Cómo mantener el profesionalismo con los clientes

Es difícil para cualquier abogado no involucrarse emocionalmente en un caso y como resultado, también es difícil no forjar una opinión a favor o en contra de un cliente. Sin embargo, para poder asumir un caso profesionalmente, un abogado primero necesita superar el instinto de involucrarse con las penas y miserias de su cliente. Así expone un artículo publicado por el medio Pocket Lawyer.

A continuación cinco puntos que te ayudarán a mantener un enfoque profesional sin ser emocional:

  1. Actúa profesionalmente: Tu trabajo es hacer el trabajo. Ser emocional no va a ayudarte, de hecho, va a hacer que el trabajo sea más difícil. Al final, lo que importa es hacer el trabajo.
  2. No estar sesgado: Piensa en ambos lados. Tu cliente no necesariamente dice siempre la verdad o no siempre sabe todos los hechos. Depende de ti decidir qué hacer con el caso. Recuerda confiar en tus instintos. Tener un sesgo a favor o en contra de tu cliente puede terminar mal.
  3. La apariencia es irrelevante: Tu cliente puede ser cualquier persona, desde un hombre de negocios hasta una persona desempleada. Nada de esto importa. Concéntrate en obtener la solución para tu cliente en lugar de forjar una opinión sobre su apariencia.
  4. No seas distante: Puede haber clientes que sean arrogantes y que te saquen de quicio, pero recuerda que ellos también pagan sus facturas y merecen tu tiempo. La mayoría de las veces lo que los clientes necesitan que les escuches.
  5. Traza una línea: Puede haber clientes que te instiguen haciendo comparaciones entre otro abogado y tú, o que estén demasiado interesados ​​en tu vida personal. En tales situaciones, no pierdas su genio y di lo que necesitas decir, amablemente y con firmeza. Déjale saber que hay una línea que no se debe cruzar. Sé firme pero suave: puedes tener empatía con su cliente. Siempre y cuando entiendas que tu único trabajo es obtener una solución legal para tu cliente, todo va a estar bien.
A %d blogueros les gusta esto: