NOTICIAS

DÍA ANTES DE LA REVÁLIDA: ¿Qué hago? ¿Qué estudio?

DÍA ANTES DE LA REVALIDA: ¿Qué hago? ¿Qué estudio?Llegó el momento más y menos esperado luego de tantos meses de arduo estudio: mañana comenzarán a tomar su examen de reválida. Probablemente más de la mitad de las personas que me leen no pasarán el examen, debido al ya tan criticado promedio de personas que la pasan en nuestra jurisdicción. Pero tal como ya seguramente les han dicho antes, eso no significa nada. Lo que sí tiene un fuerte significado es su preparación para el examen y la actitud con la que enfrenten el mismo.

Durante los pasados meses se han alejado del mundo para entregarse a 14 materias infinitas. Otros han tenido que luchar con el estrés del trabajo y el estudio. Les aseguro que ello requiere mucha valentía y así deben visualizarse cuando comiencen a contestar los escoges y preguntas: valientes y confiados.

Muchos aspirantes tienen dudas sobre qué hacer durante el día antes de la reválida. Esas 24 horas se convierten en una incertidumbre más del proceso, pues mientras que muchos piensan que se debe abandonar el estudio y descansar, es difícil abandonar la idea de que quizás dentro de esas 24 horas puedas memorizar o aprender algo más.

No hay fórmulas perfectas. Cada cual vivirá la experiencia de una forma particular y sabrá más adelante si le funcionó o no. No obstante, les incluyo algunos consejos y aspectos a considerar para el día antes de la reválida y otros tantos para cuando ya hayan comenzado el proceso.

1. Baja la velocidad: No importa si decides terminar de estudiar y relajarte el día antes o si decides estudiar 4 horas para repasar, es importante que reduzcas la velocidad. Aunque ciertamente no es imposible que puedas aprender o memorizar dos o tres cosas el día antes, NADA equiparará el descanso que le des a tu cerebro y tu cuerpo. Esa tranquilidad y descanso servirán para toda la reválida. Si decides repasar algo, que sea corto. Quizás algunas tarjetas con “bullet points” o algunos términos sencillos.

2. Si no lo has hecho, comienza a lidiar con tu ansiedad: La actitud con la que pises por primera vez el Centro de Convenciones es vital para el éxito que puedas tener en el examen. En algunos artículos anteriormente, hemos hablado sobre la importancia de la actitud a lo largo del proceso de estudios. Al llegar al lugar del examen es imperativo mantenerla y ejercitarla. Confía en el proceso que has vivido, confía en lo que has estudiado y memorizado, confía en tu preparación académica y confía en que todo eso se reflejará en tu ejecución en el examen. Lo contrario, que sería estresarte por lo que no sabes o no estudiaste, solo te perjudicará. Controlar la ansiedad solo te servirá de forma positiva.

3. Elimina fuentes potenciales de estrés: Comunícate con tu familia y amigos. Haz los arreglos necesarios sobre dónde almorzarás, desayunarás, quién te llevará al examen y los materiales que debes llevar. Prepara tu computadora para que no haga actualizaciones sorpresa durante la etapa de preguntas. Lleva contigo un reloj, ya que el reloj electrónico para uso común puede dejar de funcionar, o peor aún, puede no haber ningún reloj. Aparte de estas sugerencias, piensa en qué otras cosas pueden provocarte ansiedad o sacarte de tu enfoque y busca la forma de resolverlo.

4. DUERME BIEN: Probablemente en la Escuela o Facultad de Derecho el día antes de algunos exámenes (sino todos) no dormiste nada por estudiar a última hora y confiaste tu vida a la fuerza extraordinaria del café. Eso aquí no te ayudará. Mente y cuerpo deben estar descansados. Es un examen que no solo requiere que analices, sino que analices rápido. Tienes que contestar cada pregunta o “escoge” correctamente pero también debes hacerlo a una velocidad particular para que puedas terminar el examen en el tiempo indicado. Ciertamente no hay fórmulas definidas de estudio, pero cuerpo y mente sanos y los conocimientos adecuados son la clave innegable del éxito en este proceso.

5. ¿SEGUNDA, TERCERA, CUARTA VEZ? PICHEA: Si esta no es la primera vez que tomas el examen, no dejes que la negatividad nuble la confianza que puedas tener en ti. No traigas contigo al examen actual los exámenes anteriores. Esos ya pasaron y con ellos las circunstancias que pudiste haber vivido en ese entonces. Enfócate en el ahora y reconoce tus fortalezas: sabes a lo que te enfrentas, conoces las técnicas y sabes lo que el examen exige de ti.

6. No olvides descansar bien el día antes de las preguntas: Por favor, no comiences a leer preguntas viejas de forma impulsiva de cara al segundo día de examen. Probablemente te darás cuenta que contestaste algunos “escoges” mal o pensarás que no recuerdas mucho. En esta etapa estas a mitad de la carrera, todavía tienes que enfocarte en mantener mente y cuerpo sanos. ¡A descansar y dormir!

7. ¿Aclarar dudas de compañeros durante los minutos antes de la reválida? ¿Te estresa? No lo hagas. ¿Te da igual? Hazlo si quieres pero no pierdas el enfoque. Aunque este es un proceso de mucha solidaridad, en esta etapa debemos ocuparnos de nosotros mismos y lo que queremos lograr. Durante las horas de almuerzo muchas personas llevan materiales para leer y repasar. Ello aporta mucho al estrés y entran ansiosos a la segunda parte del examen. Utiliza esa hora de almuerzo para comer con tranquilidad, ir al baño, tomar agua, tomar café y relajarte.

Si tienen más preguntas sobre cómo lidiar con el proceso o quieres compartir tu frustración o felicidad por haber culminado el examen, escríbenos a mad@corp.microjuris.com.

Mucho éxito.

 

A %d blogueros les gusta esto: