Hombre logra sentencia favorable convenciendo a un juez de que un “hash brown” no es un celular

Un hombre en Connecticut acaba de ganar una batalla legal que duró más de un año y le costó mucho más que la multa de tráfico de $300 que le habían otorgado, al convencer a un tribunal de que un hash brown no era en realidad un celular.

Según la reseña del blog Above the Law, el 11 de abril de 2018, Jason Stiber fue detenido por el policía Shawn Wong Won, quien testificó que vio a Stiber moviendo los labios mientras sostenía un objeto parecido a un teléfono celular en su cara mientras conducía. El abogado de Stiber, John Thygerson, alegó a su vez que los movimientos de los labios eran “consistentes con el masticar” del hash brown que su cliente compró en un McDonald’s inmediatamente antes de que lo detuvieran.

¿Aún no estás suscrito a Microjuris? Házlo aquí¿Necesitas cumplir con tus créditos de Educación Jurídica Continua? Házlo en nuestra sección de cursos en línea.

Stiber no escatimó en cuanto a su caso, pues hasta realizó una solicitud de Ley de Libertad de Información (FOIA) para adquirir registros, que demostraron que Wong Won estaba en la hora 15 de un turno doble de 16 horas, y que quizás su juicio estaba nublado cuando detuvo a Stiber. El juez concluyó que el estado no presentó pruebas suficientes para demostrar que Stiber estaba, de hecho, en su teléfono mientras conducía.

Al final, este resultado requirió dos juicios y más de un año de litigio. Además del costo que pudo haber tenido la representación legal que este contrató. Sin embargo, el hombre indicó a los medios que no se arrepiente. “Por eso lo hice, porque no quisiera que nadie más pasara por esto. Otras personas no tienen los medios para defenderse de la misma manera”, explicó el hombre.

Del proceso quedan algunas preguntas: ¿Tiene la justicia algún precio? ¿Por qué hablar por teléfono y comer son tratados de manera tan diferente por la ley, a pesar de que requieren movimientos corporales similares? Comer -después de todo- puede distraer a una persona mientras conduce casi de la misma forma que cuando atiende una llamada o un mensaje de texto.

A %d blogueros les gusta esto: