Surgen más demandas por críticas en Yelp

Luego de recibir una crítica de una estrella en la página de su negocio en Yelp, un comerciante demandó a su clienta por libelo y difamación, reseñó el periódico Massachussets Live.

George Pelz, el dueño de la joyería Pageo Jewelers presentó una demanda contra una mujer identificada como “Lisa G.”, luego de que en el mes de febrero esta accediera su perfil en Yelp y explicara que compró en la tienda “joyería preciosa pero definitivamente demasiado cara”. La mujer añadió que sería más barato viajar a Italia y comprar una villa y subrayó la falta de ética del negocio.

La alegada clienta también escribió que en un momento en que necesitó dinero, llevó las joyas a la tienda y que el propietario le ofreció poco por ella. El propietario se comunicó con la mujer en su mismo comentario y le respondió que era una “terrorista de Yelp” ya que su aportación fue una total fabricación. El hombre exigió además que Yelp eliminara el comentario y, por ello, radicó la demanda.

“Las expresiones fueron y son completamente falsas y ficticias y difamaron a Pageo y a George Pelz. El señor Pelz sufrió una humillación personal, vergüenza y sufrimiento y desgracia mental como resultado directo de ello”, indica la demanda.

Aunque la demanda no es contra Yelp, en ella se exige que la compañía revele el nombre real de de Lisa G. La compañía se había negado anteriormente a eliminar el comentario, explicando que al revisarlo se determinó que la crítica aparenta reflejar la experiencia personal de la usuario y sus opiniones. Además afirmaron que revelar su nombre viola los derechos de dicha usuaria bajo la Primera Enmienda.

Por otra parte, hace una semana un tribunal de Nueva York determinó que una clienta que criticó a un negocio de pisos de madera debía pagar 1,000 dólares a su dueño por haber utilizado unas palabras determinadas. La clienta contrató una compañía para que remodelara los pisos de su hogar. No obstante, la compañía realizó un trabajo “inaceptable” para la mujer, quien acudió a la red social Yelp para quejarse por el trabajo realizado.

“Este tipo Matt, el dueño, es una estafador. No lo utilicen. Te vas a arrepentir de hacer negocios con esta empresa. Yo voy a ir al tribunal. Él es un fraude. A los clientes que, por favor, tengan cuidado pues va a destruir sus pisos. No es más que un mentiroso que le roba a sus clientes”, señala parte de la crítica.

Fueron las palabras de “estafador” y “fraude” que este utilizó, que motivaron la demanda, pues según la compañía estas señalaban la aparente comisión de un delito. En este caso, el tribunal estuvo de acuerdo con la parte demandante; y por ello determinó que la clienta tuviera que pagar los mil dólares.

La mujer señaló a la publicación The Economist que pensaba apelar la decisión.

A %d blogueros les gusta esto: