Policías no pueden ser acusados por delito de posesión ilegal de arma de fuego, dice el Supremo

Policías no pueden ser acusados por delito de posesión ilegal de arma de fuego, dice el SupremoDescarga el documento: El Pueblo v. Negrón Nazario

El 3 de septiembre de 2010, el Sr. Elvin Negrón Nazario, que era agente de la Policía de Puerto Rico, se encontraba libre de sus funciones y estaba compartiendo en un “sports bar” en San Germán. En medio de una pelea en la cual recibió un golpe, sacó su arma de reglamento y disparó contra el vehículo de su agresor, el Sr. Juan José Rosado Capeles. Este último recibió tres impactos de bala. Negrón Nazario fue acusado por: (1) tentativa de asesinato; (2) portación y uso de armas de fuego sin licencia; y (3) disparar o apuntar arma. Celebrada la vista preliminar, la defensa solicitó la desestimación de la acusación por el Art. 5.04 de la Ley de Armas. Dicho artículo dispone que es delito poseer un arma de fuego sin haber obtenido previamente licencia expedida por el Tribunal de Primera Instancia de Puerto Rico ni por la Policía de Puerto Rico. La defensa alegó que conforme a la Ley 53 de la Policía de Puerto Rico, los policías poseen autorización para portar su arma de fuego en todo momento. El Tribunal de Instancia desestimó dicha acusación. Inconforme el Estado, acudió al Tribunal de Apelaciones.

El Tribunal de Apelaciones dictaminó que el permiso de portación no es irrestricto y que el Sr. Negrón Nazario puede ser acusado por el Artículo 5.04 de la aludida ley si utilizó el arma de reglamento para un delito grave. Inconformes, el Sr. Negrón Nazario acudió al Tribunal Supremo. El Tribunal expidió el recurso en reconsideración el 26 de abril de 2013.

La controversia del presente caso es la siguiente: ¿puede un policía ser acusado por el delito de portación ilegal cuando presuntamente utiliza su arma de reglamento en la comisión de un delito o su tentativa?

El Hon. Edgardo Rivera García emitió la opinión del Tribunal el 9 de octubre de 2014. Esbozó que procedía la desestimación conforme la Regla 64(p) de Procedimiento Criminal por el Estado no proveer evidencia de todos los elementos del delito. De lo contrario, se estaría violando el principio de legalidad e interpretando por analogía una ley penal. Explicó que el delito de portación ilegal se produce bajo tres modalidades: (1) cuando una persona porta un arma de fuego sin un permiso de portación; (2) cuando transporta un arma o parte de esta sin licencia; y (3) cuando se porta o transporta no conforme las disposiciones de la ley. En otras palabras, dicho delito conlleva como elemento esencial una carencia de autorización. La Ley de la Policía de Puerto Rico autoriza a los miembros de la Policía a portar su arma de reglamento en todo momento, aún cuando estén fuera de servicio.

Enfatizó que tal autorización para portar su arma de reglamento, no equivale a una autorización para utilizarla en violación a la ley. Si en su día se demuestra que, en efecto, el señor Negrón Nazario utilizó su arma de reglamento para disparar contra el Sr. Rosado Capeles, este enfrentará las penas de tentativa de asesinato y por infracción al Art. 5.15 de la Ley de Armas.

Reseña por Joel Pizá Batiz

A %d blogueros les gusta esto: