Negociado de Rentas Internas otorga dispensa a beneficiarios de la Ley 22

El Negociado Federal de Rentas Internas (IRS por sus siglas en inglés), anunció la otorgación de una dispensa a aquellos beneficiarios de la Ley 22 que sean residentes en la isla, para extenderles un máximo de 117 días la cantidad de días permitidos para que estén fuera de país debido a una emergencia. La dispensa surge por causa de la devastación ocurrida en la isla a raíz del paso del huracán María.

La dispensa le permitirá a cada beneficiario regresar a su país de origen por un total de 117 días sin que se afecten las exenciones contributivas que establece la ley. Algunas de estas exenciones son un 100% de exención contributiva sobre determinados ingresos provenientes de dividendos e intereses y el 100% de exención contributiva sobre toda ganancia capital a largo plazo obtenida luego de convertirse en residente.

La Ley 22 dispone que los beneficiarios de la ley deben vivir en Puerto Rico un mínimo de 183 días para poder acogerse a la ley. Con esta dispensa, podrán permanecer 117 días: desde el 6 de septiembre hasta el 31 de diciembre.

“Dada la magnitud del desastre y el impacto que causó se movieron rápido, lo que demuestra un espaldarazo al programa. De lo contrario, esto hubiera sido muy problemático porque muchas de estas personas sufrieron daños en sus propiedades, también están sin luz y agua y más importantes, no tienen comunicación ni Internet”, puntualizó Gabriel Hernández, socio de la firma de contabilidad BDO, quien fuera entrevistado por El Nuevo Día.

Hernández explicó que en el caso de una persona que en septiembre tenía 100 días acumulados y que se quedaría el resto del año para acumular sus 183, ahora tendrá 117 días adicionales que le contarán como si estuviera en Puerto Rico y que se suman a lo ya acumulado. Este explicó además que la dispensa es necesaria, ya que estos individuos requieren del uso de Internet y comunicación para trabajar desde Puerto Rico. De no tener disponible estos servicios, deben retirarse. Actualmente la isla enfrenta un problema de falta de electricidad, deficiencias en el sistema de telecomunicaciones y el Internet.

“Es vital que por lo menos antes del 31 de diciembre, los temas de energía y comunicaciones estén bastante resueltos para que estas personas puedan regresar a Puerto Rico”, culminó Hernández.

A %d blogueros les gusta esto: