20 aspectos a considerar antes de contratar un abogado

La compañía de “pareo” abogado-cliente Legal Match publicó una lista de aquella información que cualquier persona debe saber antes de buscar representación legal de un abogado.

En algunas ocasiones, según Ken LaMance, redactor de la lista, no es necesario contratar a un abogado y esto debe determinarse según la controversia o asunto. Algunos asuntos legales no requieren del peritaje o la presencia de un representante legal.  A continuación presentamos un resumen de esta lista.

Lee la versión original:  “20 Essential Legal Tips to Know Before You Hire a Lawyer (PDF)

20 aspectos a considerar antes de contratar un abogado

¿Necesito un abogado?

1. Defina su problema de forma cuidadosa antes de considerar contratar un abogado: un abogado puede ayudarle a comprender las complejas reglas asociadas con un negocio que esté desarrollando. Por otra parte, si se le está acusando de un delito o se le ha demandado por daños, usted seguramente necesita un abogado.

2. Pregúntese tanto usted mismo como a otras personas si es posible y prudente que pueda resolver ese problema por sí solo o representarse a sí mismo: en algunos casos usted podrá resolver su problema sin la intervención de un abogado. Por ejemplo, si una compañía le ha afectado de alguna forma, revise si tienen una división de servicio al cliente. Si tiene una queja contra una industria altamente regulada, existen agencias gubernamentales que pueden ayudarle.

3. Determine la inmediatez de su situación. Evite dilatar el momento de buscar ayuda legal. El esperar puede poner en riesgo sus derechos a buscar un remedio. Si está acusado de un delito, no espere ni un solo día.

4. Encuentre un abogado que se ajuste a sus necesidades. En primer lugar necesita encontrar un abogado que trabaje en la jurisdicción donde se verá su caso y dicho abogado debe tener licencia para ejercer. En segundo lugar, necesita alguien que le represente adecuadamente, que se especialice en la materia de su caso. En tercer lugar, necesita un abogado que cobre de acuerdo a su presupuesto.

5. Lea cuidadosamente las advertencias. No asuma que el abogado que se anuncia en periódicos es el mejor abogado para atender su caso.

6. Considere a más de un abogado. Es importante considerar abogados que tengan las destrezas necesarias para atender su caso.

7. Prepárese cuando hable con su abogado por teléfono o reunido presencialmente. Haga una lista de preguntas e infórmese. Nunca firme nada si tiene dudas.

8. No contrate a un abogado que le ofrezca sus servicios activamente. Si un abogado le contacta telefónicamente o en persona sin permiso o envía a alguien a que le represente para que usted le contrate, sepa que esto es una acción incorrecta según las Reglas de Ética Profesional.

9. Asegúrese que entiende lo que está pagando. Insista en que se le entregue por escrito lo que pagará por los servicios. Asegúrese de saber de dónde se obtendrá la suma si es parte de algún caso donde haya una transacción o compensación por daños. También exija que se le detalle para qué se utilizará el dinero que pague.

10. Infórmese sobre las responsabilidades profesionales que tiene su abogado con usted y las razones por las cuales puede despedirlo. Algunos contratos especifican que si despide a un abogado, este recibirá su porcentaje de cualquier transacción o concesión futura que usted pueda recibir en su caso.

11. Revise el récord del abogado. Pregunte en el Colegio de Abogados o investigue si el abogado que pretende contratar ha estado sujeto a alguna sanción disciplinaria. Esto para conocer si este tiene un patrón cuestionable de conducta.

12. Conozca sus opciones y asegúrese que su abogado se las informe. Los abogados no sólo demandan. Existen otras opciones de cómo manejar un caso. Asegúrese de que su abogado tiene una mente abierta sobre lo que significan las alternativas disponibles para resolver problemas.

13. Pregúntese las siguientes preguntas cuando entienda que ha encontrado al abogado ideal para trabajar su caso. Asegúrese que las puede contestar:

– ¿Atiende casos de distintos tipos o se especializa en cierto tipo de casos?
– ¿Ha manejado casos como el suyo anteriormente?
– ¿Cuáles son los distintos resultados que puede predecir el abogado sobre su caso?
– ¿Qué alternativas -además de una demanda- podrían considerarse?
– ¿Se podría considerar la mediación o arbitraje en su caso?
– ¿Cuánto tiempo debe esperar para retener los servicios del abogado?
– ¿Con qué frecuencia se le puede facturar y cuál que es la estimación del abogado por honorarios y servicios?
– ¿De qué forma el abogado le informará de los avances del caso?
– ¿Qué estilo puede esperar del abogado: agresivo o abierto a la negociación?
– ¿Asistirá algún otro abogado en su caso?
– ¿Está el abogado cubierto por algún seguro en caso de negligencia profesional (“malpractice”)?

14. Establezca unas reglas base con su abogado. Los asuntos legales pueden tener resoluciones diversas. Es importante que discuta los posibles resultados de su caso. Aquí algunas preguntas que puede hacerle a su abogado: (1) ¿Cuál es la cantidad máxima de dinero que usted pagaría porque se atienda su asunto legal?; (2) ¿Cuál es la fecha en que debe atenderse su caso de acuerdo a los términos de prescripción o caducidad?; (3) ¿Cuál es la cantidad mínima con la que está dispuesto a llegar a un acuerdo de transacción?

15. Desarrolle un plan legal estratégico. El plan estratégico es en gran parte lo que fortalece a su abogado para que pueda dar atención inmediata a su caso y  fomentar el pensamiento creativo y proactivo. Un plan estratégico explica todo lo siguiente : (1) Cuál es el plan y qué resultados probables debería producir ; (2) Por qué es el mejor plan posible; (3) Cuánto tiempo se tardará en llevar a cabo el plan de principio a fin; (4) Cuál es el costo probable necesario para ejecutar el plan; (5) Qué circunstancias podrían requerir una desviación del plan.

16. Analice el trabajo que está siendo realizado versus el costo que está pagando. Los servicios de un abogado rara vez son baratos. Un cliente tiene el derecho de estar en control, para entender completamente cómo se gasta su dinero. Desde el principio, comuníquele a su abogado todo lo que sabe. Recuerde, los abogados deben mantener máxima confidencialidad en la relación abogado-cliente. Esperar hasta el último minuto para comunicar algo a su abogado hace que desperdicie su dinero, por lo que debe hacer buenas preguntas y establecer una comunicación inteligente. De igual manera, guarde copias de los documentos importantes en sus propios archivos.

17. Asegúrese de que ha encontrado el abogado que sea adecuado para usted. Un cambio de abogado después de que el proceso legal ha comenzado puede ser muy caro.

18. Honorarios de abogado. Entienda de dónde salen todos los cargos que se le cobran. Las tarifas por hora son el tipo más común de cuota. Dependiendo de la experiencia y la ubicación de un abogado una tarifa por hora puede variar un poco.  En la consulta, recuerde pedir un estimado de la cantidad de horas que puede esperar pagar. Las tarifas fijas pagan por lo general cuando los servicios que se proporcionan son más predecibles. Es importante preguntar al abogado exactamente cuáles son los servicios y gastos que no están cubiertos en una tarifa plana. OJO: Un honorario contingente significa que el abogado no cobra ninguna tarifa pero en lugar gana un porcentaje de la transacción o sentencia que se conceda en su caso. En algunos casos están prohibidos los honorarios contingentes. Las tasas de retención son de pago basado en una tarifa por hora. El cliente pone dinero en una cuenta especial y el abogado descuenta honorarios cuando los servicios se completan. El cliente es responsable de revisar periódicamente la cuenta. El cliente debe ser consciente de que la tasa de retención es generalmente reembolsable si el abogado no la utiliza. Una cuota estatutaria es una tarifa fijada por la ley. No importa el tipo de cuota acordada entre usted y su abogado, obtenga siempre la prueba de la conformidad por escrito.

19. Tenga expectativas reales de pago y observe la factura mensual que se le entrega. Es importante pedir una factura detallada de los servicios ofrecidos. Su factura debe mostrar los honorarios y gastos de su abogado. Si a usted se le han cobrado cinco horas de tiempo de investigación, se debe especificar qué gestiones se realizaron en la investigación y en qué fase está. Si entiende que se le ha cobrado de más o hay algún gasto repetido, pregunte con buena actitud para que su abogado le explique.

20. Evalúe el trabajo de su abogado. Un buen abogado es, ante todo, un profesional. En la evaluación de su abogado mida su capacidad para mantenerlo al tanto sobre los pormenores del caso, devolver las llamadas que usted le hace, mantener una lealtad laboral, ser honesto, la consulta que le hizo y los consejos que le ofreció, su asistencia y puntualidad a reuniones, vistas o cualquier otra comparecencia al tribunal y si discutió abiertamente todos los asuntos de facturación según el acuerdo original para servicios así como su preparación en las comparecencias ante el tribunal.

Si no se siente satisfecho o se siente que no se ha realizado un buen trabajo, haga algo. Si usted entiende que su abogado ha sido negligente recuerde que puede presentar una queja ante el Tribunal Supremo, pues bajo los Cánones de Ética Profesional estos tienen el deber de cumplir con una serie de reglas cuya violación puede acarrear la suspensión del ejercicio de la abogacía o como menos, una fuerte amonestación. Usted puede también presentar una querella ante los jueces, que también cuentan con Cánones de Ética Judicial para regular su conducta y labor profesional.

Los Cánones de Ética Profesional son normas mínimas que fijan de manera más concreta la conducta que la sociedad le exige a los miembros del foro. La enumeración de deberes específicos, sin embargo, no deja de hacer mandatorias otras obligaciones no señaladas en este cuerpo de normas y que son inherentes a la responsabilidad social y profesional de los juristas y a la conducta moral que se espera de todo miembro de la profesión. Estará vedado al abogado violar los cánones aun por medios indirectos o mediante el empleo de terceros.

Por Zoán T. Dávila Roldán

A %d blogueros les gusta esto: