Policías retirados podrían acogerse al beneficio del Plan de Salud de Puerto Rico

Una medida que buscaría que los policías retirados puedan acogerse al beneficio del Plan de Salud de Puerto Rico fue presentada por el senador Abel Nazario Quiñones. El Proyecto del Senado 802 añade, además, que estos ex-agentes del orden público que se hayan retirado podrán retener su arma de reglamento y que su licencia de portación de armas pueda ser vitalicia o renovada cada diez años.

Lee el proyecto

Cónsono con lo anterior, la Ley de la Administración de Seguros de la Salud de Puerto Rico, reconociendo el trabajo esencial que los agentes del orden público realizan, los incluyó en el grupo de personas que puede beneficiarse del Plan de Salud. Incluso, ha extendido a través de enmiendas el beneficio de los miembros de la Policía fallecidos a sus cónyuges en estado de viudez e hijos menores de 21 años de edad o hasta los veinticinco 25 años de edad, si se encuentren cursando estudios post-secundarios.

A pesar de este reconocimiento, la exposición de motivos de la medida concluye que “no se extiende de forma explícita la posibilidad de ser beneficiarios del plan de seguros de salud del Gobierno a los ex-agentes del orden público que se hayan retirado honorablemente del servicio”.

Nazario planteó que “los pensionados han expresado que con la cuantía de sus pensiones se les dificulta tener acceso a los servicios de salud que han ido en aumento con el transcurso de los años”. “Es momento que esta Asamblea Legislativa se convierta en la mano amiga que necesitan los hombres y mujeres que han dado gran parte de sus vidas para proteger al país”, agregó.

Por su parte, el sargento Gregorio Matías, de la Asociación de Policías Organizados, lamentó que “muchos de los agentes se están retirando con una pensión indigna”. “Hay compañeros que tienen una pensión de $500 y si pagan un plan médico de $200 no tendrían ni para comer; con este proyecto de Abel Nazario se le hace justicia a todos los compañeros retirados y a los que estamos por retirarnos”, añadió.

Por otro lado, Carlos Rosado Torres, agente del C.I.C. de Arecibo, avaló la medida y coincidió con que “este proyecto le hará justicia a todos aquellos pensionados que en este momento no tienen un seguro de salud digno de un servidor público que ha dado más de 30 años al servicio de su país”.

Rosado Torres manifestó que “nuestra esperanza está puesta en la aprobación del Proyecto del Senado 802 para poder tener un alivio a nuestro bolsillo, además del beneficio de obtener nuestra propia arma de reglamento por un precio razonable y así reducir la burocracia de tener que esperar por que haya un arma disponible”. “Esta medida de Abel Nazario nos da la esperanza de saber que hay alguien en el Senado de Puerto Rico con el compromiso de hacerle justicia a los miembros de la uniformada”, sentenció y aprovechó para solicitar “al Gobernador y a los presidentes de los cuerpos legislativos a hacer de esta medida un complemento de un proyecto de un retiro digno para los policías”.

La pieza legislativa detalla que la aportación que realizaría el miembro de la Policía de Puerto Rico dependerá de su ingreso por concepto del retiro. Si la pensión es de $0 a $1,500, no tendrá que aportar cantidad alguna por el beneficio del plan de salud; si la pensión fuere de $1,501 dólares a $2,499, aportará mensualmente la cantidad de $50 y si la pensión es de $2,500 en adelante, se pagará la cantidad de $125 por mes.

A %d blogueros les gusta esto: