“Tasaciones en peligro” por Hacienda interrumpen término prescriptivo, aunque notificación al contribuyente exceda dicho término

Descarga el documento: Lázaro Rodríguez v. Departamento de Hacienda

Controversia
La controversia del presente caso es la siguiente: una tasación en peligro, ¿interrumpe el término prescriptivo para tasar una deficiencia contributiva? ¿La notificación al contribuyente puede ser hecha transcurrido el término de cuatro años que tiene el Departamento de Hacienda para realizar la acción de tasar?

Opinión del Tribunal
El Hon. Luis Estrella Martínez emitió la opinión del Tribunal. El juez ponente reiteró que el poder del Estado para el cobro y fiscalización de contribuciones no es irrestricto y está sujeto a trámites mínimos de debido proceso de ley, a la exigibilidad y validez de la deuda, y a los términos prescriptivos dispuestos en los diversos estatutos. El Supremo explicó que el Código de Rentas Internas del 19941 (en adelante “Código”) divide el proceso en dos etapas: la notificación de determinación preliminar y la notificación de determinación final.

El Hon. Luis Estrella Martínez explicó que cuando el Secretario de Hacienda (en adelante “Secretario”) determina que un contribuyente tiene una deficiencia contributiva, este deberá notificarle la determinación de manera preliminar por correo certificado. Una vez enviada esa notificación, el contribuyente tendrá treinta días, desde la fecha del depósito en el correo de la notificación, para solicitar por escrito una reconsideración de la deficiencia señalada y una vista administrativa a esos fines. Si el contribuyente no solicitase reconsideración, o la misma es solicitada y la deficiencia es confirmada, el Secretario procederá a notificar su determinación final sobre la deficiencia identificada.

Subsiguientemente, el contribuyente tendrá treinta días, desde la fecha del depósito en el correo de la notificación de la determinación final, para impugnarla ante el Tribunal de Primera Instancia. Después de este proceso ordinario, es que el Secretario está facultado para llevar a cabo la tasación: el acto del Secretario, después de culminadas las notificaciones y demás trámites que le siguen, de requerir del contribuyente el pago de la deficiencia o contribución y poder embargar o demandar el cobro de la misma. No es hasta la notificación de la determinación de deficiencia final que se puede llevar a cabo la tasación y el cobro correspondiente.

No obstante, el juez ponente continuó expresando que el Código de Rentas Internas bajo análisis contenía una excepción comúnmente conocida como “tasación en peligro”. La Sección 6003 del referido Código establecía que “[s]i el Secretario creyere que la tasación o el cobro de una deficiencia ha de peligrar por la demora, tasará inmediatamente dicha deficiencia”. Dicho procedimiento es la excepción, porque permite llevar a cabo una tasación previo a cualquier tipo de trámite administrativo o notificación al contribuyente. Dicho procedimiento contiene los requisitos mínimos para cumplir con el debido proceso de ley, ya que requiere que se le notifique al contribuyente dentro de los treinta días siguientes a la fecha de efectuada la misma. También, debe cumplir con los términos prescriptivos proscritos en el Código de Rentas Internas. Por consiguiente, no es válida una tasación en peligro hecha luego de transcurrido el término prescriptivo aplicable.

El Hon. Luis Estrella Martínez explicó que aunque es necesario que Hacienda tase las deficiencias previo al transcurso del término prescriptivo en cuestión, la realidad es que de ordinario está impedido de llevar a cabo esa acción, previo a la notificación de determinación final de deficiencia. La notificación de determinación final, en efecto, interrumpe el término de cuatro años para la tasación. En síntesis, el Tribunal Supremo indicó que a pesar de que Hacienda no puede llevar a cabo tasaciones a deficiencias contributivas antes de emitir una notificación final, para fines de interrumpir el término prescriptivo, este tiene la alternativa de interrumpirlo mediante el envío de la notificación de determinación de deficiencia final, según establecido en la Sección 6002 del Código. El juez ponente reiteró que, si luego de cursado el término de treinta días luego de enviada la notificación de determinación de deficiencia final, y el contribuyente no acudiere al Tribunal de Primera Instancia, el Secretario podrá comenzar los procedimientos de tasación y cobro de la deficiencia.

En el presente caso, el Supremo coligió que la deuda cobrada por Hacienda no está prescrita. El Hon. Luis Estrella Martínez explicó que, luego de un análisis armonioso de la Sección 6007 y la 6003 del Código, se desprende que la tasación en peligro constituye un mecanismo extraordinario que válidamente interrumpe el término prescriptivo, previo cualquier notificación al contribuyente.

En conclusión, el Supremo resolvió que la acción de Hacienda de llevar a cabo una tasación en peligro sí interrumpe el término prescriptivo, siempre y cuando se efectúe dentro del precitado término. El juez ponente manifestó que resolver lo contrario resultaría en dejar la Sección 6003 sin propósito o utilidad alguna. No obstante, se reiteró que la tasación en peligro debe ser notificada dentro de los siguientes treinta días de efectuada la tasación, sin importar que este término exceda el término prescriptivo dispuesto para el acto de tasar.

En el presente caso, Hacienda tenía que tasar la deficiencia en o antes del 15 de abril de 2013 y notificar la referida tasación dentro de los siguientes treinta días de efectuada la misma. El Secretario cumplió con lo anterior una vez tasó la deficiencia el 15 de abril de 2013 y notificó la misma el 25 de abril de 2013. Por otra parte, Hacienda tenía hasta siete años para el cobro de la deficiencia (hasta el 15 de abril de 2020). Ese término sólo podía ser interrumpido con el envío de la notificación de determinación final de deficiencia. La referida notificación fue enviada el 27 de enero de 2014, es decir, dentro del término. En consecuencia, Hacienda interrumpió el término para el cobro de la deficiencia.

Hechos
Durante el 2008, el Sr. José A. Lázaro Rodríguez suscribió con la compañía Evertec un acuerdo de separación y relevo. A tenor con ese acuerdo, Evertec le pagaría al Sr. Lázaro Rodríguez la cantidad de $153,401.00 en concepto de cesantía y terminación de empleo, a cambio de un relevo total de cualquier posible reclamación que tuviese contra Evertec, a raíz de su relación laboral. El 13 de abril de 2009, el Sr. Lázaro Rodríguez junto con su esposa (en conjunto, “los Contribuyentes”), radicaron su planilla de contribución sobre ingresos correspondientes al año 2008. En ésta, presentaron la cantidad pagada por Evertec al Sr. Lázaro Rodríguez como otros ingresos exentos de contribución. Posteriormente, el 15 de abril de 2013, el Negociado de Auditoría Fiscal del Departamento de Hacienda le envió a los Contribuyentes una notificación de determinación preliminar de deficiencia y notificación de tasación y cobro de contribución en peligro. En ésta, se les informó que se había llevado a cabo una tasación en peligro y que la misma identificó una deficiencia principal de $64,349.54, intereses acumulados ascendentes a $25,757.92 y una penalidad por la cantidad de $6,434.95, para un total de $96,542.41. La referida tasación en peligro fue registrada en el sistema del Departamento de Hacienda (en adelante “Hacienda”) el 15 de abril de 2013.

La notificación fue depositada en el correo el 25 de abril de 2013, es decir, pasados los cuatro años desde que fue radicada la planilla de contribución sobre ingresos. Una vez notificados de la tasación, los Contribuyentes solicitaron una vista administrativa. En ella, se limitaron a establecer que la deficiencia que se les había notificado el 25 de abril de 2013 estaba prescrita. El 27 de enero de 2014, Hacienda envió a los Contribuyentes una notificación final de la deficiencia en la cual se les informó a estos que su deuda ascendía a la suma total de $102,029.49, que no estaba prescrita y que los ingresos que estos presentaron como no tributables, sí estaban sujetos a rendir contribución. Además, se les apercibió a los recurridos de su derecho a recurrir al Tribunal de Primera Instancia, en el término de treinta días jurisdiccionales, para impugnar la determinación emitida.

Los Contribuyentes presentaron la demanda para revisar la antes mencionada determinación final de deficiencia de contribución. Por su parte, Hacienda presentó una sentencia sumaria en la que sostuvo, en esencia, que siguió el trámite correspondiente, pues llevó a cabo la tasación en peligro dentro del periodo prescriptivo y notificó a los Contribuyentes de la tasación dentro de los treinta días siguientes de efectuada la misma, según requerido por la Sección 6003(b) del Código de Rentas Internas. Los Contribuyente presentaron su correspondiente oposición y, a su vez, presentaron una sentencia sumaria a su favor. En síntesis, los Contribuyentes alegaron que la única manera posible de interrumpir el término prescriptivo dispuesto en el Código de Rentas Internas era a través de una notificación de determinación final.

El 24 de febrero de 2015, el Tribunal de Primera Instancia dictó sentencia a favor de los Contribuyentes. En ella, el foro primario determinó que la deuda estaba prescrita.

Hacienda recurrió al Tribunal de Apelaciones y argumentó que la deuda no estaba prescrita puesto que la tasación en peligro se llevó a cabo antes que culminara el término prescriptivo. Así pues, sostuvo que, aunque de ordinario ese término sólo puede ser interrumpido por la notificación de determinación final de deficiencia, como excepción se permite que se interrumpa a través de una tasación en peligro. De igual forma, Hacienda planteó que era improcedente la imposición de honorarios de abogados al Estado en un pleito de esta naturaleza, a tenor con las Reglas de Procedimiento Civil y la Ley de pleitos contra el Estado. El Tribunal de Apelaciones confirmó en su totalidad la determinación del Tribunal de Primera Instancia.

Inconforme, Hacienda acudió al Tribunal Supremo de Puerto Rico.

por el Lcdo. Joel Pizá Batiz

A %d blogueros les gusta esto: