¿Es ética la práctica de escribir mociones a clientes sin asumir su representación legal?

Thomas Ice y su equipo de abogados de Ice Legal crearon un modelo de negocios en el que asisten a sus clientes a escribir mociones y completar otras tareas legales sin asumir representación legal de estos en sus casos. Según Ice, su modelo de negocio contribuye a un mejor acceso a la justicia, pues muchos clientes no pueden costear los altos costos de un abogado.

Un artículo publicado por la American Bar Association (ABA) evalúa las posibles implicaciones éticas de esta práctica. Según el artículo, Ice ha recibido críticas de sus colegas y jueces, que entienden que su modelo de negocios presenta problemas éticos.

“No vemos la redacción fantasma (“ghostwriting”) como un problema ético. Lo vemos como una manera de ayudar a un mejor acceso a la justicia. No solo es ético todo lo que hacemos, sino también estamos logrando algo al proporcionar servicios legales por separado, algo que ha sido recomendado por todos los laboratorios de ideas (“think tanks”) para resolver el asunto del acceso a la justicia”, señalaron.

A Ice se le ocurrió el modelo de negocio luego de haber estado horas esperando por la celebración de vistas y de haber perdido tiempo valioso en los tribunales. A través de su empresa, Ice orienta a los clientes, “desde la esquina”, redacta mociones, presenta mociones y prepara a los clientes para sus vistas.

“Nos dimos cuenta de que algunos jueces eran especialmente abusivos en los casos de ejecución de hipotecas en cuanto al tiempo de los abogados. Algunos jueces citaban a los abogados a vistas al menos una vez al mes, y estos podían perder horas esperando a que les llamaran”, comentó.

Los servicios que ofrece Ice comienzan en $100 dólares mensuales. De acuerdo al artículo publicado por ABA, esta práctica ha provocado la crítica de jueces y abogados que entienden que no es una práctica ética. La práctica llevada a cabo por Ice está reflejada en la Regla 4-1.2 de los Cánones de Etica para los Abogados en Florida, en cuanto a los objetivos y el alcance de la representación. Esta regla indica que los abogados pueden proporcionar representación limitada, siempre y cuando ello se haya acordado claramente con el cliente.

Sin embargo, los comentarios a la regla dicen que el abogado y el cliente pueden llegar a un acuerdo en el cual el abogado brinda asesoramiento y escribe documentos, pero no tiene que firmarlos. El comentario añade: “Además, un abogado y un cliente pueden acordar que la representación se limitará a proporcionar asistencia extrajudicial, incluido el asesoramiento sobre el funcionamiento del sistema judicial y la redacción de alegatos y respuestas. Si el abogado asiste a un litigante pro se mediante la redacción de cualquier documento que se presentará a un tribunal, el abogado no está obligado a firmar el documento”.

El comentario además dice que el abogado debe escribir lo siguiente en el documento: “Preparado con la asistencia de un abogado”, para evitar confundir al tribunal y hacerle pensar que el cliente no ha recibido asistencia de un abogado.

La Opinión Formal 07-446 de la ABA también aprueba que los abogados redacten para los clientes, considerándolos como una “forma de ‘desagregación’ de los servicios legales”.  La opinión de la ABA explica que los clientes que reciben servicios de redacción fantasma no deben divulgar ese hecho: “Debido a que no existe una preocupación razonable de que un litigante que aparezca en forma pro se reciba un beneficio injusto de un tribunal como resultado de la asistencia legal tras bastidores, la naturaleza o alcance de tal asistencia es irrelevante y no necesita ser revelada. Concluimos que no hay prohibición en las Reglas Modelo de Conducta Profesional contra la asistencia no divulgada a los litigantes pro se, siempre y cuando el abogado no lo haga de una manera que viole las normas que de otro modo se aplicarían a la conducta del abogado”.

Según Dennis A. Rendleman, principal abogado de ética del Centro de Responsabilidad Profesional de la ABA,  a algunos jueces les resulta difícil tratar con clientes pro se.

“Existe una dualidad en el hecho de que las personas frecuentemente no representadas no entienden el sistema legal y no pueden responder a las preguntas sobre asuntos en un documento escrito por un redactor fantasma y es posible que ni siquiera entiendan lo que hay en su propio documento”, dice.

En Puerto Rico, hace varios años surgió la página web Por Derecho Propio PR (ahora inactiva) en la que se tenían disponible plantillas de mociones y se ponía a disposición de los compradores la redacción de estas mociones por paralegales.

La fuente de este artículo fue publicada en la versión de junio 2018 del ABA Journal, bajo el título “Ghostwriting Controversy: Is There an Ethical Problem with Attorneys Drafting for Pro se Clients?

A %d blogueros les gusta esto: