NOTICIAS

Factores a considerar a la hora de decidir el tipo de Derecho que ejercerás

Una pregunta común que se le hace a todos los estudiantes de Derecho es «qué tipo de abogado quieren ser» o «qué área del Derecho quieren ejercer». Algunos estudiantes entran a la Escuela muy definidos, mientras otros no tienen claro lo que quieren hacer con su preparación.

Para determinar qué tipo de práctica tendrás, es importante tomar en consideración tu personalidad e intereses. A continuación otras consideraciones que debes tener a la hora de pensar qué tipo de Derecho quieres ejercer:

  1. ¿Cuánto te gusta argumentar? Pocos anticipan el nivel de conflicto cotidiano en el que participarían como litigantes. Aunque saben que tendrán que discutir en los tribunales, subestiman el nivel de animosidad al que estarán expuestos con los abogados de la parte contraria. Si quieres ser un litigante, asegúrate de que no tienes problemas con discutir ni con la hostilidad a la que estarías expuesto. Los litigantes más felices aman esta dinámica y no sienten ansiedad ante la actitud adversativa. Si eres más tranquilo o conciliatorio, hay otras opciones aparte de litigar.
  2. ¿Cuánto control necesitas sobre tu vida laboral? La realidad de la profesión legal es que no necesariamente ejercerás un control perfecto sobre tu trabajo. Puedes estar sujeto a tener que ir a vistas en el tribunal a menudo, a las reuniones con tus clientes o socios, etc. Hay formas de ganar más control sobre tu vida laboral, desde comenzar una práctica individual hasta algo menos drástico, como aceptar un trabajo en una agencia gubernamental con horarios y demandas más predecibles. Diferentes personas prosperan en diferentes tipos de entornos de trabajo, así que piensa en lo que necesitas. Si deseas tener autonomía y control sobre tu tiempo, es probable que un bufete grande no sea la mejor opción.
  3. ¿Cuánta interacción con otras personas quieres? El Derecho, en general, atrae desproporcionadamente a las personas introvertidas. Si deseas ejercer una profesión en la que te comunicas e interactúes mucho con personas de manera continua, es importante buscar trabajos legales donde se dé ese tipo de dinámicas. En muchos casos, particularmente en los grandes bufetes, los abogados están en sus propias oficinas todo el día, redactando mociones y otros escritos. Si prefieres trabajar en equipo, o simplemente ir al tribunal regularmente, tendrás que buscar estas experiencias de manera proactiva.
  4. ¿Qué te gusta hacer? A medida que avanzas en la Escuela de Derecho, presta especial atención al tipo de trabajo diario que disfrutas. ¿Eres más feliz escribiendo? ¿Trabajando con clientes? ¿Negociando ofertas? ¿Planificando un argumento oral? Como abogado, pasarás mucho tiempo trabajando, y es importante analizar si disfrutarás lo que estarás haciendo más a menudo. Asegúrate de disfrutar del trabajo diario y serás mucho más feliz en tu práctica.
  5. ¿Cuán motivado estás por el dinero? Los estudios de abogados sugieren que los abogados más felices tienden a ser los peor pagados. Desafortunadamente, en la profesión legal, es común que la compensación recibida no sea proporcional al trabajo realizado. Si sabes que estás muy motivado por ganar mucho dinero, vas a ser feliz en un trabajo muy diferente al de alguien que está menos motivado económicamente y que se preocupa más por hacer un trabajo que ellos personalmente consideren significativo e importante. Ninguno de los dos enfoques es «mejor» que el otro, pero es fundamental pensar en dónde te encuentras personalmente en este espectro para lograr una felicidad duradera.

¿Aún no estás suscrito a Microjuris? Házlo aquí¿Necesitas cumplir con tus créditos de Educación Jurídica Continua? Házlo en nuestra sección de cursos en línea.

A %d blogueros les gusta esto: