Lección multimillonaria para Samsung: ¡protege tus diseños!

Lección multimillonaria para Samsung: ¡protege tus diseños!Recientemente, el Tribunal de Apelaciones para el Circuito Federal determinó que el dueño de una patente de diseño tiene derecho a recuperar todas las ganancias que sus competidores hayan percibido por la venta de productos que incluyan copia de su diseño protegido. Apple Inc. v. Samsung Electronics Co., Ltd., 786 F.3d 983 (Fed. Cir. 2015) (“Apple II”).

Esta decisión surge a raíz de una demanda que Apple le radicó a Samsung por haber infringido sus patentes de utilidad, así como las de diseño del reconocido modelo de teléfono móvil, el iPhone.

Aunque al momento de la demanda, ambas compañías habían dedicado gran esfuerzo a proteger el funcionamiento de sus productos mediante la obtención de varias patentes de utilidad, solo Apple había solicitado patentes de diseño para proteger el aspecto estético de sus productos.

Por otro lado, en agosto del 2012, un jurado en California determinó que Samsung había infringido las patentes de Apple y por consiguiente, el Tribunal de Distrito ordenó a Samsung a pagar $1,000 millones de dólares en daños; 90% de esa cuantía, debido a la violación de las patentes de diseño de Apple. En particular, el jurado determinó que Samsung había copiado tanto el diseño externo del iPhone como los elementos visuales del menú principal. Apple, Inc. v. Samsung Electronics Co., Ltd., 920 F. Supp. 2d 1079, 1089 (N.D. Cal. 2013). Samsung apeló el veredicto, reclamando, entre otras cosas, que sus productos solo incorporaban una pequeña parte del diseño del iPhone y, consecuentemente, Apple no tenía derecho a la totalidad de sus ganancias. Sin embargo, el Tribunal de Apelaciones para el Circuito Federal rechazó el argumento de Samsung y sostuvo la decisión del Tribunal de Distrito. Apple II, 786 F.3d 1002.

Con este veredicto, el Tribunal ha reforzado el valor económico de las patentes de diseño y la importancia de desarrollar portafolios de propiedad intelectual que protejan no solo la funcionalidad de un producto, sino también su diseño.

Además, el veredicto confirma la viabilidad de solicitar patentes de diseño para proteger los aspectos estéticos del software de un producto.

por el Lcdo. Ariel C. Rivera-Vicente, Ferraiuoli LLC

A %d blogueros les gusta esto: