Menos boricuas en los corredores de la muerte de Estados Unidos

Visita nuestro Observatorio COVID-19 en Puerto Rico

El Colegio de Abogados y Abogadas de Puerto Rico (CAAPR) anunció que existen al menos 20 puertorriqueños o descendientes de boricuas que están en corredores de la muerte en Estados Unidos.

Según el colegio, la cifra disminuyó de manera considerable durante la última década.

La información se desprende de una investigación realizada por el licenciado Carmelo Campos Cruz, presidente de la Comisión de Derecho Internacional e integrante de la Comisión sobre Pena de Muerte del CAAPR.

El documento se divulgó ayer, cuando se conmemoró el 91 aniversario de la abolición estatutaria de la pena capital en Puerto Rico. El informe se nutre de fuentes públicas, como la prensa, páginas de los departamentos de corrección de los estados analizados, decisiones judiciales e informes de organizaciones abolicionistas.

“En un contexto donde la mayoría de la población de Puerto Rico reside en los 50 estados, amerita observar más cerca cómo la pena capital aplica a nuestros compatriotas. Todavía se mantiene en la memoria colectiva la ejecución más reciente de un puertorriqueño en los Estados Unidos, la de Ángel Nieves Díaz, el 13 de diciembre de 2006 en la Florida. Aquel asesinato por el Estado, que mereció la oposición mayoritaria de nuestro pueblo, presentó el extremo dolor que padeció Nieves por casi 40 minutos en una ejecución grotesca y dolorosa”, destacó el licenciado Campos Cruz en su informe.

Las jurisdicciones donde hay mayor concentración de puertorriqueños en las galeras de la muerte son Pensilvania y Florida, con nueve y seis casos, respectivamente.

Ambos estados presentan la mayor disminución en el número de personas en el corredor de la muerte desde el 2013, con cinco casos menos en Pensilvania y cuatro menos en Florida.

En Delaware, hay dos casos menos. El único estado que sentenció a puertorriqueños a la pena capital después de 2013 fue Florida (dos casos).

Dentro de la población analizada, no hay mujeres luego de que se le conmutara la sentencia de muerte por cadena perpetua en el 2017 a la única descendiente de puertorriqueños que se había identificado.

“La baja ilustra claramente la tendencia de cómo la pena de muerte ha perdido terreno en los Estados Unidos durante los últimos años. Entre 2013 y 2020, Maryland (2013), Delaware (2016), Washington (2018), Nueva Hampshire (2019) y Colorado (2020) han abolido la pena capital. Los gobernadores de Oregón (2011), Pensilvania (2015) y California (2019) han decretado igualmente, suspensiones en las ejecuciones”, explicó Campos Cruz.

De acuerdo con una encuesta de la empresa Gallup del año pasado, por primera vez en 34 años, la mayoría de la ciudadanía estadounidense prefería la cadena perpetua (60%) a la pena capital (36%) para personas convictas por asesinato.

“La investigación del compañero Carmelo Campos demuestra que hemos avanzado en la lucha por la erradicación de la pena de muerte y que cada vez son menos los casos pendientes de ejecución contra los puertorriqueños”, expresó el licenciado Kevin Miguel Rivera Medina, presidente de la Comisión sobre Pena de Muerte del colegio, que además dirige la Coalición Mundial contra la Pena de Muerte con sede en París.

¿Aún no estás suscrito(a) a Microjuris? Házlo aquí. ¿Necesitas cumplir con tus créditos de Educación Jurídica Continua? Házlo en nuestra sección de cursos en línea.

A %d blogueros les gusta esto: