Q & A: Hon. Gustavo A. Gelpí, presidente saliente del Federal Bar Association

Gustavo Gelpí

Hon. Gustavo A. Gelpí

Microjuris.com tuvo la oportunidad de visitar nuevamente al juez del Tribunal del Distrito Federal de Puerto Rico, Hon. Gustavo A. Gelpí —ahora presidente saliente de la Federal Bar Association (FBA) a nivel nacional— para conversar acerca de su labor como presidente del FBA, sus logros y retos del último año en medio del cierre del gobierno federal, la colegiación voluntaria vis a vis la obligatoria y muchos otros temas de interés.

¿Cómo mide el éxito de su presidencia del FBA este último año?

A un año más tarde que nos entrevistamos, luego de yo haber comenzado mi presidencia, fue un año de muchos logros, muchos éxitos a nivel nacional. El FBA creció entre 500 y 1000 miembros, entre ellos jueces, estudiantes, abogados y todavía el año fiscal no se ha acabado. Es interesante porque es una asociación voluntaria y son miembros de toda la nación que se dedican esencialmente a la práctica federal. Se añadieron secciones nuevas al FBA como la de almirantazgo, que ya creo que tiene entre 300 y 400 miembros. También hemos abierto capítulos nuevos: dos (2) en Illinois, uno (1) en Montana, uno (1) en Maine y otro en New Hampshire. Para mí es un orgullo que abrimos en Maine y New Hampshire porque ahora el Primer Circuito, que es la jurisdicción federal que nos cobija, tiene capítulos en todas las jurisdicciones. Mi último acto oficial, aunque yo sigo hasta el 30 de septiembre, pero ya básicamente soy —como dicen en el norte— un “lame duck president” (se ríe). Mi último acto oficial fue ir a Portland, Maine donde inauguramos el capítulo e hicimos una conferencia sobre los cincuenta años del Civil Rights Act. Estaban todos los jueces federales de allí, el juez de apelación del Primer Circuito, Hon. Kermit Lipez, los magistrados y muchísimos abogados. Me siento muy orgulloso que hemos podido hacer esto. También a nivel nacional tuvimos conferencias excelentes. Todos los años hay una conferencia de Derecho Indígena en Nuevo México; el año que viene va a ser en Arizona. Este año tuvimos la primera conferencia nacional de Mujeres y el Derecho. Participaron más de 120 personas, nuestra Juez Presidenta del Tribunal Federal para el Distrito de Puerto Rico, Hon. Aida Delgado-Colón, participó, que siempre es un orgullo. Había una mujer que es la Judge Advocate (Hon. Flora D. Darpino), la jueza que ha llegado más alto a nivel militar. Me alegro mucho porque es una conferencia que no existía en toda la nación– sólo había conferencias regionales, paneles de mujeres y el derecho. Aparte de eso, creo que le dimos muy buen nombre al FBA. Fue la primera convención (la del año pasado) donde un Gobernador de cualquier estado, cualquier jurisdicción, estuvo presente. El gobernador Alejandro García Padilla nos honró con su presencia, el Comisionado Residente Pedro Pierluisi también venía a otra de las funciones pero por el cierre del gobierno federal no pudo venir. Creo que ha sido un año de muchos, muchos logros. Siempre que voy de viaje —he estado en muchísimas jurisdicciones, mucho capítulos— me preguntaban cómo está Puerto Rico, me invitaban siempre a dar la conferencia del desarrollo de los territorios, todo el mundo se maravillaba, le gustaba mucho la historia, la parte histórica, y hacían muchísimas preguntas. Además de eso me siento súper orgulloso porque representé a todos mis colegas jueces federales, siendo el primer presidente juez del Federal Bar. De aquí a tres años el presidente será el juez Michael Newman del distrito sur de Ohio, quien ahora es tesorero. Hemos sentado las bases para que otros jueces federales sigan participando porque es una asociación que tiene tanto jueces como abogados como miembros.

¿Qué obstáculos tuvo durante su presidencia? ¿Cuáles fueron los retos?

Uno de los retos más grandes fue el “sequestration”, o el cierre del gobierno federal. Los tribunales permanecieron, en su mayoría, con sus funciones llevándose a cabo. Aquí tuvimos ese problema también pero todos los tribunales se mantuvieron abiertos. El FBA lo que hizo más fue cabildear en el Congreso, apoyar a través de los medios y en la presa. Yo creo que el FBA sembró su semilla en que el Congreso decidiera no cerrar los tribunales. Es más, este año fiscal los tribunales acabaron con un poquito más de presupuesto. Y la cosa que es irónica es que es una rama de gobierno y no coge ni el 1% del presupuesto del gobierno federal. Al final, con la situación económica en Puerto Rico, uno dice “con menos dinero se hacen más cosas”… así que eso fue uno de los retos más grandes. También una de mis metas de este año es que se celebrara la ley de derechos civiles (“Civil Rights Act”) y la ley de justicia criminal (“Criminal Justice Act”), que es la ley que provee abogados a nivel federal para toda persona acusada. Aquí en Puerto Rico lo vemos, yo creo que el 95% de los acusados o más tienen abogados nombrados por el tribunal y ahí vienen los fondos. Esas leyes eran los proyectos grandes del presidente Kennedy. Él murió y los firmó el presidente Johnson. Lo más bonito que creo que hicimos este año fue que fuimos a través de la nación, yo y otros líderes del FBA a hablar y preparar conferencias de la importancia del Civil Rights Act, del Criminal Justice Act. Se hizo en Hawai’i, Alaska, Chicago, Nueva Orleans, Boston, New Hampshire, South Carolina, etc. El año que viene también sentamos las bases, son los cincuenta años del Voting Rights Act. Obviamente ya yo no seré presidente pero el presidente entrante ya tiene en su agenda comenzar a promover esta celebración.

 

 

Colegiación voluntaria vis a vis colegiación obligatoria, ¿qué ve como la fuerza de un voluntariado profesional como el del FBA?

Me estabas preguntando sobre la colegiación voluntaria y me traes como ejemplo la situación del Colegio de Abogados. No quiero tocar ese tema específico porque obviamente eso está sub judice en el foro hermano del Tribunal Supremo. Ahí es donde se tiene que decidir eso en su día pero yo soy uno que —sin entrar en los méritos de ese asunto porque es un issue puramente legal— creo que en el FBA la colegiación voluntaria es una bendición. Tenemos miembros que quieren estar allí y todos participan de una manera u otra voluntariamente. Yo, por ejemplo, llevo como miembro del Federal Bar Association 22 o 23 años, desde que me gradué de leyes, pónganse a contar… (ríe) y siempre trabajé a nivel de todo el capítulo de Puerto Rico voluntariamente. Trabajé a nivel nacional todos estos años, siempre haciendo seminarios, tratando de educar a los abogados, también al público porque hay muchos seminarios que se dan que también son para educar al público. Y yo sé que el Colegio de Abogados hace muchas de esas funciones también; eso es ahora un issue de ley de Puerto Rico que el Tribunal Supremo decidirá en su día si va a ser voluntario o no. Aún si el Tribunal Supremo decidiera que el Colegio de Abogados es voluntario, si está la fuerza se hacen los programas, se hace la labor social, siempre va a hacer membresía, yo lo he visto porque también en el FBA damos unos servicios buenos, de calidad, tratamos de bajar los costos, y siempre que se emule eso yo creo que el Colegio de Abogados o cualquier otra asociación va a a echar hacia adelante.

¿Cómo ve su rol en el FBA post presidencia? What’s next?

Como la pregunta es what’s next para mí pues obviamente yo trabajo aquí en el Tribunal Federal y tenemos mucho trabajo que realizar. Este año el calendario lo pude mantener al día, que creo que fue un reto porque no sólo tenía la presidencia del FBA sino que el Juez Presidente de EEUU nombró un comité de la conferencia judicial, así que también teníamos trabajo allí. Cuando llueve diluvia así que también me invitaron en marzo a sentarme en la corte de apelaciones. Fui designado y estuve en unos paneles… y pues tuve que hacer trabajo apelativo también. Sí voy a seguir participando en actividades del Federal Bar, aunque no en la administración día a día que eso es lo que más tiempo toma. Lo que sí voy a estar haciendo cada vez que me necesiten es ser un punto de contacto, un liason entre los capítulos, los abogados y los jueces, como a veces uno quiere invitar a un abogado a una actividad pues tiene que escribir una carta, buscar a alguien que lo conoce, ir por todos los canales. También vamos a restablecer la división judicial del FBA, que estaba bastante moribunda, y que voy a presidir pero tampoco eso me va a requerir que esté viajando ni saliendo de Puerto Rico sino básicamente es estar haciendo contactos con todos los jueces a nivel nacional y cada vez que los abogados y los jueces tengan cualquier problema en común que tengan el apoyo de esa sección. Y aquí, siempre con el capítulo de Puerto Rico, que seguiré apoyando. El licenciado Andrés López está también por terminar (su presidencia) y lo sustituye el licenciado Roberto Cámara. Otra cosa que para mí es un orgullo es que terminé mi presidencia, estuve en la junta nacional del FBA por seis años y quería dejar a alguien de Puerto Rico que estuviera en esa junta: este año la licenciada Katherine González Valentín fue electa a la junta de directores. Seguiré aquí trabajando, tratando de resolver de la manera más ecuánime y más justa bajo las leyes y la Constitución y dedicaré más tiempo a mi familia y descansar un poco también (se ríe).

El Hon. Gustavo A. Gelpí ha sido miembro del FBA desde 1992. Fue presidente del Capítulo de Puerto Rico en 2000, luego se desempeñó como vicepresidente del Primer Circuito durante dos períodos, de 2002-2006. Sirvió en la Junta Directiva Nacional desde 2006 hasta 2009. El año pasado se desempeñó como Tesorero Nacional del FBA. A lo largo de los años, el juez Gelpí ha sido miembro de varios comités y grupos de trabajo del FBA, y se desempeñó como presidente del Comité de Auditoría durante 2008 y 2009. También ha sido un colaborador frecuente de The Lawyer Federal y se ha desempeñado como conferencista y panelista en numerosos eventos del FBA. En su capítulo, jugó un papel decisivo en el establecimiento de los capítulos estudiantiles del FBA en las tres facultades/escuelas de derecho en Puerto Rico acreditadas por la American Bar Association (ABA), que en la actualidad se encuentran entre los más activos de todos los capítulos. En el 2002, el juez Gelpí fue “Fellow” de la Fundación del FBA. El juez Gelpí tuvo la presidencia nacional del Federal Bar Association de 2013-2014.

Egresado de Brandeis University y de Suffolk University Law School, el juez Gelpí trabajó para el juez de la Corte de Distrito Federal de Puerto Rico, Juan M. Pérez Giménez, y luego como defensor público federal (AFPD, por sus siglas en inglés), como Procurador General de Puerto Rico y en la práctica privada antes de ser nombrado juez federal en 2001. En 2006, se convirtió en juez de la Corte de Distrito Federal de Puerto Rico, tras la confirmación por el Senado de EEUU.

A %d blogueros les gusta esto: