Aspiran implementar alianzas entre médicos y abogados para mejorar la salud de la Isla

Como parte de su proyecto de impacto social a través de Global Competitive Leadership (GCL), el estudiante de la Universidad de Puerto Rico, Lcdo. Luis Meléndez Cintrón, iniciará un programa piloto en menos de un año y medio para la implementación de la primera asociación médico-legal (“Medical-Legal Partnership”) en Puerto Rico.

Meléndez Cintrón tiene un grado Juris Doctor Summa Cum Laude de la Escuela de Derecho de la Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico, donde obtuvo un 99.9% en la reválida de Derecho de Puerto Rico. Ha trabajado como abogado en el sector privado, representando a clientes del sector público y de salud. En este momento, Luis está terminando su Maestría en Administración de Servicios de Salud en el Recinto de Ciencias Médicas de la Universidad de Puerto Rico. Su experiencia profesional y académica le ha hecho darse cuenta de que es necesario que haya un cambio en el marco legal de atención médica en Puerto Rico para lograr mejores resultados. Su proyecto de GCL consiste en implementar la primera asociación médico-legal en Puerto Rico.

El joven barranquiteño se insertó en el programa de la Escuela de Negocios de Georgetown que agrupa jóvenes latinoamericanos preseleccionados entre las edades de 24 a 34 años de cara a potenciar tres competencias: impacto social, política publica y empresarismo.

Una vez reciben adiestramientos y recursos, estos deben desarrollar un proyecto y vivir al menos un año en su país para implantarlo.

La iniciativa de Meléndez Cintrón consiste en traer a la Isla los conocidos “Medical-Legal Partnerships” que se basan en crear acuerdos entre organizaciones que brindan servicios legales gratuitos y clínicas de salud.

“En Estados Unidos hay más de 300 organizaciones que lo hacen exitosamente y se ha comprobado que reduce costos y mejora la calidad de vida de los pacientes”, indicó Meléndez Cintrón.

De acuerdo al abogado, se han publicado estudios que demuestran que más del 60% de las enfermedades de las personas están relacionadas a problemas sociales y no a problemas genéticos.

“Además de que el especialista pueda recetarle pastillas para mejorar su salud, este tiene la opción de referirle el caso a un abogado para resolver el problema real, el cual está trayendo las condiciones”, indicó el joven.

La iniciativa surgió luego de validar su hipótesis a base de experiencias que tuvo, entre ellas, la ocasión en que ayudó a un familiar con problemas económicos, y al resolverlos, la persona obtuvo mejorías en su salud y dejó las pastillas para dormir.

Por otro lado, Meléndez Cintrón aspira a unir a los “Federally Qualified Centers” o mejor conocidos como “Centros 330” mediante una alianza con la Asociación de Salud Primaria de Puerto Rico y la Fundación Fondo de Acceso a la Justicia para lograr su cometido.

“El sistema de salud de la Isla es muy deficiente, pues se gasta más del 10% de su producto interno bruto en servicios de salud. Además, tenemos muchas personas con Medicaid y dependemos de fondos federales. Básicamente están subsidiando estos servicios sin constancia de su calidad”, explicó.

El joven argumentó que, si no hubiese pasado el huracán María por la Isla, los puertorriqueños no hubiesen recibido el 100% de Medicaid por dos años debido a que para abril, ya no hubiese dinero para esas personas.

“Lo que hacen los ‘Medical-Legal Partnerships’ es tratar las aseguradoras, el gobierno y la denegación de los servicios. Por ejemplo, enfermedades del corazón y la diabetes se muestran inaccesibles para que el paciente desista de los servicios”, comentó el joven, mencionando que su proyecto contrarresta el poder de las aseguradoras con los servicios de la salud.

Para Meléndez Cintrón lo más difícil será convencer a las clínicas pues no se ha promovido un ambiente de armonía entre ellas y los abogados, por lo que desea mejorar la comunicación, explicarle los beneficios de la unión y dar énfasis en que ninguno invadirá el espacio del otro.

El barranquiteño se siente comprometido pero admitió que siente nervios por la acogida de su proyecto. Aún así, insistió en que se debe atender la raíz del asunto por lo que continuará enfocado en el impacto que tendría su movimiento en la Isla.

Fuente: Puerto Rico Cambia y Global Competitiveness Global Leadership Program

A %d blogueros les gusta esto: