¿Puede Bad Bunny negarle a SBS el acceso a su música?

Por el licenciado Alexiomar D. Rodriguez-López

Durante el fin de semana pasado, Benito Martínez Ocasio mejor conocido como Bad Bunny amenazó a la compañía Spanish Broadcasting System (SBS) con sacar su música de sus emisoras salvo que tomen acción contra el programa “La Comay”.

Entre las muchas preguntas que este suceso levantó se encuentra la siguiente: ¿Puede Bad Bunny negarle el acceso a su música a emisoras como SBS?

Introducción a la Industria de la Música

En términos sencillos, la industria de la música gira alrededor de dos elementos protegidos por la legislación de copyright: la composición y el máster.

Cuando hablamos de la composición, nos referimos a la melodía y letra de una canción.

Cuando hablamos del máster, nos referimos a la grabación de sonido oficial de la composición. Por lo tanto, son dos cosas separadas.

El dueño de la composición o el máster tendrá derecho a excluir a otras personas de:

  1. reproducir o hacer copias
  2. desarrollar trabajos derivados
  3. distribuir
  4. ejecutar la obra en público (en inglés, public performance)
  5. presentar la obra en público (en inglés, exhibition)
  6. transmitir el audio en público

En el caso de la composición, a este conjunto de derechos se les conoce como el publishing.

Como regla general, el dueño de una composición es el dueño del publishing.

Sin embargo, es común que un compositor acuerde con una editora o publisher para que se encargue de explotar comercialmente la composición y genere regalías.

Usualmente, en el caso de artistas como Bad Bunny, el máster nace en el estudio de música como resultado del esfuerzo conjunto entre el intérprete o artista y los músicos o el beatmaker que crea la pista.

Cuando hay una disquera de por medio, ella es usualmente la dueña del máster (por vía de la doctrina de trabajo por encargo) y se le paga al artista por las regalías que genere.

¿Dónde entran las emisoras?

Aunque en la actualidad, las emisoras radiales FM no tienen que pagarle a disqueras o artistas para tocar el máster, sí necesitan diligenciar una licencia de ejecución pública para tocar la composición.

Entre las licencias disponibles están las blanket licenses —donde la emisora tiene acceso a múltiples composiciones con el pago de una tarifa fija a entidades como Broadcast Music, Inc. (BMI) o el American Society of Composers, Authors, and Publishers (ASCAP)— y las licencias directas donde la emisora tiene que pedir permiso directamente al dueño del publishing.

Bajo esta segunda modalidad, Bad Bunny —en su capacidad como compositor— o su publisher podría negarle acceso a SBS sobre sus composiciones.

¿Aún no estás suscrito(a) a Microjuris? Hazlo aquí. ¿Necesitas cumplir con tus créditos de Educación Jurídica Continua? Hazlo en nuestra sección de cursos en línea.

  1. […] En una publicación de microjuris, se cuestionó si el cantante podrá cumplir con lo que dijo. Dentro de la industria de la música se consideran dos aspectos: el máster, que se refiere a la grabación de sonido oficial, y la composición que indaga más en la melodía y la letra de la canción. […]

  2. […] En una publicación de microjuris, se cuestionó si el cantante podrá cumplir con lo que dijo. Dentro de la industria de la música se consideran dos aspectos: el máster, que se refiere a la grabación de sonido oficial, y la composición que indaga más en la melodía y la letra de la canción. […]

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: