NOTICIAS

Cambios en demandas por cobro de dinero en tribunales

Cuando el demandado impugna la liquidez y exigibilidad de la deuda

El Tribunal Supremo de Puerto Rico determinó que procede convertir del proceso sumario al ordinario las reclamaciones de cobro de dinero instadas bajo la Regla 60 de Procedimiento Civil si, como parte de las defensas afirmativas formuladas, la parte demandada impugna la liquidez y exigibilidad de la deuda reclamada.

¿Necesitas cumplir con tus créditos de Educación Jurídica Continua? Hazlo en nuestra sección de cursos en línea.

Una deuda es líquida por ser cierta y determinada, y es exigible porque puede demandarse su cumplimiento. Solo se pueden reclamar por vía judicial aquellas deudas que cumplan con esos requisitos.

Según el Supremo, estos elementos también son indispensables para que el pleito por cobro de dinero se pueda tramitar por la vía sumaria. Cuando el derecho de cobro no surge claro, se necesita hacer descubrimiento de prueba, por lo tanto, procede la conversión a ordinario.

Este caso se trata de una demanda sobre cobro de dinero al amparo de la Regla 60. La demandante, una asociación de residentes de un complejo residencial y turístico de Río Grande, alegó que el demandado tenía una deuda con la asociación por concepto de cuotas de mantenimiento vencidas.

Curso en línea relacionado: Regla 60 sobre cobro de dinero: Procedimiento y trámite

El demandado presentó como defensa afirmativa que desde hace varios años la asociación de residentes ha calculado las cuotas de mantenimiento en contravención comuna servidumbre en equidad, que tal proceder ha resultado en la sobrefacturación a todos los titulares y, para efectos de la causa de acción, la deuda no era líquida ni exigible.

El demandado también presentó una reconvención y tramitó un interrogatorio y solicitud de producción de documentos. Los demandantes solicitaron que se convirtiera el pleito al proceso ordinario “para realizar un descubrimiento de prueba más exhaustivo”. El Tribunal de Primera Instancia (TPI) lo aceptó.

El TPI desestimó la reconvención. El Tribunal de Apelaciones (TA) confirmó.

Cuando el pleito regresó al TPI, los demandantes solicitaron que se reconvirtiera el pleito al procedimiento sumario de la Regla 60, ya que el demandado pretendía descubrir prueba relacionada a la reconvención desestimada. El TPI declaró con lugar esta solicitud.

El TPI emitió sentencia en favor de los demandantes. TA confirmó la sentencia. Inconforme, el demandado acude al Supremo.

El Supremo, de voz del juez Erick V. Kolthoff Caraballo, indica que el TPI erró al revertir el litigio al mecanismo sumario de la Regla 60 sin considerar las defensas afirmativas que el demandado formuló y al no permitir el descubrimiento de prueba que solicitó.

Para el Supremo, en este caso el TPI Instancia tuvo ante sí todos los escenarios por los cuales el litigio no debía tramitarse al amparo de la Regla 60.

“Surge con claridad que existía una reclamación sustancial”, expresó el Supremo en su opinión. “[l]a causa de acción no cumplía con los elementos de liquidez y exigibilidad de la deuda para adjudicar la demanda de cobro de dinero”, añadió.

“El expediente revela que el peticionario no negó el hecho de la existencia de la deuda reclamada, solo que, como deudor, éste nunca aceptó como correcta la cuantía que RMCA pretende cobrar. El señor Mayol Bianchi es acreedor del derecho a descubrir prueba conducente a conocer si la cantidad adeudada es cierta y determinada para que RMCA pueda exigir su cumplimiento y, de este modo, se considere vencida”, concluyó el juez Kolthoff.

El Supremo entendió que el tanto el TPI como el TA violentaron el derecho del demandado a defenderse al impedir que descubriera la prueba solicitada.

¿Ya te suscribiste a Microjuris?
A %d blogueros les gusta esto: