Junta de Supervisión Fiscal solicita ayuda al Congreso: “Huracanes María e Irma han cambiado la realidad de Puerto Rico”

La Junta de Supervisión Fiscal envió una carta al Congreso de Estados Unidos solicitando que el organismo otorgue a Puerto Rico un programa de financiamiento de emergencia a bajo costo, el máximo de ayudas posibles a nivel federal, paridad en los fondos de Medicaid, exenciones a los requisitos de pareo de fondos o a los límites de ayuda que se otorgan y asistencia para pequeños y medianos comerciantes y agricultores.

“La Junta de Supervisión Fiscal está profundamente preocupada acerca de la capacidad de Puerto Rico para compartir con el gobierno federal cualquiera de los costes relacionados con la recuperación del desastre de los huracanes Irma y María”, señala la misiva firmada por su presidente José B. Carrión III.

La carta, suscrita además por los otros miembros, expone que el organismo ha cumplido con el mandato del Congreso, aprobando este año un plan fiscal que contempla una reducción del 30% del gasto público. Sin embargo, explica, “los huracanes María e Irma han cambiado fundamentalmente la realidad de Puerto Rico”, en lo que se estima, una pérdida de $45,000 a $95,000 millones.

“Su ayuda inmediata y contundente se necesita urgentemente para minimizar la pérdida de vidas, apoyar esfuerzos de respuesta críticos a la emergencia y proveer las herramientas para respaldar la recuperación de la isla”, también expone.

La Junta solicitó además que se elimine el límite de $33,100 por hogar de ayudas que otorgaría FEMA a personas que perdieron sus residencias o pertenencias y que se autorice al Secretario del Trabajo a que extienda a 24 meses el programa de alivio en el empleo por desastres. De igual forma, solicitó que se exima a Puerto Rico de tener que cumplir con el pareo de fondos que requiere FEMA en proyectos de infraestructura, algo que se hizo para los damnificados del huracán Katrina.

Días antes se informó en los medios que la Junta de Supervisión Fiscal anunció que pospondría la discusión de la reducción de jornada hasta el próximo año fiscal y que por tanto, retiraría la demanda contra el gobierno de Puerto Rico.  Además se informó que varios de los miembros de la Junta estuvieron en Washington, D.C. durante la pasada semana, en reuniones con funcionarios de la administración del Presidente Donald Trump e importantes miembros del Congreso para ayudar a Puerto Rico para hablar sobre los daños causados por el Huracán María.

Según un comunicado emitido por ese organismo, la Junta urgió a la administración del Presidente Trump y al Congreso a agilizar las respuestas a todos los pedidos de asistencia del gobierno de Puerto Rico, aumentar la asistencia financiera, eliminar los topes en programas individuales de ayuda financiera disponibles para la Isla, y eximir al gobierno local de los requisitos de pareo de programas disponibles, incluyendo trabajos de recuperación permanentes. La Junta, también solicitó que empleados federales de varias agencias clave sean destacados a la Junta por los próximos meses para ayudar en los esfuerzos de recuperación de Puerto Rico.

A %d blogueros les gusta esto: