NOTICIAS

¿Cómo me preparo para una deposición?

¿Una deposición? ¿Cómo me preparo?Situación hipotética:

Usted acaba de recibir un emplazamiento de demanda. Un cliente de su tienda sufrió una caída en la que se fracturó la mandíbula. El cliente entiende que su caída se debió a su negligencia y solicita que pague sus gastos médicos y otras cuantías. Le han citado para una deposición.

Pero, ¿qué es una deposición?

Nuestro sistema jurídico, prevalentemente adversativo, provoca que los defensores involucrados se preparen de forma ardua para enfrentar los juicios. En el proceso de preparación de un caso, las partes se preparan de la mejor manera averiguando todo lo que sabe o piensa la parte contraria. A este proceso se le llama “descubrimiento de prueba”. La deposición es parte importante de un descubrimiento de prueba.

Una deposición es un tipo de interrogatorio, una sesión de preguntas y respuestas, tal cual sucede en los juicios pero sin la presencia del juez. Usualmente, las deposiciones suceden en las oficinas de alguno de los abogados involucrados. En una deposición, el testigo es puesto bajo juramento y los representantes de la parte contraria le hacen una serie de preguntas. Estas preguntas y sus respuestas son registradas por un(a) taquígrafo(a).

Las respuestas que da la persona que es interrogada son parte de su testimonio. Es por ello que la persona debe tener mucho cuidado sobre las respuestas que da pues estas pueden ser utilizadas en el juicio.

Si usted se enfrentara a una deposición, debe recordar las siguientes reglas:

  1. Hable con su abogado anterior a la deposición. Pídale que le eduque y le instruya sobre el proceso.
  2. Explíquele a su abogado la información que posee sobre el caso de manera que este pueda guiarle durante el proceso.
  3. Si usted no recuerda nada sobre lo que le están preguntando, dígalo. Antes de la deposición trate de recordar todo lo que puede sobre el asunto, pero si no recuerda no se invente los datos. Explique que no recuerda. Si tiene algún documento que le ayude a guiarse, repáselo.
  4. Conteste lo que le preguntan. No narre. Escuche las preguntas y conteste específicamente lo que le dicen. Si puede contestar con un sí o no, hágalo. Mientras más narrativo se es, más herramientas le provee a la parte contraria.
  5. Escuche. Si usted no entiende la pregunta, pídale que se la repitan o se la refraseen. Tenga cuidado con las preguntas largas y compuestas, esto puede confundirle. Si la pregunta no es entendible o es muy larga, pídale que se la reformulen de forma sencilla.
  6. No especule. No se invente datos ni pretenda contestar lo que no sabe.
  7. No conteste preguntas si se siente cansado. Recuerde que la fatiga mental puede atacarle durante estos procesos que usualmente duran muchas horas. Esto puede afectarle: recuerde que si contesta las preguntas de forma errónea, puede perjudicarle en el juicio. Usted puede solicitar un receso para comer o para tomar aire antes de proseguir con la deposición.
  8. No tenga miedo de interrumpir para consultar con su abogado. Se supone que durante la deposición, su abogado lo acompañe. No es incorrecto que usted detenga el proceso y pida hablar con su abogado si entiende que hay algo que anda mal o si tiene alguna duda que quisiera consultar.
  9. Vaya preparado mentalmente de que el proceso durará horas. No llegue a la deposición con deseos de irse. Sus animos también están bajo escrutinio de la parte contraria. Si a usted se le nota con deseos de irse rápido, la deposición puede alargarse para cansarle y obtener respuestas beneficiosas para la otra parte.
  10. No conteste preguntas que vayan dirigidas a saber los datos que utilizará para defenderse en juicio. Recuerde que quien proveerá la teoría de su caso en corte es su abogado, quien es su representante y vocero.

Todas estas reglas son importantes, pero la mayor de todas es que usted debe decir siempre la verdad. Esto no quiere decir que usted le ofrecerá a la parte contraria todos los datos que le beneficien. Por eso escuchar lo que le preguntan y contestar de forma precisa es importante. Si la parte contraria no hace las preguntas adecuadas, no obtendrá la información que le beneficiará.

¿Qué tipo de preguntas le harán?

Las preguntas más comunes, no relacionadas a su caso específico podrían ser:

  • Preguntas sobre su trasfondo (dónde nació, dónde vive, con quién está casado, en qué trabaja)
  • Preguntas personales (si usted ha sido convicto de un delito, si lo han despedido de algún trabajo, etc.)
  • Declaraciones anteriores (sobre declaraciones que haya hecho sobre el asunto en cuestión)
  • Sobre los hechos en cuestión (lo que usted vio, lo que sabe sobre el asunto)
A %d blogueros les gusta esto: