DRNA aclara preocupación sobre siembra de alevines de lobinas en los embalses

DRNA aclara preocupación sobre siembra de alevines de lobinas en los embalsesRecientemente uno de los periódicos de mayor circulación en la Isla publicó una nota en la que un ciudadano del pueblo de Moca cuestiona el exitoso traslado de lobinas entre el Embalse Cerrillos y el Embalse Guajataca como medida de conservación y propagación de especies de peces y crustáceos nativos en nuestros ríos, por parte del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA), señaló Daniel J. Galán Kercadó, Secretario.

“El DRNA trabaja con las especies nativas de los ríos desde hace mucho tiempo y las actividades han aumentado considerablemente durante los pasados seis (6) años gracias a esfuerzos como éste”, explicó.

En primera instancia, nuestros peces y camarones nativos requieren que haya conectividad entre el río y el mar para poder completar sus ciclos de vida. Esta interdependencia le añade retos a los esfuerzos dirigidos a la conservación de estos grupos; especialmente en Puerto Rico, donde muchos de nuestros ríos han sido canalizados y/o convertidos en represas para el control de inundaciones.

A mediados del 2006, el DRNA comenzó un esfuerzo de conservación documentando la diversidad y condición de nuestros peces y crustáceos nativos, incluyendo sus hábitats. Los especialistas encontraron que a pesar de que la calidad del ecosistema ha disminuido, todavía muchos de nuestros ríos, incluyendo los que atraviesan terrenos urbanizados, como el Río Piedras, albergan una riqueza alta de especies acuáticas. Esta investigación es parte de un productivo acuerdo colaborativo entre el DRNA y la Universidad de Carolina del Norte.

Además de estudiar el estado de estas especies, la iniciativa también incluye inventarios de los obstáculos y barreras (ejemplo represas) que limitan las migraciones de estos peces. Se han documentado un total de 335 de ellas, lo que definitivamente representa una amenaza a nuestras especies.

“De hecho, se puede generalizar que las especies nativas de peces se encuentran en las partes más cercanas al mar de los ríos, y que en las partes más cercanas a las montañas dominan los peces exóticos, ya que éstos no necesitan moverse corriente abajo para reproducirse”, añadió el Dr. Miguel A. García Bermúdez, Director del Negociado de Pesca y Vida Silvestre.

Al presente, en el DRNA se está desarrollando un plan para eliminar las barreras que no sean funcionales para aumentar la disponibilidad de hábitat para estas especies.

Por otro lado, el DRNA investiga el potencial de producción en el Vivero de Peces de Maricao de la guabina (Gobiomorus dormitor). Esta estrategia presenta retos técnicos relacionados al imitar en condiciones de cautiverio el ciclo natural de vida de este pez de importancia recreativa. Igualmente, se investigan los movimientos de las guabinas y dajaos (Agonostomus montícola) en los ríos, mediante el uso de transmisores de radio y redes de receptores que registran el paso de los peces, y el análisis de micro-química de sus otolitos (huesos del oído interno) lo cual indica el tiempo que los peces viven en agua salada vs. agua dulce. El cetí u olivo (Sicydium plumieri) también es objeto de investigaciones específicas adicionales en la Agencia y representa una especie importante por el aspecto comercial popular relacionado al consumo de sus etapas larvales en pastelillos o empanadas.

Finalmente, en el aspecto de la reglamentación, el Nuevo Reglamento de Pesca Núm. 7949, establece protección adicional a nuestros peces nativos mediante cuotas de captura y restricciones en las artes de pesca permitidas para la pesca en los ríos, con el fin de conservar las especies nativas.

A %d blogueros les gusta esto: