Tribunal federal determina que incrustar (“embed”) una imagen sin autorización viola derechos de autor

Incrustar (o “embed”) una imagen en una página web sucede cuando un codificador agrega intencionalmente un código específico a las instrucciones HTML de una web, lo que incorpora una imagen. Para incrustar una imagen, el codificador o diseñador web agrega un código incrustado a las instrucciones HTML de la página. Este código dirige el navegador al servidor de terceros para recuperar la imagen. Una vez la imagen está incrustada, se crea un hípervínculo (es decir, se crea un enlace de un lugar en un documento de hípertexto a otro en un documento diferente) al sitio web del tercero. El resultado de esto es una página web integrada a la perfección, una combinación de texto e imágenes, aunque las imágenes subyacentes puedan alojarse en diferentes ubicaciones. La mayoría de los sitios de redes sociales -Facebook, Twitter y YouTube- proporcionan un código que los programadores y diseñadores web pueden copiar fácilmente para permitir la inclusión de objetos en sus propias páginas web.

Precisamente en esto consistió la controversia en este caso, en el cual el fotógrafo Justin Goldman tomó una foto del futbolista Tom Brady en una calle de East Hampton (NY), según los hechos que sustentan la demanda. Posteriormente, Goldman publicó esta foto en la red social Snapchat, desde donde la misma se volvió “viral” en cuestión de horas. Luego de esto, varias terceras personas publicaron la foto hasta llegar a Twitter, donde fue publicada por múltiples usuarios. Al momento, el caso se ventila en el Tribunal de Distrito de Nueva York.

Lea la determinación aquí reseñada

Los demandados en este caso son los medios de comunicación en línea y los blogs que publicaron artículos con la foto. Entre estos figuran: Breitbart News Network; Heavy, Inc.; Yahoo; Vox Media; Gannet Company; el Herald Media; Boston Global Media Partners y New England Sports Network. Cada uno de los sitios web de los demandantes presentó de manera destacada la foto incrustando el tweet en artículos que escribieron en el transcurso de las 48 horas subsiguientes, luego de la publicación original de la foto. Los artículos nada tenían que ver con la aparición de Brady en East Hampton, sino con la controversia sobre si Tom Brady ayudaría a que los Boston Celtics reclutaran a jugador de la NBA Kevin Durant.

La juez Katherine B. Forrest determinó que los autores de la Ley de Derechos de Autor tenían el propósito de incluir “todos y cada uno de los métodos a través de los cuales las imágenes son recogidas y transmitidas. También es persuasivo, a esos fines, la advertencia del Registro de Derechos de Autor respecto a la necesidad de inclusion de un “derecho básico de exhibición pública” en las enmiendas de 1976, precisamente porque “los dispositivos de almacenamiento y recuperación de información…”, cuando están unidos por satélites de comunicación u otros medios, eventualmente podrían proporcionar a bibliotecas y personas de todo el mundo acceso a una sola copia o un trabajo mediante la transmisión de imágenes electrónicas.

“Cuando los demandados provocaron que los tweets fueran incrustados en sus páginas, violaron el derecho exclusivo de exhibición del demandante”.

El caso no ha finalizado aún, pues según la jueza, los demandados aún pueden levantar otras defensas tales como el uso justo o “fair use”.

A %d blogueros les gusta esto: