La importancia del contrato y el depósito en la relación abogado-cliente

Un asunto de gran importancia dentro de la relación abogado-cliente, es desde luego, el pago que recibirá el abogado por el trabajo que realice. Entre las medidas que se aconseja tomar para asegurar dicho pago se encuentra la de preparar un contrato y retener una cantidad particular de dinero para comenzar el trabajo acordado.

Con esto como contexto, Frederick Hertz, abogado y autor de la serie de columnas The Art of Getting Paid, publicó un artículo en el que subrayó la importancia de hacer un contrato de retención válido con los clientes. Según Hertz, en ocasiones la naturaleza del trabajo no queda muy claro, los clientes están distraídos por la misma situación que les obliga a buscar representación legal y los abogados no toman en consideración muchos asuntos importantes por la premura de lograr la contratación.

No obstante, estas no son excusas para no llevar un adecuado proceso de retención. Esto, aunque toma un tiempo considerable, puede ser clave para evitar problemas futuros. Durante este proceso se puede llegar a conocer la situación económica del cliente y cómo este manejará el cobro del trabajo realizado. De inicio, el abogado debe considerar cuántas horas consumirá según el trabajo para que se le contrate. Por ejemplo, un abogado que ya ha atendido un proceso de divorcio tiene una idea clara de las horas que consume redactar una demanda, hacer deposiciones, reunir clientes, las vistas a las que debe asistir. Esto es importante porque antes de firmar cualquier contrato se debe hablar con el cliente sobre los honorarios de una manera realista.

Por otro lado, el acuerdo debe ser redactado de una forma amigable al cliente, que pueda entenderlo pero en el que se detallen con marcada precisión los honorarios y la necesidad de incurrir en otros gastos. La discusión del acuerdo debe hacerse en persona y evitar que la comunicación sea sólo mediante teléfono. En esa misma reunión se puede firmar el acuerdo y no dejarse a la libre voluntad del cliente de que lo envíe o lo deje firmado.

Hertz también estima que es importante que los abogados tengan disposición para discutir los honorarios con sus clientes. Por eso la reunión es importante, y en ella puede ser discutido la condición financiera del cliente, si pueden pagar o no un depósito de retención y si es necesario que se les otorgue un plan de pago. Aunque el abogado no quiere otorgar un plan de pago, nunca debe cerrarse a la discusión del mismo, pues esta es la oportunidad para educar al cliente sobre los gastos recurrentes de la litigación, asunto con el cual estos no están familiarizados.

Por último, el abogado nunca debe olvidar discutir y modificar el acuerdo si las circunstancias cambian. Hay ocasiones en que los casos se complican y la cantidad estimada al principio no funciona luego. Esta discusión no debe llevarse a cabo mediante carta o mensaje. Se recomienda que se firme un nuevo acuerdo.

A %d blogueros les gusta esto: