Decanos hacen frente común en contra del LSAT como único examen de admisión

Decanos de varias facultades de Derecho cuestionaron una propuesta de regla de acreditación que pondría como requisito que cualquier examen de admisión que no sea el LSAT pase por un proceso de revisión para determinar su validez y poder ser entonces utilizado. Actualmente las escuelas y facultades de Derecho tienen la potestad para hacerlo. Bajo la nueva regla, ello sería determinado por la American Bar Association (ABA) como requisito de acreditación.

La ABA utilizara como requisito para la acreditación el que se utilice algún tipo de examen de admisión. Según los decanos, esa rigidez en el proceso de admisión dificulta la innovación y no contribuye significativamente a guiar a las facultades hacia la admisión de estudiantes capaces de dominar la educación legal y aprobar una reválida de abogados.

Los seis decanos -que incluyen a Erwin Chemerinsky, ahora en la Facultad de Derecho de la Universidad de California en Berkeley; Daniel B. Rodríguez de la Universidad Northwestern; y Blake Morant de la Universidad George Washington- presentaron un escrito en el que sugirieron que la Sección de Educación Legal y Admisiones debe diseñar un proceso para validar exámenes de ingreso que no sean el LSAT. El escrito se presentó durante una vista pública en Chicago.

La versión actual de la regla de acreditación, Estándar 503, provee una guía a las facultades de Derecho mediante pruebas de admisión alternas para demostrar que los exámenes son válidos y confiables. Algunas facultades de Derecho, incluyendo la Universidad de Arizona y la Universidad de Harvard, decidieron recientemente aceptar el Graduate Record Exam (GRE) en lugar del LSAT. Marc L. Miller, decano de la Facultad de Derecho de Arizona, fue uno de los seis que firmaron la propuesta que argumentaba que los requisitos del examen de admisión dificultan la innovación.

El Consejo de la Sección de Educación Jurídica y Admisiones celebró una vista pública el 14 de julio en Chicago para tratar el tema. Los decanos de las facultades de Derecho presentaron su posición sobre el tema.

“Bajo la norma propuesta, a todas las facultades se les prohíbe usar cualquier prueba que no sea el LSAT a menos que y hasta que el Consejo, en algún momento desconocido y usando algún proceso desconocido, decida validar una prueba diferente”, dice una declaración. “Sería extremadamente difícil para las facultades de Derecho innovar en admisiones y pruebas bajo la norma propuesta”.

Los decanos criticaron el uso del LSAT y otros exámenes de entrada como estándares confiables de admisión. El peso que dan a las puntuaciones para obtener una buena posición en el sistema de clasificación de las facultades de Derecho a nivel nacional, inhibe la capacidad de las facultades de admitir a estudiantes con puntuaciones prácticamente indistinguibles (en términos predictivos) de los estudiantes admitidos por temor a dañar su clasificación.

“Hay mejores maneras -que no involucran una prueba estandarizada- para determinar si una facultad de Derecho cree que un solicitante puede tener éxito en la facultad y pasar la reválida”, dice el comunicado. “Es por eso que la mayoría de las facultades de Derecho consideran una serie de factores”.

“Cada vez son más las facultades de Derecho que están experimentando estrechez económica, ya que se ajustan a los cambios en los mercados de admisión y empleo derivados de los cambios estructurales en la profesión, así como de los desafíos continuos a la ley en la sociedad”, lee una declaración entregada por el LSAC

“Es tentador en tiempos de estrechez buscar reducir estándares de calidad, y a menudo estas reducciones en las normas se presentan como argumentos para la innovación y la desregulación”.

Ya la Escuela de Derecho de Harvard y el Colegio de Derecho de la Universidad de Arizona están usando el GRE como alternativa al LSAT. Según una declaración presentada por Harvard, el GRE es tan bueno como el LSAT. De hecho, un estudio estadístico muestra que cuando los puntajes de GRE se consideran conjuntamente con los GPA de pregrado, el GRE es un vaticinador más fuerte que el LSAT.

Educational Testing Services, que administra el GRE, también presentó una declaración al Consejo ante la audiencia. Si el Consejo va a determinar la validez de los exámenes de ingreso a la facultad de Derecho, entonces el LSAT debe estar sujeto al mismo proceso de revisión, dice el comunicado.

A %d blogueros les gusta esto: