de ese escándalo, incluso dos jueces del Tribunal Supremo perdieron sus trabajos por estar involucrados.
Igual de involucrado estuvo el fiscal Frank Fina, quien había tenido problemas con Kane en el pasado, luego de que de la oficina en la que ambos trabajaban, revelara información sobre una investigación que Kane había cerrado por la cual había recibido duras críticas de que la no radicación de cargos se debió a que encubría a oficiales de su propio partido. La Fiscal General culpaba a Fina, pues este había estado a cargo de esa investigación.

Un año después, se filtró información sobre otro caso en el que se investigaba a un ex miembro de la organización NAACP. Esa información fue perjudicial para Fina pues este había decidido no radicar cargos a pesar de que se cuestionaba la utilización de fondos públicos. Por causa de la filtración de la información, oficiales del estado decidieron realizar su propia investigación en la que concluyeron que la responsable había sido Kane. El equipo defensor de Kane argumentó que había sido su ayudante, Adrian King, quien abusó de su poder cuando envió la información del gran jurado a un reportero.

Durante la vista de sentencia, Kane comenzó a llorar y rogó por sus dos hijos adolescentes. Esta explicó que la pérdida de su carrera, su licencia para ejercer Derecho y el daño a su reputación era castigo suficiente. Por ello, solicitó se le permitiera cumplir su sentencia bajo arresto domiciliario.

La juez Wendy Demchick-Alloy manifesto que cualquier sentencia que no incluyera carcel le restaría total importancia a la seriedad de los delitos. Una violación de esa magnitud, expresó la juez, es un abuso extraordinario del sistema. Kane se exponía a una sentencia máxima de 12 a 24 años en una prisión estatal. A pesar de ello, la juez bajó exponencialmente la sentencia utilizando su discreción.

Fuente: National Public Radio

Anuncios