NOTICIAS

Nueva ley en Francia prohíbe que se deseche comida en los supermercados

Ley en Francia prohíbe que se deseche comida en los supermercadosEl Senado francés adoptó una nueva ley que le prohibirá a los supermercados que desechen o decomisen comida no vendida a punto de vencerse y les obliga a su vez a donarla a bancos de comida o a entidades caritativas.

De esta forma, los centros sin fines de lucro que la reciban podrán ofrecer comidas libre de costo a aquellas personas indigentes que no tienen los medios para adquirir alimentos. La ley ha tenido una recepción positiva entre los bancos de comida, que ahora deben adquirir más voluntarios, ampliar sus almacenes y establecer más espacios de refrigeración para lidiar con el aumento en donaciones que recibirán por parte de tiendas y compañías de alimentos.

La ley también establece que los supermercados no podrán alterar o dañar la comida deliberadamente para impedir que los indigentes que la obtengan buscando en los zafacones puedan consumirla. Según reportó el diario The Guardian, en los últimos años un mayor número de familias, estudiantes y personas desempleadas en estado de indigencia, buscan comida en los zafacones de los supermercados luego de que estos cierran sus puertas en la noche. Algunas de estas tiendas zambullen o mojan las comidas desechadas con detergente y otros químicos o las desechan en contenedores bajo llave para que no pueda accederse a ellas.

Para poder cumplir con la ley, los dueños de los supermercados cuya medida física sea de 400 metros cuadrados o más, tendrán que firmar un contrato de donación con estos centros de caridad, so pena de enfrentar multas por más de 3,000 euros.

Jacques Bailet, director de la organización Banques Alimentaires, una red francesa de bancos de comida, describió la ley como positiva y muy importante simbólicamente.

“Más importante aún, podremos incrementar la calidad y la diversidad de la comida que tenemos y que distribuiremos porque los supermercados estarán obligados a firmar un acuerdo de donación con entidades caritativas. Sobre el balance nutricional, actualmente tenemos un déficit en carnes y nos faltan frutas y vegetales. Esta ley nos ayudará a obtener más productos”, expresó Bailet.

A pesar de ser los más beneficiados, los bancos de comida y las entidades caritativas también tienen responsabilidades bajo esta ley, estando obligados a recolectar y guardar esta comida en condiciones higiénicas y de distribuirlas con “dignidad”. Esto significa que la comida debe ser provista a un banco de comida o centro, donde se promueva el contacto humano y la conversación en lugar de repartirla en la calle.

 

A %d blogueros les gusta esto: