Revisitan caso contra Casey Anthony de mano del investigador forense Gerardo Bloise

Foto: Asociación de Estudiantes de Derecho Penal (Facebook)

Foto: Asociación de Estudiantes de Derecho Penal (Facebook)

La Asociación de Estudiantes de Derecho Penal de la Escuela de Derecho de la Universidad de Puerto Rico cerró con broche de oro su tradicional jornada anual con la visita del Investigador de Escenas de Crímenes del Condado de Orange, Gerardo Bloise.

Bloise, quien comenzó su trabajo en la Policía de Puerto Rico y fue entrenado por el FBI, compartió sus experiencias durante la investigación del sonado caso del asesinato de la infante Caylee Anthony, en el estado de Florida. La investigación forense que realizara Bloise tuvo un papel primordial en el caso en el que se acusó a la madre de la niña, Casey Anthony, del asesinato de la menor que fue reportada desaparecida por su abuela materna el 15 de julio de 2008.

Durante esa llamada, Cindy Anthony, quien dijo no haber visto a su nieta por 31 días, explicó que el carro de Casey olía como si un cuerpo hubiera estado dentro de él.

Específicamente, Bloise fue el investigador primario del auto de la mujer de 25 años, que fue parte primordial en el caso en su contra. Este lo analizó mediante una moderna técnica, nunca antes utilizada, en la cual se encapsuló el aire dentro del baúl de vehículo que luego fue analizado por un laboratorio. El laboratorio determinó que, en efecto, en el baúl habían los compuestos químicos relacionados con un cuerpo en estado de descomposición. El investigador encontró además cabellos que contenían el ADN mitocondrial de la madre y que resultaron ser pertenecientes a la infante fallecida. También se encontró residuos del químico cloroformo.

Luego del caso de Casey Anthony, la tecnología utilizada por Bloise, fue estudiada en otros países como un nuevo método científico-forense para el esclarecimiento de crímenes sin resolver.

En lo que respecta el asesinato de Caylee Anthony, la madre fue absuelta del crimen, aunque Bloise entiende que el jurado no tomó la determinación correcta. Según el investigador, los juzgadores no entendieron la “magnitud de la evidencia científica que se presentó en el juicio, en ese momento”.

Bloise expresó además que cree fervientemente en que la madre no tuvo la intención de asesinar a la niña, pero sí utilizó el cloroformo para dormirla, lo que resultó en una muerte accidental.

En la conferencia magistral también estuvo presente en presidente de la Asociación de Ciencias Forenses de Puerto Rico, quien resaltó la importancia de expandir el conocimiento de la población en general de las ciencias forenses, de manera que se contribuya al esclarecimiento de una mayor cantidad de casos.

A %d blogueros les gusta esto: