Senador propone aumentar de 8 semanas a 14 y uniformar la licencia por maternidad tanto a nivel público como privado

Aumentar de 8 semanas a 14 y uniformar la licencia por maternidad tanto a nivel público como privado; garantizar cobertura de los planes médicos en el tratamiento psicológico posparto; eximir los productos de uso exclusivo por las mujeres, específicamente los ginecológicos, de higiene personal femenina y de extracción y/o preservación de leche materna, del pago del Impuesto sobre Ventas y Uso (IVU); y restituir la aportación patronal del Gobierno para beneficios de salud y el bono anual para medicamentos de los pensionados del magisterio, del cual el 78% son mujeres, son los objetivos que persiguen los proyectos del Senado 849, 850 y 839, de la autoría del senador Juan Dalmau Ramírez, dirigidos a beneficiar en distintos e importantes ámbitos a la mujer.

El legislador independentista indicó que el paquete de medidas busca hacer justicia a la mujer en áreas sensitivas y de fundamental importancia para estas. En cuanto al PS 849, el senador Dalmau Ramírez subrayó que está dirigido a expandir y uniformar los contornos del derecho de las madres obreras a la licencia por maternidad, tanto en la industria privada como en el servicio público.

“Con este proyecto de ley buscamos entre otras cosas que toda madre obrera en Puerto Rico tenga derecho a -al menos- entre 14 y 18 semanas de licencia por maternidad paga, con protección laboral. La familia, las comunidades, el gobierno y los patronos necesitan reconocer la contribución económica, social, emocional y educativa de la mujer que amamanta, y apoyar, hasta el máximo de sus capacidades, esa aportación de enorme envergadura”, puntualizó el senador.

Otros aspectos nuevos que atiende el PS 849 son: (1) Protege el empleo de la madre, más allá de la licencia de maternidad inicial, si tiene que ausentarse en caso de que el bebé recién nacido resulte hospitalizado. (2) Prohíbe el despido injustificado de la madre obrera lactante, o por razón de una merma de rendimiento en el trabajo a raíz del ejercicio del derecho a lactar, otorgándole el doble del importe de los daños causados. (3) Aumenta el resarcimiento mínimo por despido o discrimen contra las mujeres embarazadas, madres lactantes y adoptantes de $1,000 a $3,000 y (4) Establece un término de 6 meses dentro del cual la madre obrera conserva y puede utilizar las semanas de licencia por maternidad que no haya disfrutado en su descanso inicial.

Dalmau Ramírez anunció la radicación también de una medida que busca establecer un protocolo de atención posparto para identificar los síntomas y/o trastornos de depresión y garantizar la cobertura de los planes médicos en los tratamientos correspondientes, la cual está en trámite de asignársele número en el trámite legislativo.

Reconociendo la gravedad de este trastorno, el legislador puntualizó la importancia de realizar pruebas rutinarias de detección de depresión en los centros de cuidado primarios que garanticen un diagnóstico preciso, un tratamiento eficaz y políticas de seguimiento adecuadas. A su juicio la implementación de protocolos universales y sistemáticos de discernimiento maximiza la probabilidad de que se identifique y trate adecuadamente la depresión posparto.

“A esos efectos, hemos radicado este proyecto de ley para que, de aprobarse, se ordene al Secretario de Salud que implante un protocolo preventivo de detección de síntomas y/o trastorno de depresión posparto. Además, establece que los planes de salud tendrán la obligación de cubrir, sin perjuicio de los deducibles que resulten razonables, el tratamiento o terapia psicológica correspondiente en los casos en que alguna de sus beneficiarias desarrolle síntomas de depresión preparto y/o posparto, o sea identificada como paciente en riesgo de sufrirlo”, concluyó el senador.

Dalmau Ramírez informó, además, sobre la radicación del PS 839 que tiene el fin de restituir la aportación patronal del Gobierno para beneficios de salud y el bono anual para medicamentos a los pensionados del magisterio que fueron excluidos luego del 31 de julio de 2014. “78.8% de la clase magisterial son mujeres. O sea, cuatro de cada cinco educadores son mujeres. Por lo que esta acción del Estado, en un contexto en el que los planes médicos reflejan un alza cuestionable, golpea y condena a los retirados del magisterio, particularmente a nuestras maestras a condiciones paupérrimas en su vejez”, sentenció el senador.

Finalmente, en el caso de los objetivos del PS 850, el líder independentista puntualizó que el mismo busca hacer justicia a la mujer en el ámbito contributivo y económico. “Es inconcebible que las mujeres, encima de que se ven obligadas a pagar por bienes que los hombres no necesitan para mantener su salud, higiene y un nivel de vida adecuado, además tengan que pagar impuestos sobre ellos. Es inaceptable continuar validando lo que, en la práctica, equivale a un impuesto vergonzosamente discriminatorio sobre la feminidad. Por esa razón es menester que la Asamblea Legislativa exima los productos ginecológicos, de higiene personal femenina y de extracción y/o preservación de leche materna del pago del IVU. De esta forma, ayudamos e crear condiciones de igualdad entre hombres y mujeres en la vida económica y social, al evitar la imposición de gravámenes injustos sobre las mujeres”, concluyó Dalmau Ramírez.

A %d blogueros les gusta esto: