Gobernador presenta nuevo código contributivo

A continuación reproducimos el comunicado de La Fortaleza:

Devolver más de $1,000 millones a los contribuyentes, eliminar incentivos a industrias que no tienen resultados positivos para la economía de la Isla e incentivar la creación de empleos son parte de las medidas que presentó hoy el gobernador Ricardo Rosselló Nevares para activar la economía en Puerto Rico junto a los presidentes legislativos.

El primer mandatario presentó hoy detalles del Nuevo Código Contributivo, un Nuevo Código de Incentivos y varias medidas para desarrollar la fuerza laboral que crean un balance en beneficio de los trabajadores, pero a la vez propicia la creación de empleos por parte de los patronos.

“Son tiempos de retos fiscales, pero nuestra Administración ha trabajado un plan para garantizar un balance entre la creación de empleos por parte de los patronos y las condiciones de trabajo de los empleados. Confiamos en que estas medidas serán cruciales para asegurar el desarrollo económico de Puerto Rico”, sostuvo el primer mandatario.

Rosselló Nevares explicó que para el año fiscal 2023 se habrá devuelto paulatinamente a los contribuyentes al menos $1,000 millones. Se espera que tan pronto como para el año fiscal 2019 se devuelvan $420 millones a los contribuyentes con los nuevos alivios contributivos.

Con el Nuevo Código Contributivo se redirigirán los incentivos al individuo y empresas en sus contribuciones.

Además, se aumenta de $9,000 a $12,500 los ingresos que no tributarán, mientras se rebaja de 7 por ciento a 1 por ciento la tasa de contribuciones de los ingresos hasta $21,000.

Al mismo tiempo, se reduce la tasa máxima de 33 a 31 por ciento en individuos.

En cuanto a las corporaciones, se reduce tasa base de 20 a 19 por ciento y la tasa contributiva máxima de 39 a 31 por ciento.

Sobre el impuesto Business to Business (B2B), de 4 por ciento se reducirá a 3 por ciento para 2019 y para el año 2020 será eliminado completamente.

El Impuesto sobre Ventas y Uso (IVU) se reducirá para los alimentos preparados de 11.5 a 7 por ciento.

El mandatario agregó que con el nuevo Código de Incentivos se eliminarán los subsidios ineficientes a las operaciones de empresas y se devolverá ese dinero al Pueblo.

“Por décadas el Gobierno ha derrochado el dinero de los contribuyentes para subsidiar empresas que no producen empleos ni ingresos al fisco. Se acabó el tiempo de que el Pueblo no tiene transparencia sobre el retorno de inversión que producen estos incentivos que rondan los $600 millones anuales”, expresó el primer mandatario.

Tal y como establece el Plan para Puerto Rico, se establecerá un Nuevo Código de Incentivos que asegure la transparencia en su otorgación y garantice el retorno de inversión.

El ahorro de cerca de $300 millones que se obtendrá con este Nuevo Código de Incentivos se usará para financiar el Nuevo Modelo Contributivo.

“Vamos a devolverle ese dinero que se malgastaba al contribuyente”, añadió el gobernador.

De otro lado, es conocido que Puerto Rico por décadas ha tenido una fuerza laboral sumamente reducida en comparación con otras jurisdicciones y ronda el 40% mientras el promedio en los Estados Unidos es de 63% y el estado de West Virginia es el menor con 53%.

Rosselló Nevares afirmó que “vamos a enfocar los beneficios para el trabajador de forma que se incentive el trabajo y podamos aumentar la participación laboral con varias estrategias. Estas medidas son parte de las discusiones del Plan Fiscal”.

El gobernador destacó que se aumentará el salario mínimo a cerca de 95,000 empleados del sector privado de $7.25 a $7.75 en 2019, a $8.00 en 2020 y $8.25 en 2021. Una vez se aumente a $8.25 el salario mínimo, Puerto Rico será la jurisdicción con el salario mínimo más alto que en 23 estados.

Al mismo tiempo, se destinarán $200 millones para otorgar un Bono por Trabajo entre $300 y $2,000 por contribuyente elegible para incentivar a la fuerza laboral.

A estas iniciativas se sumarán cambios al Programa de Asistencia Nutricional (PAN) para no penalizar a los beneficiarios que consiguen trabajo (Welfare to Work) y exigir que las personas beneficiadas y que estén capacitadas para trabajar busquen trabajo o estudien. Estos podrán prestar servicio comunitario para cumplir con los nuevos requisitos.

Mientras, se identificaron beneficios para el trabajador mediante el sistema contributivo, también se desarrollaron medidas para crear un balance e incentivar la creación de nuevas plazas de empleos.

“Estos nuevos beneficios que estaremos ofreciendo a los trabajadores están sujetos a modificaciones en leyes laborales que hacen a Puerto Rico un destino no competitivo”, señaló el primer mandatario.

Entre las medidas que se establecerán para propiciar que los patronos creen nuevas plazas de trabajo están: la eliminación en tres años las restricciones de Ley 80 de despido injustificado, disposición única en Puerto Rico, salvo el estado de Montana que tiene regulación incluso menos restrictiva que la nuestra.

Además, en tres años, se dejará de requerir por ley a los patronos privados el pago del Bono de Navidad. Para los trabajadores que cualifiquen, habrá un Bono por Trabajo como crédito contributivo en sus planillas que tendrá un promedio de $525. Además, los patronos y los empleados podrán acordar el pago de un Bono de Navidad o productividad independiente del Bono por Trabajo.

Actualmente, muchos patronos se ven imposibilitados de pagar el Bono de Navidad.

Asimismo, en el sector privado se establecerán siete días de licencia por vacaciones y siete días de licencia por enfermedad. En la actualidad, ningún estado de Estados Unidos establece los días de vacaciones por ley y solo nueve jurisdicciones establecen por ley los días de enfermedad, que de hecho son menos de siete días.

“El aumento al salario de mínimo, el Bono por el Trabajo y la reducción de responsabilidad contributiva serán el incentivo para aumentar la fuerza laboral a la vez que hacemos reformas a las leyes laborales para crear empleos en Puerto Rico”, puntualizó el primer mandatario.

El presidente de la Cámara de Representantes, Carlos “Johnny” Méndez expresó que “en el día de hoy se comienza a hacerle justicia a la familia puertorriqueña, a la madre soltera, jefa de familia, al trabajador y al servidor público. La reforma contributiva que hoy estamos presentando es una abarcadora, centrada en dos conceptos primordiales, el pago directo de la misma y la estimulación de nuestra economía. Cada uno de los beneficios que aquí se anuncian, así como otros que están incluidos en esta iniciativa, están ajustado a una fuente de repago. Todo estará contado. No somos como administraciones pasadas que basan sus propuestas en supuestos, nosotros lo hacemos de manera responsable con una fuente de ingresos determinada y cuantificada. El segundo aspecto que hace esta propuesta es inyectar dinero a nuestra economía. Con esto estamos buscando fomentar el establecimiento de nuevos negocios y la creación de miles de empleos, dos aspectos vitales para la recuperación de Puerto Rico”.

Además, el presidente cameral concluyó que “esta Cámara de Representantes evaluará, de manera concisa, transparente y en un proceso de inclusión, todos y cada uno de los aspectos de estas iniciativas. Nuestro norte siempre será mejorar la calidad de vida del pueblo, creando las bases para un verdadero desarrollo socioeconómico, algo que no hemos visto en casi dos generaciones. El compañero Antonio Soto y los miembros de la Comisión de Hacienda tendrán todas las herramientas disponibles para iniciar este proceso a la mayor brevedad posible. El sentido de urgencia, de ayudar al pueblo, así lo amerita”.

Por su parte, el presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz, enfatizó que “es hora de crear las condiciones propicias para evitar que nuestras familias sigan separándose por la partida de sus seres queridos a otras jurisdicciones en busca de las oportunidades que no encuentran en su Isla. Vamos a transformar a Puerto Rico y a incentivar el trabajo y la creación de empleos”.

A %d blogueros les gusta esto: