Abogados de Larry Nassar persiguen nulidad de sentencia basada en actuación de la juez

El doctor Larry Nassar, quien fuera sentenciado por agredir sexualmente a atletas del equipo nacional de gimnasia de Estados Unidos, solicitó una nueva sentencia y la inhibición de la juez que decidió la pena que hoy cumple.

Nassar, quien actualmente cumple una sentencia de 60 años por tres cargos de pornografía infantil en la jurisdicción federal, y por 10 cargos de agresión sexual en la jurisdicción estatal, presentó dos mociones a través de su abogada Jacqueline MacCann.  En la primera de estas, se solicitó la inhibición de la juez Rosemaria Aquilina, por esta propiciar que fuera agredido por otros prisioneros.

Según la noticia publicada en Lasing State Journal, Nassar le dijo a sus abogados que fue atacado en una prisión federal pocas horas después de ser colocado en la población general. Sus abogados atribuyeron ese ataque, y uno anterior de uno de los padres de una alegada agredida, a “los esfuerzos de la juez Rosemarie Aquilina por demonizar al Dr. Nassar frente al mundo entero”. Las declaraciones surgen por la decisión de Aquilina, de permitir que más de 150 mujeres, alegadamente agredidas por Nassar, presentaran testimonios de impacto durante su vista de sentencia. La otra moción indica que la sentencia impuesta es una injusta e inválida; también se basan en la actuación de Aquilina, la que sus abogados argumentaron no fue imparcial.

“La juez Aquilina hizo numerosas declaraciones durante todo el proceso indicando que ya había decidido imponer el máximo permitido por el acuerdo de la sentencia, incluso antes de que comenzara la vista de sentencia. Por lo tanto, desde la perspectiva del acusado, la audiencia de sentencia fue solo un ritual”, indica la moción.

Entre los comentarios que los abogados citaron para fundamentar la moción mencionaron que la juez Aquilina expresó que se lamentaba abiertamente de no poder imponer un castigo cruel e inusual al acusado, indicó su expectativa de que sería perjudicado en prisión, sin condenarlo, proclamó que estaba firmando su “sentencia de muerte”. Además, mencionaron que la juez permitió que la vista de sentencia se convirtiera en un “free for all”, donde los testigos agredieron al doctor con sus palabras.

La moción indica que la juez no siguió las guías de sentencia, y que esta utilizó el estrado como un escenario desde el cual adelantar su propia agenda.

“En lugar de permanecer imparcial, lo que era su deber, se convirtió en una abogada. Esta les dijo a las victimas que hablaron que se expresaran, que los legisladores estaban escuchando y que podrían cambiar las leyes”, indica la demanda.

En mayo, las más de 300 víctimas de Nassar obtuvieron un acuerdo de 500 millones de dólares de la Universidad Estatal de Michigan, donde anteriormente trabajaba como médico.

 

A %d blogueros les gusta esto: