Convicto obligado a llegar a su casa a las 6:00 p.m. cuestiona sentencia ante Primer Circuito

Descarga el documento: United States v. Quiñones

Para Jesús M. Quiñones Otero, la sentencia impuesta por el Tribunal federal para el Distrito de Puerto Rico es irrazonable. La sentencia incluye la condición estar en su hogar diariamente antes de las 6:00 p.m., y el uso de un grillete para asegurar dicho cumplimiento. Para el Primer Circuito, la condición de hora de llegada asegura que no esté fuera de su casa en horas en que se sienta inseguro y con necesidad de cargar un arma.

 Jesús M. Quiñones Otero se declaró culpable de posesión ilegal de armas por un delincuente.

Según la opinión, una persona alertó a las autoridades que luego de un altercado en una barra, Quiñones Otero salió a “buscar algo”. Camino a un Burger King donde se encontraba su vehículo, los agentes notaron un arma en su cintura, le dieron el alto, y Quiñones Otero comenzó a correr. Mientras corría, los agentes alegan que tiró el arma. El arma tenía el número de serie mutilado.

Al final lo atraparon.

Durante el interrogatorio, Quiñones Otero expresó a agentes del Negociado de Armas, Tobaco y Armas (ATF por sus siglas en inglés) que había estado en prisión por violar leyes de propiedad intelectual.

Fiscalía federal acusó a Quiñones Otero de ser un delincuente portando ilegalmente un arma. Antes de ir a juicio, se declaró culpable. El Tribunal lo sentenció a 27 meses en prisión, al uso de grillete y le impuso como condición que tenía que estar su casa antes de las 6:00 p.m. y 6:00 a.m.

Quiñones Otero cuestionó la sentencia en su totalidad mediante apelación ante el Tribunal de Apelaciones para el Primer Circuito. Para dicho Tribunal, la sentencia fue razonable.

En cuanto al uso del grillete y la hora de lock-down, el Tribunal determinó que la hora de llegada era una condición razonable, y por ende, justificaba el uso del grillete.

Lo interesante es el análisis del Primer Circuito para hallar que la hora de llegada es razonable. El día del arresto, Quiñones Otero estaba trabajando en una barra. Mientras salía, sostuvo una discusión con unas personas y alegadamente recibió una paliza por parte de un grupo de personas. Según la opinión, Quiñones Otero expresó que era por ello que cargaba un arma, para protección.

Por ello, para el Primer Circuito la condición de hora de llegada asegura que no esté fuera de su casa en horas en que  se sienta inseguro y con necesidad de cargar un arma. Claro, a Quiñones Otero no lo ayudó que el arma que cargaba tenía el número de serie mutilado, lo cual normalmente agrava el delito o constituye un delito adicional.

por el Lcdo. Cristian González

 

A %d blogueros les gusta esto: