Anuncios

Reprimenda del Supremo federal al Tribunal de Apelaciones Criminales de Oklahoma

shutterstock_531888319

Descarga el documento: Bosse v. Oklahoma

Hechos
En el caso Booth v. Maryland, 482 U. S. 496 (1987), el Tribunal Supremo de los Estados Unidos determinó que la Octava Enmienda de los Estados Unidos prohíbe que un jurado considere “victim impact evidence” (VIE) para la imposición de la pena de muerte si dichas declaraciones no están relacionadas directamente con las circunstancias del delito. El VIE es una declaración que hace la víctima en la etapa de sentencia. En Booth también se mencionó que se violaba la Octava Enmienda si el jurado consideraba, para imponer la pena capital, las declaraciones de los familiares de la víctima relacionados al delito, el acusado y la sentencia adecuada. No obstante, en Payne v. Tennessee, 501 U. S. 808 (1991), el Supremo federal dictaminó que un jurado sí podía considerar declaraciones orales o escritas de la víctima, si dichas manifestaciones estaban relacionadas a las características personales de la víctima y a los daños emocionales causados a la familia. En Payne no se mencionó nada de las declaraciones de los familiares de la víctima.

Shaun Michael Bosse fue acusado de asesinato en primer grado por haber asesinado a Katrina Griffin y sus dos hijos. El estado de Oklahoma solicitó la pena de muerte. En el juicio y, a solicitud del ministerio público, tres familiares de la víctima le recomendaron al jurado la pena de muerte. El jurado lo encontró culpable e impuso la pena de muerte. Bosse apeló y alegó que el testimonio de los familiares violaba la Octava Enmienda según decidido en Booth.

El Tribunal de Apelaciones Criminales de Oklahoma determinó que lo resuelto por el Tribunal federal en Payne implícitamente revocó lo dispuesto en Booth, relacionado a las declaraciones de los familiares de la víctima relacionados al delito, el acusado y la sentencia adecuada.

Controversia
¿Revocó implícitamente el Supremo federal el caso Booth v. Maryland, 482 U. S. 496 (1987) al decidir Payne v. Tennessee, 501 U. S. 808 (1991), específicamente, en cuanto a si viola la Octava Enmienda el que un jurado considere las declaraciones de los familiares de la víctima relacionados al delito, el acusado y la sentencia adecuada, al momento de imponer la pena capital?

Decisión
Mediante una decisión unánime, el Tribunal Supremo de los Estados Unidos reprendió al Tribunal de Apelaciones Criminales de Oklahoma. El Tribunal Supremo de los Estados Unidos manifestó que los precedentes de dicho Tribunal continúan vinculantes hasta que expresamente sean revocados, no importando cuantas veces se haya levantado dudas en cuanto a la vitalidad del precedente cuestionado.

El Supremo federal envió el caso a los tribunales inferiores de Oklahoma para que determinaran si el veredicto del jurado debía ser revocado.

por Joel Pizá Batiz

Anuncios