NOTICIAS

Posibles retos ante la investigación de los «Facebook Papers»

El licenciado Marcos Soto Méndez conversa sobre la crisis que enfrenta la red social.

Por Valeria Alicea Guzmán

La filtración de miles de documentos que revelan secretos de Facebook pueden ser la razón de posibles cambios y regulaciones en el funcionamiento de la red social.

¿Qué son los “Facebook Papers”?

Los “Facebook Papers” son el resultado de un trabajo colaborativo entre aproximadamente 17 organizaciones periodísticas estadounidenses.

Curso en línea de interés: Abogado en línea: Ética y las redes sociales.

El proyecto surge tras Frances Haugen, una exempleada de Facebook, denunciar que la empresa tiene conciencia de que sus plataformas provocan efectos negativos en la salud mental, fomentan la división social y atentan contra la democracia.

Sin embargo, el licenciado Marcos Soto Méndez, explicó que la controversia de los “Facebook Papers” está principalmente relacionada con la falta de opciones que tiene el cliente para decidir qué consume.

“Tienes un usuario que puede estar muchas horas sentado en Facebook y eso a ellos le es rentable. Entre más tiempo esté el usuario en la pantalla, más dinero van a poder obtener. Ellos se dan cuenta de eso, del contenido que es nocivo, pero ellos no dicen nada ni hacen nada porque el negocio se está haciendo más rentable”, expresó.

¿Quién está a cargo de la controversia de los Facebook Papers?

Según el también contador Soto Méndez, la situación no está regulada y, por tanto, la Subcomisión del Senado de Protección del Consumidor del Congreso de los Estados Unidos está encargada de atender la denuncia.

Ante las posibles regulaciones que pueda enfrentar la red social, Soto Méndez mencionó que uno de los retos que representan los “Facebook Papers” es que involucran “sentimientos y emociones”.

“El debate jurídico comienza por qué se va a regular Facebook o qué se está regulando. Estamos hablando de expresiones, estamos hablando acerca de intenciones de personas, estamos hablando acerca de deseos de las personas. Son cosas muy abstractas que tocan muy internamente lo que es la persona”, manifestó.

El abogado comentó que una de las sanciones que proponen es que la empresa se responsabilice del daño que la red social pueda causarle a una persona. “Es decir, hacerlo responsable para que esa persona pueda tener una causa de acción y pueda acudir al tribunal”, detalló.

“El problema con eso es que, Facebook no es muy pequeña, digamos. Facebook puede tener más ingresos que un país. Tiene mucho poder para cabildear. Si tú le das ese poder al consumidor de poder demandar a Facebook, ¿hasta dónde va a llegar en demandas?”, cuestionó.

Soto Méndez dijo que otra opción es ordenar a la empresa a regular los algoritmos. Pero aseguró que restringir el algoritmo puede ir en contra de la filosofía estadounidense. “Estados Unidos no ha sido muy proactivo en cuanto a las regulaciones de la tecnología. La filosofía es que si le pongo restricciones a la tecnología impido la innovación”, mencionó.

Aunque para algunos medios noticiosos los “Facebook Papers” representan una de las crisis más grandes en los 17 años de historia de la empresa, Soto Méndez resaltó que la investigación puede beneficiar el ámbito legal.

“En algún tiempo en el derecho, en lo que es el descubrimiento de prueba, mucho se pedía sobre Facebook cuando se reclamaban daños emocionales”, comentó. “Hasta cierto modo es positivo que surgiera todo esto porque lo que da a entender es que no estamos hablando de una realidad, Facebook no es una realidad. Es un mundo construido, muy ficticio, gobernado por algoritmos”, indicó.

Una mirada corporativa

Por otro lado, reconoció que, para los accionistas, los “Facebook Papers” no tienen un efecto negativo directo ya que la compañía ha negado las alegaciones.

“Aun con estos revoluces han sido totalmente rentables. […] Es increíble el dinero que hace la empresa y el beneficio que reciben los accionistas”, expresó Soto Méndez.

No le vería ningún problema a menos que la situación siga escalando y se vuelva aún más fuerte. «[…] Si hay una regulación, sí podría conllevar un problema bastante grande en lo que sería la empresa”, puntualizó.

A %d blogueros les gusta esto: