Dirigió a los agentes a más evidencia incriminatoria; en juicio intentó infructuosamente suprimirla

Descarga el documento: United States v. González Espinal

El magistrado Bruce J. McGivering recomendó la supresión de tres celulares y una libreta. Sin embargo, no recomendó la supresión de ninguna de las drogas o armas halladas durante el arresto de Emilio J. González Espinal. Según el Tribunal, la confesión y cooperación del acusado fue válida y sin coerción, pero el consentimiento de la madre no fue válido.

Contra González Espinal pesan cargos por posesión de marihuana con intención de distribución, y posesión de un arma para fines de narcotráfico. Éste solicitó la supresión de toda la evidencia en su contra porque alega que se obtuvo ilegalmente.

El 24 de agosto de 2016, a eso de las 5:10 a.m., más de 10 agentes federales irrumpieron en la residencia de González Espinal con una orden de arresto en su contra.

Según los agentes, estos tocaron la puerta, y llamaron a González Espinal por 20 minutos. La madre de González Espinal abrió la puerta al percibir que la abrirían por la fuerza. En la sala de la residencia lo arrestaron. Lo llevaron a su cuarto para que se vistiera y le leyeron las advertencias Miranda. Luego lo llevaron a la patrulla.

Una vez dentro de la patrulla, uno de los agentes alegó que encontraron marihuana, y que como no sabían de quién era, debían arrestar a todas las personas en la residencia.

Ante ese escenario, González Espinal admitió que la marihuana era suya y expresó a los agentes que les mostraría “todo lo demás”. El agente le solicitó permiso a su madre para registrar toda la residencia, y esta firmó una hoja de consentimiento.

Nuevamente dentro de la residencia, los agentes federales encontraron marihuana y un revolver con municiones. El agente salió nuevamente y preguntó a González Espinal si había más contrabando. Este expresó que había cocaína en su cuarto. Allí buscaron dentro de sus gaveteros y encontraron tres celulares y una libreta. Debajo del colchón hallaron una pistola Smith & Wesson.

González Espinal sostiene que el registro incidental al arresto fue ilegal y que el consentimiento para registrar la propiedad también se obtuvo ilegalmente.

El Tribunal federal para el Distrito de Puerto Rico determinó que la primera bolsa de marihuana fue hallada durante un registro legal, por haberse realizado debidamente e incidental al arresto. Además de eso, los agentes alegan que la marihuana fue percibida a simple vista durante la ejecución de la orden de arresto. A pesar de que se halló la marihuana fuera del área de donde ocurrió el arresto, para el Tribunal era razonable que los agentes revisaran otras áreas de la residencia por su seguridad.

En cuanto al consentimiento de González Espinal y su madre, el Tribunal determinó que la del acusado fue válida por su comportamiento y cooperación, y que la expresión de que arrestarían a su familia no es una amenaza impropia (se les podría imputar posesión constructiva de la marihuana).

Por otro lado, el consentimiento de la madre del acusado no fue avalado porque fiscalía no pudo probar que la madre tenía autoridad para consentir al registro. A pesar de que fiscalía intentó probar que todo lo obtenido respondía a un registro incidental a un arresto ilegal, el Tribunal suprimió la libreta y tres celulares de evidencia.

Finalmente, el acusado, González Espinal sostiene que todas sus expresiones realizadas luego del arresto – sobre la marihuana y la cocaína, que llevaron a los agentes a hallar dos armas – deben suprimirse por ser producto de coerción.

El Tribunal, según la prueba desfilada, entendió que no ocurrió coerción alguna, y determinó que sus expresiones, realizadas luego de ser advertido sobre sus derechos, fueron una confesión válida.

El juez Francisco A. Besosa adoptó las recomendaciones del magistrado Bruce J. McGivering y ordenó la supresión según recomendada.

por el Lcdo. Cristian González

A %d blogueros les gusta esto: