NOTICIAS

Mujeres que piden aumento de sueldo tienden a «disgustar», dice profesora de Derecho

Mujeres que piden aumento de sueldo tienden a "disgustar", dice profesora de DerechoUna de las teorías a menudo utilizadas para explicar el por qué las mujeres cobran menos que los hombres, es que estas no piden aumentos de sueldo. No obstante, una profesora de Derecho de la Universidad de California ha sugerido que la disparidad de salario se debe en parte a que “las mujeres que piden aumentos tienden a disgustar”.

Por ello, según la profesora Joan C. Williams, las mujeres tienden a no negociar sus salarios, pues terminan siendo perjudicadas.

“Según los estereotipos, se supone que las mujeres son modestas y desprendidas – y pedir un aumento contradice eso. Cuando los hombres piden aumentos a menudo es visto que estos negocian por sus familias. Las mujeres no son vistas como el sostén de sus familias, aunque lo sean. Así que luce desprendido de parte de un hombre, el que éste negocie un aumento, porque después de todo tiene una familia que sostener, pero las mujeres son vistas como prima donnas con un ego muy grande”, explicó Williams.

Williams, que es autora del libro What Works for Women at Work, explica que estas mujeres culminan siendo víctimas de discrimen por razón de su género y hasta su raza. A los hombres blancos, se les pasa por alto la arrogancia.

Según la firma PayScale, un estudio encontró que las mujeres con maestría tienden a tener problemas con dicho discrimen al pedir aumentos. A través del estudio se hizo una encuesta que reveló que solamente el 48% de las mujeres graduadas con un MBA reciben la cantidad que solicitan, mientras que el 63% de los hombres con la misma preparación reciben la cantidad que solicitan. Además, 21% de las mujeres con MBA no reciben un segundo aumento luego de haber solicitado un primero, mientras que esa situación sólo la enfrentan 10% de los hombres con la misma preparación académica.

Además, abordando el tema de la interseccionalidad, Williams y varios colegas encuestaron a sesenta mujeres científicas de color. Según los resultados de este estudio, estos encontraron que a las mujeres negras se «les permite más libertad de comportarse de forma dominante», en comparación con mujeres de otras razas. Estas, por otra parte, deben probar de forma más ardua frente a sí mismas y sus colegas, que son competentes. Por su parte, las mujeres estadounidenses de origen asiático se enfrentan a una mayor censura por comportarse asertivamente que las mujeres de otras razas. A las mujeres latinas si realizan actos asertivos en los lugares de trabajo, se les describe como “enojadas y emocionales”.

De interés

 

 

A %d blogueros les gusta esto: