Carlos Vizcarrondo se jubila de la Judicatura

Por Daniel Rvera Vargas

Con un llamado a confiar en la judicatura y una exhortación a la Asamblea Legislativa a ejercer lo que llama “liderato participativo”, el expresidente de la Cámara de Representantes, Carlos Vizcarrondo, termina este domingo su término como juez en el Tribunal de Apelaciones de Puerto Rico.

“Hay que saber escuchar. No puedes ir con ideas preconcebidas para lograr unos propósitos. Tienes que escuchar al prójimo y tener el respeto para que choquen ideas. Y luego, si se da esa dinámica con honestidad como yo la he vivido… si atienden con respeto la posición divergente a la tuya, si escuchas otros puntos de vista, ese proceso compromete al prójimo, y luego no obtienes una postura de que te serruchen el palo porque se sintieron partícipes del proceso, de un resultado, no va ser mi resultado, sino nuestro resultado. Y pienso que el país debe aprovechar este resultado producto del mandato electoral, para caminar juntos, que nos respetemos, que escuchemos las posiciones divergentes”, contó el juez Vizcarrondo.

Haciendo la salvedad de que habla en su carácter personal y no representa de forma alguna como portavoz del Poder Judicial, Vizcarrondo, quien como abogado por 15 años en la Corporación de Servicios Legales llevó exitosamente casos que sentaron jurisprudencia en el Tribunal Supremo de Puerto Rico, tiene ya varios planes para cuando cuelgue la toga: descansar junto a su esposa Alma, ver cómo ayuda a sus dos hijos Carlos y Jean Carlos, que actualmente son estudiantes de derecho, y escribir sobre sus experiencias en los tribunales y en la Asamblea Legislativa.

Fue enfático en que no desea regresar a la legislatura y tampoco litigar porque entiende en su carácter personal que alguien que haya sido juez en un tribunal como el apelativo no debe colocar a actuales jueces en la difícil posición de revisar sus actuaciones como abogado.

Sobre la posibilidad de dar clases, dijo que no ha tenido acercamientos al respecto, pero no lo descarta.

“No me interesan cargos políticos. No vuelvo a ellos. Hay que darle espacio a las nuevas generaciones”, señaló.

“Tengo un reto para seguir aportando desde la perspectiva intelectual de poner por escrito, en blanco y negro, métodos, mecanismos para que las generaciones futuras busquen consensos para que nuestra isla eche hacia adelante con la ayuda de todo el mundo”, dijo el ahora juez jubilado.

Trayectoria

Nacido en 1955 y nombrado a la judicatura en el 2006, Vizcarrondo tiene una destacada hoja de trabajo, según se recoge en el diario de sesiones del Senado del 30 de junio de 2006.

Tras culminar sus estudios de bachillerato en la Universidad de Puerto Rico y de derecho en la Universidad Interamericana, Vizcarrondo revalidó como abogado y colaboró con la Asociación de Profesionales de Puerto Rico.

Fue vicepresidente del Colegio de Abogados de Puerto Rico de 1986 a 1988, miembro de la Comisión de Desarrollo Constitucional de 1980 a 1996. Además, fue comisionado en la Comisión de Derechos Civiles de Puerto Rico de 1986 a 1988 y fungió como presidente de la Asamblea Municipal del pueblo de Carolina.

Y, por supuesto, en sus años en la Corporación de Servicios Legales de Puerto Rico, trabajó en Canóvanas, Carolina y Loíza, periodo del que habla con nostalgia.

“Dábamos servicio gratuito a ciudadanos y comunidades que no tenían capacidad económica para tener abogado… fueron 15 años para mi inolvidables, fue mi primera experiencia laboral como abogado, ayudar al que lo necesita, darle voz al que no la tiene, luchar por mis pescadores de las Picúas, con mi gente de Villas Sin Miedo, de tantas comunidades que serví por 15 años, trabajando con un equipo extraordinario que tenían esa misma filosofía de servicio que tenía yo”, recuerda el hoy juez.

Entró a la legislatura el 11 de octubre de 1995, en sustitución del representante Fernando Tonos y laboró allí hasta el 2006, fungiendo incluso como presidente de la Cámara en la Cámara de Representantes de Puerto Rico, siendo su presidencia del año 2001 al 2004.

Cuando fue nominado a la judicatura, en el 2006 -el juez no lo mencionó, pero era el periodo del primer gobierno compartido-, Vizcarrondo tuvo el apoyo de las tres delegaciones de la Cámara para enviarle un mensaje al Senado a favor de su nominación.

“Que constara para récord que allí (bajo su presidencia en la Cámara) hubo un liderato participativo, de búsqueda de consensos… Ejercí un liderato participativo, de búsqueda de consensos”, sostuvo.

Finalmente, sobre sus años en la judicatura, el juez enfatizó el extraordinario trabajo de los oficiales jurídicos con los que ha trabajado, que lo ayudaron mucho en su labor, así como de compañeros jueces como Guillermo Arbona y Luis Rivera Román, entre muchos otros.

“La calidad del servidor público en la Rama Judicial es extraordinaria: los jueces, los oficiales jurídicos, son juristas de primer orden. Son abogados con un amplio conocimiento del derecho”, señaló.

Ahora Vizcarrondo explica que entra a una nueva fase, donde desea compartir de las experiencias vividas.

“Quiero escribir. Quiero escribir de mi experiencia de 40 años en el servicio público en mis roles en la Asamblea Legislativa y en la Rama Judicial, en términos de liderato. Humildemente, pienso que he ejercido un liderato de consenso, de convencimiento, un liderato democrático y francamente pienso que me ha servido. Creo que he tenido un historial exitoso. Si nos retrotraemos a mis años como presidente de la Cámara de Representantes, yo aprobé el programa de gobierno de la señora gobernadora Sila Calderón con una mayoría exigua, de un voto, un voto que la mayor parte del cuatrienio estuvo afectado de salud, el compañero Harry Luis Pérez, por lo que yo tenía que buscar, usando convencimiento y buscando consenso, votos de otras delegaciones para aprobar una plataforma de gobierno de la que ellos no necesariamente estaban comprometidos”, señaló.

“Igual que lo hice en la Asamblea Legislativa, he tenido 14 años de experiencia en el Tribunal de Apelaciones la mayoría de ese tiempo como presidente de panel y he buscado el consenso, por eso verás que la mayoría de esos 2,000 y pico de casos, he estado en la mayoría y son exiguos en los casos en los que he estado en la disidencia, así que creo que tengo un reto de seguir aportando”, sostuvo Vizcarrondo.

“Ahora, en la experiencia colectiva de Puerto Rico, donde hay un nuevo ordenamiento en la Asamblea Legislativa, con representación de otros partidos, se va a tener que buscar consensos”, enfatizó.

Sobre el estado del derecho y el Poder Judicial

Vizcarrondo es uno de tres jueces apelativos que culminan sus funciones este domingo para jubilarse, según la oficina de prensa de la Oficina de Administración de Tribunales.

Los otros jueces Luisa M. Colom García y Nélida Jiménez Velázquez.

A preguntas de Microjuris.com sobre cómo ve el Derecho, el juez dijo que la jueza presidenta Maite Oronoz ha hecho un gran trabajo en el proceso de lograr un mayor acceso a la justicia, y que los ciudadanos tengan más herramientas para poder reclamar sus derechos ante el Poder Judicial.

Sin embargo, hizo exhortaciones a aumentar la capacitación a los integrantes de la judicatura en diversas áreas, como por ejemplo, en el acceso y uso de la tecnología, así como ante nuevos cambios en el ordenamiento, y enfatizó en el nuevo Código Civil.

“Que haya una obligación a todos los jueces y juezas de coger los adiestramientos que se están dando en el Código Civil”, sostuvo.

Reflexión final

Al concluir la entrevista, Vizcarrondo tuvo unas palabras de afecto a sus excompañeros en la judicatura, así como un llamado al pueblo.

“Gracias al Dios Todopoderoso por la bendición de poder servirle a este país por tantos años, en tantas posiciones. Eso para mí es una bendición extraordinaria”, dijo al juez.

“A la Rama Judicial: los amo con todo mi corazón y me quito el sombrero ante la calidad de juristas de la Rama Judicial. Al pueblo de Puerto Rico, por favor, sigan confiando en la Rama Judicial, que aunque se nos sigan cayendo otras instituciones, la Rama Judicial sigue incólume en su compromiso de hacer justicia”, dijo un emotivo y casi lloroso Vizcarrondo.

¿Aún no estás suscrito(a) a Microjuris? Hazlo aquí. ¿Necesitas cumplir con tus créditos de Educación Jurídica Continua? Hazlo en nuestra sección de cursos en línea.

A %d blogueros les gusta esto: