Supreme Court of the United States

Supremo federal: redistribución electoral debe ser a base de población total, aunque las personas no estén inscritas para votar

Si te interesa el tema de derecho electoral, te recomendamos el curso en línea La Ley Electoral en Puerto Rico: Una introducción al marco jurídico de nuestro proceso de elecciones – 4.5 horas – [CONST-2015-104] – Aprobado por el Tribunal Supremo de Puerto Rico

Supremo federal: redistribución electoral debe ser a base de población total, aunque las personas no estén inscritas para votar Descarga el documento: Evenwel v. Abbott

Luego del Censo del año 2010, el estado de Texas delineo las líneas de los distritos electorales a base del total de la población. Para ese tiempo, el estado de Texas estaba subordinado bajo la sección 5 de la Ley del Derecho al Voto (“Voting Rights Act”) de 1965, que le otorgaba discreción al Departamento de Justicia de aprobar cambios electorales sustanciales en dicho estado por su trasfondo histórico de discrimen. Una vez dicha supervisión federal fue eliminada,  en el año 2013 el estado de Texas aprobó la confección del mapa electoral para el senado a base del número total de la población. No obstante, unos electores impugnaron dicho método alegando que la confección del mapa electoral debe ser a base de la población de votantes registrados y elegibles, ya que lo contrario les devaluaba su voto frente a otros distritos.

La controversia del presente caso es la siguiente: ¿Pueden los estados redistribuir electoralmente  sus distritos basados en el total de la población de estos en lugar de sólo considerar los votantes elegibles registrados?

La Hon. Ruth Baden Ginsburg emitió la opinión del Tribunal. Indicó que a base de la historia, precedentes y prácticas, los estados deben realizar la redistribución electoral y confección de sus mapas electorales basados en el número total de población en sus distritos. Concluyó que el mapa electoral del senado de Texas no violaba la Decimocuarta Enmienda de la Constitución federal ni el principio de «una persona, un voto» (“one person, one vote”). La opinión posee unos principios de federalismo y de historia constitucional que sirvieron como fundamento para elaborar la misma. Estos son: (1) El concepto de representatividad trasciende el hecho de que una persona esté o no inscrita para votar; (2) Luego de varios debates entre Thaddeus Stevens ( abogaba por redistribución a base de los electores elegibles) y James G. Blaine ( deseaba una redistribución a base del total de la población) se aprobó la sección 2 de la Decimocuarta Enmienda que indica que la redistribución para el Congreso federal sería a base la población total. La Decimocuarta Enmienda no puede exigirle al gobierno federal la redistribución a base del total de la población y prohibirle una redistribución semejante a los estados.   

Reseña por Joel Pizá Batiz

A %d blogueros les gusta esto: