Expertos de la industria del cannabis presentan recomendaciones al Senado

Delimitar por ley el número de licencias a dispensarios y sembradores de cannabis, procurar que mediante educación continuada los médicos primarios puedan recomendar a sus pacientes el cannabis medicinal y dosificar la flor de moña por gramos son unas de las opciones que varios expertos presentaron al presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz, para regular la industria del cannabis medicinal.

Las expresiones surgieron durante una vista pública de la Comisión de Relaciones Federales, Políticas y Económicas que preside Rivera Schatz. La Comisión evalúa la implementación de la Ley Núm. 42-2017 conocida como la Ley para Manejar el Estudio, Desarrollo e Investigación del Cannabis para la Innovación, Normas Aplicables y Límites (LEY MEDICINAL).

“En Nueva Jersey hay unas guías establecidas de tres mil pacientes por dispensario. En Puerto Rico tenemos 33 dispensarios… deberíamos tener más de 60 mil pacientes para atenderlos”, dijo Julian Londoño ,socio de NexGen Pharma y de Bwell Healing Center, quien anticipó que en los próximos años Puerto Rico debería tener entre 75 mil y 125 mil pacientes que se pudiesen atender por lo que recomendó que el gobierno establezca un tope de dispensarios de 40 para que no haya problemas en el mercado.

“Parte de la propuesta de la Puerto Rico Medical Cannabis Association (PRMCA) es que se verifiquen los niveles de dispensario, cultivos y componentes de manufactura. En fin, todo el ecosistema de la industria tiene que medirse en volumen de pacientes”, añadió Londoño, quien dijo en la vista pública que utiliza cinco gramos de cannabis medicinal.

Ante este escenario, Rivera Schatz opinó que de no tomarse en consideración limitar las licencias a dispensarios “se estaría condenando al fracaso en un momento a la industria porque hay más producción que demanda. ¿Qué vamos a hacer con lo que se produjo demás? No va a permitir que sea una industria próspera o saludable en términos o fiscales”, cuestionó.

“Lo que tenemos que tener es métricas de la población. Si la población aumenta pues hay que flexibilizarlo con una fórmula que le permita al gobierno y si por el contrario, aunque la población no crezca y si el número de pacientes aumenta (aunque la población sea la misma) pues que haya la herramienta para expandirse pero tiene que haber un control porque si no va a haber demasiado. Ya otros estados han hecho eso”, comentó el Presidente del Senado al destacar que uno de los nortes de la investigación es que pacientes de escasos recursos que necesiten el cannabis medicinal puedan tener el acceso adecuado a los mismos.

Según informó la asesora legal de Knox Medical, Deliris Ortiz Torres, en Puerto Rico hay alrededor de 15 cultivos (fincas) de cannabis medicinal pero en operación hay 11 para un aproximado de 25 mil pacientes. Mientras que la socia de NextGen Pharma y de Bwell Healing Center, Carmen Serrano, explicó que en Puerto Rico hay 323 doctores que están autorizados a recomendar el cannabis medicinal de un universo de sobre 10 mil médicos en la Isla.

El proceso para recibir el cannabis medicinal comienza con los médicos primarios (algunos de los cuales no están autorizados para recetar cannabis medicinal), que refieren a los pacientes a médicos autorizados con un diagnóstico y un historial.

Al senador y doctor Carlos Rodríguez Mateo le llamó mucho la atención que la condición principal por la cual se otorga el cannabis medicinal a los pacientes sea por desorden de ansiedad. “Me resisto a pensar que todos los pacientes que tengan desorden de ansiedad no tengan otra alternativa que no sea el cannabis”, dijo.

En lo que respecta a la certificación de médicos para recomendar el cannabis el presidente del Institute for Medical Cannabis (IMC), Alberto Burckhart, sugirió que se evalúe que los médicos que tomen cursos de educación continua sobre este tema pueda recomendar el cannabis medicinal. “Las personas no tuviesen que buscar otro médico que no sea su médico primario”, comentó.

Esta recomendación fue avalada por el senador Rodríguez Mateo quien añadió que en el proceso de recertificación de licencias de los médicos deberían de tomar cursos obligatorios. El presidente del Senado dijo que eso se puede establecer mediante ley.

Por otro lado, varios de los deponentes en la audiencia pública concluyeron que es necesaria la flor de la moña como parte del tratamiento del cannabis medicinal. Al cuestionársele a Londoño sobre si era necesaria respondió con un rotundo “sí” al alegar que es el elemento “más básico” para que un paciente obtenga componentes del cannabis al costo más bajo que el mercado negro en los 600 puntos de droga certificados por la Policía. “No podemos tener gríngolas y tapar el cielo con la mano de que no existe un mercado de afuera por lo que hay que darle opciones y moverlo al mercado regular. La semana pasada anunciamos que está en $10”, informó Londoño al aclarar que la “moña” se puede dosificar porque se vende por gramos.

A estas palabras se unió el presidente de IMC dijo que la flor “tiene su lugar”, mientras que el modelo de negocios de Knox Medical no incluye la venta de la flor según informó su asesora legal.

Durante la audiencia pública salió a relucir la importancia del proteger el mercado de eventos que promocionan lo que es la moña y que pudieran ser detrimentales para la industria, usando como ejemplo el “Moña Fest”, que se llevó a cabo recientemente. A juicio de Burckhart este evento respondió a “manifestaciones políticas por parte de activistas políticos y no se incorporan a la industria”.

El Presidente del Senado opinó que el “Moña Fest no parece un ambiente médico ni salubrista” a lo que Londoño dijo “de acuerdo, no lo es”.

Propagandas electrónicas en Gustazos

Tanto Knox Medical como NextGen Pharma y Bwell Healing Center defendieron el uso de promoción mediante plataformas electrónicas como lo es el programa de descuentos Gustazos al utilizar la herramienta para llegar a cerca de 800 mil familias.

Según informó la licenciada Ortiz Torres, Knox Medical apoya la promoción del cannabis medicinal mediante descuentos siempre y cuando se hagan bajo el marco de la ley protegiendo el acceso a los menores. “Estos constituyen otro mecanismo eficaz de promoción que, además, permite la asequibilidad del tratamiento a un mayor número de pacientes considerando que el costo del cannabis no está cubierto por planes médicos”, indicó.

Por su parte, Londoño destacó que a lo mejor el nombre de la plataforma de Gustazo no les favorece pero “sí podemos probar el modelo de plataforma de hacerle llegar a esos potenciales pacientes una oportunidad entendiendo que esto no es garantía de que si compra el Gustazo va a salir con una licencia”. Acto seguido indicó que solamente se han rechazado el cinco porciento de las solicitudes presentadas a través de Gustazos por lo que le devuelven el dinero.

Serrano aclaró que del universo de personas que compraron el Gustazo solamente el 50% realizó el trámite correspondiente y de los que llegaron a las facilidades de NextGen Pharma 10 pidieron el tour por las instalaciones.

Rivera Schatz dijo que contempla visitar estos centros como parte de la investigación senatorial.

A %d blogueros les gusta esto: