Estudiantes de Derecho UPR comprometidos con el desarrollo comunitario reciben apoyo económico del Fondo de Becas Lcdo. Ismael Betancourt y Lebrón

por: Fundación Comunitaria de Puerto Rico

La satisfacción y alegría que sentía Wanda Betancourt era evidente. No paraba de sonreír. Y no era para menos. A través del Fondo de Becas Lcdo. Ismael Betancourt y Lebrón, que estableció en la Fundación Comunitaria de Puerto Rico junto a su esposo Héctor González, estaba logrando mantener vivo el legado de servicio al país de su padre. Ayer, el comité a cargo de la otorgación de las becas entregó la ayuda económica suplementaria a Abiezer A. Santiago Vásquez y Rafael E. Solá Sánchez.

El origen de este apoyo económico se remonta al 2015, cuando Betancourt y González establecieron el fondo para perpetuar la memoria de Betancourt y Lebrón, quien dedicó gran parte de su vida al servicio público como fiscal de San Juan y de Bayamón y Superintendente de la Policía (1989-1992). “Se distinguió por su incasable lucha en contra de los abusos y atropellos en todos los sectores de la sociedad puertorriqueña”, se destaca en los documentos relacionados con el fondo.

Para Betancourt, un aspecto significativo en el proceso de otorgación de becas fue descubrir a jóvenes talentosos que están comprometidos con el bienestar común de sus comunidades a pesar de las dificultades personales que enfrentan o han enfrentado.

Santiago Vásquez y Solá Sánchez, estudiantes de primer año de Derecho en la Universidad de Puerto Rico (UPR), Recinto de Río Piedras y aliados del empoderamiento de las comunidades, recibieron $850 y $1,850, respectivamente. Algunos de los criterios evaluados para la selección fueron: aprovechamiento académico, liderazgo e interés en el desarrollo comunitario.

“He visto el potencial que hay en la gente de las comunidades y de las organizaciones sin fines de lucro, y estoy comprometido con dar el máximo y quedarme en Puerto Rico para reinvertir y seguir desarrollándome en el país que todos amamos”, expuso Solá Sánchez, padre de dos hijos y quien perdió su casa y varios trabajos debido al huracán María. “A veces uno no se da cuenta de toda la red de apoyo que uno tiene”, agregó para demostrar su agradecimiento.

Por su parte, Santiago Vásquez expresó estar comprometido con el empoderamiento de las comunidades y las casusas ambientales.

“Si se genera un entorno donde personas se puedan desarrollar, grandes cosas pueden pasar”, expuso quien es de los primeros en su familia inmediata en tener estudios en Educación Superior. “Tengo el compromiso de hacer todo lo posible para ser un ciudadano perseverante y vertical, para así aportar al servicio público como lo hizo el licenciado Betancourt”, agregó.

¿Aún no estás suscrito a Microjuris? Házlo aquí. ¿Necesitas cumplir con tus créditos de Educación Jurídica Continua? Házlo en nuestra sección de cursos en línea.

 

 

A %d blogueros les gusta esto: