Jurado desestima demanda por caída en Horned Dorset Primavera; demandantes insisten que es un error

Descarga el documento: Blomquist v. Horned Dorset

En el juicio por jurado, los demandantes solicitaron un veredicto dirigido a su favor luego de su turno de prueba. La solicitud fue denegada. Al concluir el juicio, el jurado halló que el hotel no incurrió en la culpa o negligencia alegada. Los demandados solicitaron una sentencia como cuestión de ley o en su defecto un nuevo juicio. El tribunal denegó ambas solicitudes.

Los demandantes, Kristin Blomquist y su esposo Kevin Warner viajaron a Puerto Rico a disfrutar de una boda en el hotel Horned Dorset Primavera en Rincón.

Durante la recepción, a los invitados se les ocurrió echar agua con jabón en el piso de la pista de baile con el propósito de resbalar de distintas formas encima de él durante la fiesta. El propio Warner resbaló en varias ocasiones con su gabán puesto y de distintas maneras.

La demandante Blomquist había subido a ponerse el traje de baño y bajó. Cuando pasó por la pista de baile se resbaló y cayó accidentalmente. Los demandantes le echaron la culpa al hotel.

Luego del juicio, el jurado halló que el hotel no fue responsable de la caída de Blomquist.

Los demandantes insisten, sin embargo, en que el hotel fue responsable porque tenían conocimiento de que los invitados de la fiesta crearon una condición peligrosa.

A pesar de la contención, en juicio testificó una empleada del hotel, quien recordó advertir al novio que no recomendaban mojar el piso con agua, y que eso era peligroso. Según la testigo, este no solo hizo caso omiso sino que entró a la cocina, tomó jabón, y lo añadió al suelo mojado.

En su análisis, el tribunal toma en cuenta que esta fue la única intervención con los invitados por algún agente del hotel con respecto a este asunto. Se cuestiona si el hotel actuó prudente y razonablemente bajo esas circunstancias. Para el tribunal, los hechos probados no apuntan fuertemente a que el hotel actuó con negligencia como para concluir que el dictamen del jurado fue irrazonable.

En cuanto a la solicitud de nuevo juicio, además de hacer nuevamente los mismos señalamientos, los demandantes reclaman que hubo un testigo de la defensa que se contradijo en varias ocasiones. Sin embargo, para el tribunal, dicho testimonio apuntaba hacia la posible negligencia comparada de la demandante, y no tenía que ver con la negligencia del hotel.

Los demandantes también alegan que debe decretarse un mistrial por un asunto relacionado a los abogados del hotel y el procedimiento de quiebras del mismo. Pero para el tribunal, ese asunto no afecta este caso en lo absoluto, por lo que no ve razón para revocar el fallo del jurado.

por el Lcdo. Cristian González

 

 

 

A %d blogueros les gusta esto: