Anuncios

Convicto alega que su declaración de culpabilidad estaba viciada por tribunal no indagar suficientemente en cuanto a su estado mental

Convicto alega que su declaración de culpabilidad estaba viciada por tribunal no indagar suficientemente en cuanto a su estado mental

Descarga el documento: US v. Llanos-Falero

En el verano de 2011 Aurelio Llanos Falero se encontraba cumpliendo una probatoria. Aún así, conspiró con otros individuos para robar un Banco Santander en Cabo Rojo.

El 24 de junio, uno de los coconspiradores distrajo a la Policía mientras Llanos Falero guió con otros dos al banco. Allí entraron los dos individuos armados con una escopeta, ordenaron a todos a acostarse en el piso y se llevaron $38,813.

A los dos que entraron al banco los arrestaron 10 minutos más tarde gracias a que un empleado del banco pulsó la alarma silente. En aquel momento, los imputados no delataron a Llanos Falero, por lo que evadió a la justicia por un tiempo.

Mientras tanto, a Llanos Falero lo sentenciaron ante un tribunal local: un (1) año y 9 meses por dos cargos de violencia doméstica y 7 años por un cargo bajo la Ley de Armas.

En el 2014 lo acusaron finalmente ante el Tribunal federal para el Distrito de Puerto Rico.

Llanos Falero se declaró culpable por ser cómplice en el robo de un banco, en el uso de un arma de fuego durante un delito violento y por ser un convicto en posesión de un arma de fuego en comercio interestatal.

Según el acuerdo con fiscalía federal, Llanos Falero investigó, planificó, y decidió dónde y cómo se haría el robo.

El acuerdo con fiscalía estipulaba que Llanos Falero se declararía culpable por los primeros dos cargos y recomendaba que la sentencia por el primer cargo se cumpliera concurrente con las del Tribunal estatal. Llanos Falero fue sentenciado a cumplir prisión por aproximadamente 11 años y medio a comenzar a cumplirse luego de cumplir su sentencia en la prisión estatal.

A pesar de renunciar a su derecho a apelar mediante el acuerdo con fiscalía, Llanos Falero acudió al Tribunal de Apelaciones para el Primer Circuito, alegando que no aplicaba la renuncia porque la sentencia se desvió de lo acordado En apelación, Llanos Falero alega que el Tribunal de Distrito falló al tomar su declaración de culpabilidad.

En esta etapa, el convicto alega que el Tribunal no indagó lo suficiente en cuanto a su estado mental y los medicamentos que tomó el día en que se declaró culpable, que no se le explicó adecuadamente que el Tribunal podía imponer la sentencia consecutiva a la estatal, que no se tomó en cuenta que admitió los hechos, los cuales cometió sufriendo de depresión al imponer una sentencia tan alta.

El Primer Circuito confirmó la sentencia. Según el Apelativo, el juez del Tribunal de Distrito hizo las preguntas pertinentes y adecuadas para cumplir con la Regla 11 de Procedimiento Criminal federal. Llanos Falero, además de tener oportunidad de explicar los medicamentos que tomaba, para qué y las dosis, indicó sin problemas que se sentía bien. Cuando se le preguntó si podía hacer una alegación voluntaria y consciente, dijo que sí. Encima de ello, la defensa aseguró al Tribunal que Llanos Falero estaba bien.

En cuanto a si se le explicó a Llanos Falero la manera en que se podía dictar sentencia, el Primer Circuito determinó que se le explicó que el Tribunal no estaba obligado al acuerdo para dictar sentencia y él expresó que entendía.

Finalmente, para el Primer Circuito el que Llanos Falero haya admitido los hechos, o delinquiera por causa de su depresión, no es un factor lo suficientemente mitigante para contrarrestar los factores que el Tribunal de Distrito evaluó (convicciones previas por armas y delitos violentos, etc.) para imponer una sentencia más alta que la acordada entre la defensa y el Ministerio Público.

por el Lcdo. Cristian González

Anuncios