Cómo calmar la ansiedad de un cliente ante un juicio o deposición

A todos los abogados les ha pasado, tienen un caso en el que se solicita compensación por daños y el testimonio del demandante es esencial. Usted como abogado, le cita, le prepara y le presenta los diversos escenarios a los que se enfrentará en la deposición. El cliente indica que lo entiende todo, no tiene dudas y que aunque nervioso, se siente preparado. “Yo sólo diré la verdad”, le dice su cliente, pensando que eso será suficiente. No hay dudas de que con mucha probabilidad, le irá bien.

Sin embargo, al momento de la deposición o el testimonio, el panorama es muy distinto. Su cliente se confunde, contesta todo lo contrario a lo que se le pregunta, no espera a que el abogado termine su pregunta para contestar y lo que contesta, le perjudica. Peor aún, ofrece información irrelevante y alude a hechos que nunca discutió con usted.

Frustrado, usted se pregunta qué pudo haber hecho distinto para que a su cliente le hubiese ido mejor. Discutamos algunos aspectos que le pueden ayudar a la hora de preparar a su cliente para una deposición o testimonio en juicio.

La preparación del cliente debe comenzar poniéndole en perspectiva el importante aspecto del estrés y la ansiedad. Para ello, es importante conversar con el cliente sobre sus miedos y aprehensiones sobre lo que le espera, preguntándole sobre sus antecedentes de salud y preguntándole directamente si se siente nervioso por el testimonio que ofrecerá. Preguntar sobre esta información es importante, porque algunos clientes son ansiosos naturalmente, mientras que otros tienen “hielo en las venas” y situaciones incómodas no les provocan el menor estrés. Un cliente naturalmente optimista tendrá una mejor ejecución que aquel que es pesimista y ansioso y está predispuesto a que le irá mal.

Si su cliente es de los ansiosos y estresados, el primer paso será prepararle sustantivamente para lo que le tocará. Esto involucra explicarle de forma general qué es lo que ocurrirá y cuál será el rol del abogado de la otra parte. Explíquele que es normal estar nervioso. En nada se beneficia al cliente, si no se le indica que el evento de una deposición o juicio es de por sí estresante y que es normal que se sienta ansioso. Sin embargo, dígale también que no hay deposición que no pueda superarse con la debida preparación.

Luego de anticipar lo estresante del evento…

…Practique: Piense en el proceso, no en los resultados. Según un artículo de Attorney at Work, cuando una persona se enfoca en el proceso y no en las consecuencias, tiende a ejecutar de mejor manera. En ese sentido, la preparación será importante. Por eso, déjele saber a su cliente que es usted quien debe preocuparse sobre cómo sus contestaciones inciden en el caso. A veces los clientes se obsesionan por contestar de la manera en que entienden que sus abogados quieren.

…Vaya al lugar en que se celebrará la deposición: Importante, si usted es demandante, paute la deposición para su oficina o un lugar en el que pueda llevar a su cliente, previo a la deposición. Si el testimonio se ofrecerá en una vista, vaya con su cliente a la sala donde esta se celebrará. La práctica debe llevarse a cabo en ese lugar. La ansiedad del cliente puede reducir dramáticamente si se siente cómodo o acostumbrado al ambiente donde se llevará a cabo la deposición. Si esto no es posible, muéstrele algún video de una simulación de deposición, para que pueda entender a lo que se expondrá.

Antes de la simulación, lea y discuta la demanda con su cliente, así como cualquier otro documento importante que puedan mostrarle durante la deposición. Anticipe la dinámica de la deposición. Explíquele cómo se le harán las preguntas y ponga énfasis en que debe tomarse tiempo y espacio para contestar. También que es válido no recordar la contestación de algunas y que así mismo debe responder; y que si no sabe alguna contestación, debe ser franco.

Finalmente, recuerde que aun cuando usted prepare cabalmente a su cliente y haga su trabajo de manera “perfecta”, eso no es garantía de que su cliente va a actuar o a ejecutar de forma ideal. Hay muchísimos factores que operan al momento de exponer a una persona “lega” a ese tipo de evento; y la mayoría de esos factores están fuera de su control. Todo lo que usted puede hacer como abogado es prepararle para que este asuma el proceso de manera informada, lo que reducirá el riesgo de que su cliente se trabe durante el proceso.

 

 

A %d blogueros les gusta esto: