Estudiantes de Derecho UPR representan a Puerto Rico en competencia internacional

Durante el pasado mes de marzo, una delegación puertorriqueña de estudiantes de Derecho viajó a Washington DC a representar a la isla en la prestigiada competencia internacional Phillip Jessup International Law Moot Court Competition.

La competencia, que celebró en esta ocasión su edición número 57, es la competencia de simulación más grande del mundo y participan en ella más de 550 escuelas de Derecho de alrededor de 80 países. En Jessup los estudiantes se enfrentan a una disputa ficticia entre dos países ante el Tribunal Internacional de Justicia. Cada equipo representa un país, parte del pleito. La competencia busca poder crear conexiones entre diferentes estudiantes y profesional en el mundo. A través de los años se ha creado una red de profesionales que ayudan en la preparación y redacción de política pública, tratados y casos en los diferentes foros internacionales.

La delegación puertorriqueña estuvo compuesta por los estudiantes Anfranz Vázquez Bragan, Francisco Badía Piazza, Janice Crespo Medina y Jean René Santiago Cruz, todos estudiantes de la Escuela de Derecho de la Universidad de Puerto Rico. Estos a su vez fueron dirigidos y entrenados por la profesora adjunta Mayra Artiles Fonseca, quien durante sus años de estudios participó de la competencia.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Según la profesora Artiles, la preparación del equipo es una muy extensa y los estudiantes trabajan desde principios del año académico. La competencia se divide en dos etapas. Durante la primera, los estudiantes deben analizar la controversia que se les presenta y redactar un Escrito Apelativo al Tribunal. Para poder llevar a cabo esta tarea deben estudiar durante semanas conceptos de derecho internacional así como la controversia.

“La preparación requiere que los estudiantes sacrifiquen mucho tiempo de sus vacaciones de navidades en la redacción de los escritos. Luego se preparan para la segunda parte de la competencia que es la argumentación oral. En esta los estudiantes deben prepararse para cada uno argumentar dos de las cuatro preguntas presentadas ante el Tribunal. La argumentación entre el Tribunal es argumentación apelativa, lo cual incluye poder contestar todas las preguntas de los jueces y exponer sus puntos dentro de un período determinado de tiempo”, señaló Artiles.

Este año, los estudiantes de Puerto Rico compitieron contra los equipos de Eötvös Loránd University, de Hungría; Universite de Gevene, de Suiza; Universidad del Rosario, de Colombia; y Herat University, de Afganistán. Allí se enfrentaron a una controversia sobre admisión de evidencia, ciber ataques, vigilancia masiva, debido proceso de ley y detención preventiva en casos de terrorismo.

Según Artiles, los equipos competidores fueron unos de gran calibre y las rondas fuertes. Los jueces a cargo de nombrar los equipos ganadores estuvieron compuestos por los propios abogados que han llevado casos de alto interés ante el Tribunal Internacional de Justicia, ex competidores, ex jueces, profesores de Derecho Internacional reconocidos de cada país, y finalmente jueces del Tribunal de la Haya en la ronda final.

Este año el equipo triunfador fue el de la Universidad de Buenos Aires.

Aunque en todos los países se celebran rondas nacionales, en el caso de Puerto Rico esto no es así, pues la única escuela que prepara estudiantes para la competencia Jessup es la Escuela de Derecho de la Universidad de Puerto Rico. La institución fue además una de las primeras escuelas en Estados Unidos en incorporar el curso derecho internacional público como requisito de graduación.

Además de la competencia formal, los estudiantes participaron de varias actividades entre estas una feria de universidades en la que se presentan los programas de derecho internacional que cada una ofrece, charlas sobre programas y trabajos en la esfera internacional, como también varias actividades de confraternización, tanto para los estudiantes como para los coaches y jueces participantes. Los estudiantes incluso tienen la oportunidad de participar en un “National Ball” donde van vestidos de sus atuendos típicos o representativos de su país.

Artiles Fonseca expresó sentirse sumamente orgullosa por la labor realizada por los estudiantes que entrenó y resaltó el trabajo y sacrificio que realizaron durante meses de cara a la competencia.

“Me llena de mucho orgullo el ver a los estudiantes llevar la bandera y hacer tan excelente labor contra estudiantes de las escuelas de derecho más prestigiosas de sus países. Pude verlos a todos crecer a través de la preparación y en Washington compitiendo. Tuvieron un crecimiento increíble que sé que lo seguirán utilizando. Este año tuvimos un año con equipos fuertes y jueces fuertes de todas partes del mundo. No obstante, nuestros estudiantes mostraron ser estudiantes de gran calibre a nivel internacional. Los propios jueces los felicitaron por su excelente labor. Verdaderamente pusieron el nombre de nuestra Escuela y de Puerto Rico en alto”, expresó.

A %d blogueros les gusta esto: