Fotografías de dentadura, antes y después de blanqueamiento, no tienen protección de derechos de autor

Un Tribunal de Distrito del estado de Florida determinó que las fotos tomadas a un paciente —antes y después de un tratamiento de blanqueamiento y reparación— no pueden estar protegidas por derechos de autor.

Según la decisión, las fotos no contenían una “chispa creativa suficiente” para merecer la protección. “Cumplir con el estándar de creatividad no es como sacar los dientes”, escribió el juez Mark E. Walker, del Distrito Norte de Florida, en su fallo en Pohl v. MH SUB I LLC.  Walker agregó que no había creatividad ni originalidad ninguna en las fotos, según detalló el ABA Journal.

Walker describió las fotos como “sin creatividad ni originalidad”. El caso ha suscitado fuertes sentimientos de ambos lados, con algunos abogados que piensan que el juez lo hizo bien y que otros temen que la decisión —que se está apelando— podría tener efectos perjudiciales en otras imágenes utilizadas en la publicidad.

Algunos dijeron que la resolución de los derechos de autor podría dañar a los consumidores que no sabrán si confiar en las empresas que muestran fotos de antes y después.

El caso comenzó cuando Mitchell Pohl, un dentista en Boca Raton, Florida, fotografió los dientes de una paciente antes y después de arreglarlos. Pohl usó las imágenes en la página web de su oficina para exhibir su trabajo e incluso las registró en la Oficina de Derechos de Autor de los Estados Unidos.

En algún momento, Pohl descubrió que sus fotos se habían publicado sin su permiso en la página de una empresa llamada Officite, que promociona otras prácticas dentales.

Pohl demandó por violación a sus derechos de autor. Sus abogados, William H. Hollimon y Martin B. Sipple, de Tallahassee, pensaron que se trataba de un caso simple de un vendedor de sitios web que tomaba fotos con derechos de autor sin permiso. Pero el abogado Matthew S. Nelles, de Fort Lauderdale —que representa a la compañía de mercadotecnia demandada— argumentó que las imágenes no contenían nada artístico, lo que significa que no pueden tener derechos de autor. Walker estuvo de acuerdo.

“No hay nada remotamente creativo en tomar fotografías en primera plana de los dientes”, escribió el juez en su decisión. “Las tomas de antes y después sirvieron un propósito puramente utilitario de mostrar ejemplos a potenciales clientes”.

En su fallo, el juez hizo referencia a varios otros casos en los que las fotos de camas de mascotas, componentes de computadoras o partes de motocicletas o imágenes de opciones de comida china en un menú se consideraron “demasiado útiles” como para merecer la protección de los derechos de autor.

¿Aún no estás suscrito a Microjuris? Házlo aquí. ¿Necesitas cumplir con tus créditos de Educación Jurídica Continua? Házlo en nuestra sección de cursos en línea.

A %d blogueros les gusta esto: