Tribunal determina que paciente de anorexia tiene derecho a no ser alimentada

Tribunal determina que paciente de anorexia tiene derecho a no ser alimentada Un juez del Tribunal Superior de Morristown, New Jersey determinó que una mujer de 29 años, paciente de anorexia, podía negarse a ser alimentada forzosamente.

La mujer, que se ha identificado en el caso como A.G. y que tiene una densidad ósea de una mujer de 92 años, le manifestó al Tribunal que en lugar de ser forzada a comer, deseaba cuidado paliativo, tratamiento que se concentra en proveerle comodidad a los pacientes que sufren alguna enfermedad terminal.

En una opinión emitida verbalmente, durante una sesión que duró 140 minutos, el Tribunal describió el testimonio de la mujer como “directo, voluntario, firme y creíble”. Además, según el diario Washington Post, este reiteró que la mujer tiene la capacidad mental para tomar la decisión de negarse a recibir alimentación.

El estado, entidad que administra el hospital en el que A.G. está recluida, argumentó que la mujer está mentalmente enferma y que de no autorizar la alimentación forzada, sería lo mismo que permitirle el suicidio pasivo. “Mediante el cuidado paliativo se le proveerían medicamentos para disminuir su dolor y facilitar su propia muerte”, anotó el Fiscal General Gene Rosenblum.

En los documentos judiciales A.G. explicó que está preparada para morir pero que tiene la esperanza de una vida independiente. No obstante, entiende que pesar más de 70 libras es mucho para ella, y que la alimentación forzosa le engorda.

Su psiquiatra de cabecera, Joshua Braun, dijo que la alimentación forzada. sería “cruel y tortuosa en este momento” para la joven, pues la restricción podría provocar que sus delicados huesos se rompieran. La alimentación forzada requeriría que se insertara un tubo a través de la nariz de A.G y se empujara por su garganta, posiblemente tres veces al día, informó el Wall Street Journal.

La mujer podría vivir varios meses o años sin intervención médica, según Edward G. D’Alessandro Jr., abogado de A.G. nombrado por el tribunal de A.G. Ella absorbe algo de nutrición a través de atracones de los que luego se purga.

El juez Paul Armstrong dijo que durante una entrevista con A.G. el 3 de noviembre, “expresó un deseo inequívoco de aceptar cuidados paliativos como lo sugirió su médico tratante y el comité de bioética en el Centro Médico de Morristown”.

 

A %d blogueros les gusta esto: