NOTICIAS

Lensa, la creadora de avatares que presenta un reto a los derechos de autor

La socia capital de la firma legal Ferraiuoli LLC, Maristella Collazo-Soto, explicó a Microjuris que es importante que las personas lean los términos y condiciones de la aplicación antes de usarla.

Por Paola Arroyo Guzmán

Lensa, la aplicación que logró viralizarse por la creación de avatares en una versión anime o cómo lucirían si fueran personajes fantásticos, ha levantado cuestionamientos con relación a posibles violaciones de derechos de autor.

La licenciada Maristella Collazo Soto, especializada en propiedad intelectual y comercio electrónico, indicó en entrevista con Microjuris que es importante que las personas se familiaricen bien con los términos y condiciones de la plataforma para que protejan su imagen.

«Aquí hay dos derechos importantes: está el derecho de autor, que tiene que ver con la creación, y el derecho de imagen propia de la persona. La realidad es que ambos derechos son asignables. Yo puedo dar permiso para que se use mi imagen propia y/o sobre cualquier derecho de copyright que tengo. Así que, si la persona acepta los términos de uso, de las plataformas, están aceptando lo que ahí dice. Y si ahí dice que Lensa va a ser dueña del copyright de toda creación que surja, es un contrato que estamos aceptando«, dijo la socia capital de la bufete Ferraiuoli LLC.

Collazo Soto, además, recomendó que aquellas personas que interesen descargar este tipo de aplicaciones se familiaricen primero con los términos y condiciones.

También señaló que existe un problema aún más grande, y es cuando una persona sube a este tipo de plataformas.  «Si ellos están utilizando imágenes de artistas terceros, puede representar serios problemas. Si Lensa está usando las imágenes de terceros sin autorización, ahí sí pueden estar haciendo un uso indebido de copyright», agregó.

De acuerdo a la descripción de la empresa, la aplicación de edición fotográfica ayudada por IA usa algoritmos de inteligencia artificial para procesar fotos y poder aplicar filtros.

Expertos en el tema, de igual forma, han señalado que la aplicación fomenta el plagio debido a que genera imágenes utilizando otras imágenes que están en su base de datos.

¿Cómo funciona Lensa?

La aplicación usa fotos con derechos de autor de otros artistas que suben su contenido a plataformas como DeviantArt, Pinterest y ArtStation.

Lo que resulta polémico es que, al descargar la aplicación, el usuario accede a que Lensa use las imágenes para seguir alimentando su inteligencia artificial, pero adicionalmente se convierten en los dueños de las fotografías.

Incluso, una lectura a sus condiciones de uso, establece que el desarrollador de la app, Prisma Labs, Inc., comparte con otras empresas u organizaciones datos como la información personal y las interacciones de la app.

Consejos

  1. Leer, leer y leer te puede ayudar a evitar muchos sinsabores.
  2. No descargar la plataforma si no está de acuerdo con los términos y condiciones.
  3. Evitar subir archivos personales a estas plataformas.
  4. Contratar asesoría legal experta en temas sobre los derechos de autor.

Cada vez más común

Collazo Soto a preguntas de Microjuris indicó que cada vez es más común que estas plataformas incluyan un lenguaje dirigido a obtener los derechos de autor de las imágenes de sus usuarios, evitando así reclamaciones de cualquier tipo.

Letras pequeñas

Al darle un vistazo a los términos y condiciones de la aplicación, casi mas de siete mil palabras, se establece, claramente, que aunque el usuario mantendrá todos los derechos sobre el contenido que genere, al usar la aplicacion se le da permiso a “usar, reproducir, modificar, adaptar, traducir, crear trabajos derivados y transferir”.

Si el usuario desea que la aplicación no tenga más acceso a sus datos, puede escribir un correo a contact@lensa-ai.com.

Recuperar mis derechos de autor

La licenciada, de igual forma, destacó que si el usuario desea recuperar sus derechos de autor, tendrá que enfrentar un proceso judicial, en el cual deberá demostrar que hay una «similitud sustancial en el trabajo», y, posiblemente, se requerirá la participación de expertos en el tema.